inicio : especiales : tiempos de sequía : Fernando Prieto


 
Sequía, cambio climático y ocupación del suelo

Fernando Prieto
Coordinador de Programas y Bases de Datos.
OBSERVATORIO DE LA SOSTENIBILIDAD EN ESPAÑA.
Universidad de Alcalá

El suelo, es un recurso limitado, y según los usos a los que se destine tendrá unos u otros impactos ambientales.. Por otra parte, el agua, es y será cada vez más, un recurso más escaso y estratégico. El agua es un bien escaso. La mayor parte de España tiene un clima de tipo mediterráneo, caracterizado por la alternancia de ciclos de fuertes y prolongadas sequías con periodos cortos de abundantes precipitaciones. El escenario de cambio climático va a obligar a asignar los cada vez más escasos recursos hídricos de una forma más eficiente.

 Actualmente nos encontramos con una oportunidad histórica, la desaceleración en el sector de la construcción va a generar una menor presión sobre el suelo, lo que puede permitir aplicar la lógica de la sostenibilidad es decir, asignar los destinos adecuados a cada tipo de suelo y conseguir un cierto equilibrio territorial.

Una sociedad cada vez más informada y más culta va a exigir cada vez más sus gobernantes que no dilapiden ni permitan el malgastar el recurso suelo. El recurso suelo debido a su escasez y la irreversibilidad de muchos de sus usos debe UTILIZARSE de la forma más inteligente posible.

 

De la ocupación del suelo....

Probablemente "El cambio en el uso del suelo es la principal amenaza ambiental, se esperan extinciones masivas de fauna y flora como consecuencia de de la deforestación masiva y del aumento de la urbanización y sus efectos se observarán ANTES que los del calentamiento global" esto lo dice el catedrático de Biología de la Universidad de Brown (EEUU) y autor principal de la Evaluación de los Ecosistemas del Milenio -informe elaborado por 1,360 expertos de 95 países a petición del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente-.

En España estamos consumiendo el suelo de una forma muy alegre y sin pensar no solo en las generaciones futuras sino en la nuestra misma. Hemos aumentado nuestras superficies artificiales en unos 250 mil ha en tan solo 14 años, construyendo en un periodo tan breve la cuarta parte de todo lo construido en toda la historia de la civilización en este país. La tasa estimada de superficie artificial es de unas 2 hectáreas a la hora, esta superficie artificial se ha construido sobre un 55% de superficie forestal, un 45% agrícola y un 1% de zonas húmedas.

Ecosistemas muy limitados como las costas están siendo fuertemente urbanizados. En algunas provincias, como Alicante, se estima que al ritmo actual de crecimiento, se construiría toda la franja de 0 a 2 km en un plazo de 56 años..(suponiendo claro que fuera construible toda la costa) en otras provincias como Castellón, o Almería o Murcia las presiones son también muy fuertes y las tasas actuales de construcción siguen siendo muy altas. En Málaga o Barcelona, simplemente ya se edificó hace años, y el 50% de toda la costa, ya está totalmente edificado.

Un ejemplo de las fuertes tasas de cambios de ocupación del suelo se pueden ver en el siguiente cuadro donde se ve cómo se está construyendo en al costa y cuales serian las tasas observadas entre 1987 y el año 2000, probablemente en los años del siglo XXI se haya incrementado estas tasas.

SUPERFICIE ARTIFICIAL Y CRECIMIENTO ENTRE 1987 Y EL AÑO 2000 DE LA SUPERFICIE CONSTRUIDA POR CCAA.

Por otra parte los ecosistemas forestales han experimentado fuertes transformaciones, por una parte disminuyendo sus superficies por incendios y cambio hacia superficies construidas y por otra aumentando por colonización de zonas agrícolas y repoblaciones forestales.. En general se ha producido una "banalización" o "trivilización" de los ecosistemas forestales diminuyendo en general, la estabilidad de los mismos, con aumento de las zonas de matorral, con cortas importantes en bosques maduros, con aumento de superficies de cultivos forestales como eucaliptales y zonas de pino pinaster en Galicia y disminución ligera de robledales, hayedos ,etc..

Las zonas húmedas naturales han disminuido un 3% según estos datos y las láminas de agua han aumentado un 19%.

Estas importantes transformaciones están provocando fuertes alteraciones en los servicios que prestan ecosistemas en los próximos cincuenta años, afectando a la población, la calidad de vida, los sectores productivos, etc...

TIPOS DE OCUPACIÓN DEL SUELO

TENDENCIAS

EFECTOS SOBRE EL AGUA
(calidad y cantidad)

Fuertes cambios dentro de la superficie forestal

Disminución de superficies

Cambios en la madurez de los ecosistemas

Superficies quemadas

 

 

Efectos sobre la percolación, sobre el aumento de la escorrentía y la erosión

 

Fuertes cambios en superficie agraria:

 

Aumento de superficie de regadíos

Disminución de superficie de secano

Cambios en las superficies por tipos de cultivos

 

Efectos sobre el aumento del consumo de agua y sobre la calidad del agua de fertilizantes y pesticidas

 

Superficie de zonas húmedas y láminas de agua

 

 

Disminución de superficies naturales y aumento de superficies artificiales

 

Efectos de disminución de caudales, sobre calidad ecológica de las zonas húmedas, sobre la biodiversidad

 

Incremento superficie artifical

 

urban sprawl

aumento de infraestructuras

viviendas principales y secundarias

incremento de superficie artificial complejos turisticos

campos de golf

 

Mayor consumo de agua

estacionalidad en el uso

estado de la depuracion de aguas residuales

impermeabilzacion

 

 

El caso de la costa

Aumento de zonas artifícales,

Aumentote infraestructuras, estacionalidad de los efectos

Vertidos y falta de depuración de aguas

 

Efectos sobre los ecosistemas litorales, sobre las zonas húmedas litorales y las desembocaduras de los ríos

 

 

.del cambio climático.

Por otra parte, las consecuencias del cambio climático son cada vez más evidentes. Recientemente el señor Rajendra Pachauri, presidente del Panel Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), en unas declaraciones en Madrid, señalaba: "El cambio climático impactará seriamente en España y en el Mediterráneo.".

En todo el mundo, los 10 años más calurosos de los que se tiene datos son 1998, 2002, 2003, 2004, 2001, 1997, 1995, 1990, 1991 y 1999..

En abril del 2007, fue el año más cálido registrado en Europa según este artículo de BBC.

Según Rebeca Grynspan, directora PNUD en América Latina el cambio climático es un fenómeno común pero de responsabilidad diferenciada. España, con 44 millones de habitantes, emite más que Argentina, Chile, Colombia, Ecuador, Perú y Uruguay juntos.

Respecto a los efectos, en España previsiblemente habrá un aumento de las temperaturas y una ligera disminución de las precipitaciones, pero sobre todo un importante aumento de la irregularidad de las mismas, es decir aumentarán la frecuencia de las sequías y también periodos con inundaciones.

Desde 1971, en España con datos de series temporales comparables se ha observado un incremento de 0,48 grados hasta el presente. Con otras series que incluyen todas las estaciones meteorológicas desde 1931 se observa que 2006 ha sido el año más calido desde 1931, con una desviación de la temperatura media anual de 0,99 grados centígrados.

Es decir el cambio climático, como todo el mundo sabe, existe y se está notando ya en España. Las previsiones es que se note todavía más en lo próximos años, aunque no se descartan periodos cortos más frios o más húmedos.

Durante el siglo XXI el calentamiento en España también será superior al promedio europeo.

Fuente: Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA)

Respecto a las precipitaciones, según la AEMA , se observan tendencias heterogéneas entre 1900 y el año 2000:

•  Se estima que en el Norte de Europa aumentó entre un 10-40 % la precipitación

•  Y en el Sur de Europa han disminuido las precipitaciones un 20%.

 

Las proyecciones de precipitaciones indican que aumentarán entre el uno y dos por ciento en el norte de Europa y disminuirán más del 1% en el sur de Europa. Según las fuentes IPCC, WMO, CRU, NOAA .

Fuente: OSE

 

. y del agua.

Finalmente, y para cerrar el círculo se observa que a fecha de principios de abril del 2008 España sufre la peor sequía en el Mediterráneo desde 1912.

La Ministra de Medio Ambiente Cristina Narbona recordó la pasada semana que España está viviendo "una sequía eminentemente mediterránea y la peor desde 1912". Este invierno del 2008 ha llovido un 40% menos de lo normal. El otoño fue el más seco de los últimos 50 años. 2007 se cerró con unas precipitaciones un 20% menos que la media de los últimos 30 años. En los ríos Ter y LLobregat los pantanos están al 22%. De los embalses de Entrepeñas y Buendía, que están al 11% de su capacidad, dependen más de 2,5 millones de personas de Alicante y Murcia.. Es decir que este año es probable que le problema no sea sólo para la agricultura sino que pueda afectar de una manera seria a las poblaciones.

En las cuencas del Ebro, Júcar, Segura y Guadalquivir se ha restringido el riego. En muchas zonas se trata de salvar solo los frutales, que como sabemos necesitan una garantía de riego para su superviviencia, mientras que otras plantaciones se han dado ya por pérdidas y esta situación puede empeorar en los próximos meses.

APORTACIONES MEDIAS ANUALES (datos en hm3 )

DEMARCACIÓN
APORTACIÓN MEDIA DEL PERIODO
(1940-1995)
APORTACIÓN MEDIA DEL PERIODO
(1996-2005 )
REDUCCION DE APORTACIONES EN EL PERIODO 1996-2005 CON RESPECTO AL PERIODO 1940-2005
 
NORTE
43.494
38.573
-11,3%
DUERO
13.861
11.729
-15,4%
TAJO
10.533
9.012
-14,4%
GUADIANA
5.464
4.391
-19,6%
GUADALQUIVIR
8.770
8.113
-7,5%
CUENCAS MEDITERRÁNEAS DE ANDALUCIA
2.446
2.101
-14,1%
SEGURA
817
505
-38,2%
JUCAR
3.493
3.057
-12,5%
EBRO
17.189
13.586
-21,0%
CUENCAS INTERNAS DE CATALUNYA
2.742
2.196
-19,9%
TOTAL
108.809
93.263
-14,3%
Fuente: Ministerio de Medio Ambiente

 

En el cuadro se observa la reducción de los caudales circulantes en España. Todas las cuencas han visto mermados de manera importante sus recursos. La reducción ha sido especialmente importante en la cuenca del Segura, próxima al 40%, y también en las del Guadiana, especialmente en su cabecera, Ebro y Cuencas Internas de Cataluña, que han perdido en tan sólo 10 años del orden de una quinta parte de sus recursos. Algunas de las razones que explican esta reducción de las aportaciones de agua a los cauces, son la mayor sobreexplotación de los acuíferos, que retrae agua de los cauces, el aumento de los regadíos que implica un aumento de la evapotranspiración, y probablemente el cambio climático, que implica una subida de las temperaturas, y por ello un incrementa la evaporación.

Fuente: OSE

Se observa cómo se ha producido un descenso promedio del 8% en la precipitación de España entre 1931 y 2005. La precipitación media de 2005 en la España seca fue menor que la media climatológica, tanto en primavera (con un total de 225 l /m² menos), como en otoño (-150 l/m²).

De todas formas, la sequía no es la primera vez que pasa. Según señala la web del Ministerio de Medio Ambiente, España es un país especialmente afectado por el fenómeno de la sequía, durante el período 1880-2000 más de la mitad de los años se han calificado como de secos o muy secos. En la década de los 80 siete años se han considerado secos o muy secos y en la de los 90 cinco años han merecido el mismo calificativo.

Las sequías afectan a todas las regiones de España, aunque son aquellos territorios en los que las precipitaciones anuales no superan los 600 mm los que sufren en mayor medida sus consecuencias. En muchas ocasiones las regiones del norte están menos preparadas para aguantar la sequía que las del Sur.

En cualquier caso la sequía en España es una situación característica de un país con un clima mediterráneo, donde las máximas temperaturas coinciden con las mínimas precipitaciones, esto solo sucede en unas cuantas partes del mundo, a saber en California, en la región capense de Sudáfrica y en el litoral mediterráneo, por lo que tenemos que estar preparadas para esta situación que como sabemos no es coyuntural sino que puede ser estructural.

Es necesario anticiparse a sus consecuencias previsibles y por supuesto gestionar la misma. La sequía no es tanto una cuestión física o meteorológica sino de gestión y anticipación para que el proceso no afecte de una manera importante a la población y los ecosistemas.

Si los consumos crecen y necesitan cada vez más garantía y por otra parte los recursos decrecen parece evidente que se puede producir un colapso en el sistema y se debería dar una adaptación general a estas nuevas variables que enmarcan el sistema.

 

 

Es evidente que las zonas artificiales lejos del agua, sobre acuíferos sobreexplotados, las zona agrícolas sobre acuíferos sobreexplotados, los cultivos grandes consumidores de agua, etc.. serán los primeros afectados a corto plazo y sobre todo los que a medio y largo plazo serán absolutamente inviables.

De aquí la importancia de una adecuada gestión de la ocupación del suelo para que cuando llega la sequía, que llega seguro.

.del cóctel de estos tres hechos, puede salir un enfoque integrado que tenga en cuenta .

Para España se avecina un futuro complicado , por ello debemos ser inteligentes ya que el uso abusivo, la contaminación, la sobreexplotación de acuíferos, las inundaciones y la sequía representan desafíos cada vez mayores al desarrollo sostenible. Los cambios insostenibles de ocupación del suelo agravan todavía más estos retos.

Hay sequía y previsiblemente habrá mas sequías los próximos años. El cambio climático agrava el impacto de la sequía actual que ya va para cuatro años. Además se están cambiando los usos del suelo de una forma bastante inconsciente, sin tener en cuenta lo que implica cada tipo de ocupación del suelo para el ciclo del agua.

Algunas soluciones como los trasvases , son pan de hoy y hambre para mañana, con unas lluvias puntuales no se puede hacer un trasvase ya que es una actuación totalmente prohibitiva desde la racionalidad económica y física, ¿Dónde guardamos el agua? Es imposible captar el agua que el Ebro ha adquirido en unos días y proporcionar con ella abastecimiento a todo un año. El hecho de que algunos días algunos ríos tengan crecidas no significa que sea posible el trasvasar ese agua en los días de avenida al resto del país.

Respecto a la garantía del suministro se observa que en la sequía de los años 90, más de 12 millones de españoles sufrieron restricciones de agua de hasta 12 horas diarias, algo que no ha ocurrido ahora, después de tres años de sequía "por la modernización de los regadíos, la depuración y la desalinización, entre otras medidas". Es decir ahora estamos mucho más preparados pero aún así puede haber problemas. La desalinización permite una garantía casi absoluta, aunque claro es necesario energía para esta desalación. Los usos urbanos o turísticos permiten estos precios, no así muchos de los usos agrícolas. Especialmente los de determinados cultivos que dejan poco valor añadido como cultivos herbáceos, forrajeras, etc. Es curioso que haya mayores incrementos de plantaciones de maíz en zonas mediterráneas de la península que en el Norte de España, donde no es necesario el riego.

La agricultura deberá reconvertirse con este escenario de cambio climático y de mayor frecuencia de sequías, es posible que determinados cultivos no tengan la garantía necesaria de suministro como determinados cultivos leñosos, y es prácticamente seguro que muchos zonas de cereales de regadío o forrajeras deban de dejar de cultivarse en zonas con elevadas evapotranspiraciones.

Otro tanto deberá pasar con campos de golf y determinadas urbanizaciones realizadas sobre zonas con un elevado déficit hídrico. Este hecho ha ocurrido y está pasando en Arizona y otros estados áridos de Estados Unidos así como en otros países como Rusia donde las edificaciones habían entrado en el desierto y ahora están desapareciendo. Algunas iniciativas de las confederaciones hidrográficas como tener que hacer un informe preceptivo para nuevas edificaciones es totalmente acertado.

Las pérdidas en las redes de conducción tanto urbanas como en al agricultura siguen siendo muy importantes, se estiman en un 20%. Es necesario reducir estas pérdidas con la idea final de aumentar la eficiencia y la eficacia en el uso final del agua. Las fugas en las canalizaciones se han convertido en uno de los principales problemas hídricos. Es uno de los principales problemas con los que se enfrentan ayuntamientos y comunidades autónomas. En 2005, últimos datos ofrecidos por el Instituto Nacional de Estadística, el 17,9 por ciento del agua canalizada se perdía en el camino. En 1996, la cifra de pérdidas era de un 20 por ciento. Una década después sólo se ha mejorado dos puntos.

Los caudales ecológicos y ambiéntales de los cursos de agua en España no existen en la mayoría de los cursos de agua. Sigue sin entenderse que es obligatorio dejar que circule agua por los ríos, probablemente gran parte de los recursos hídricos que hoy se utilizan para la agricultura será obligatorio dejarlos dentro de unos años para usos ambiéntales, dejando regimenes de flujos de agua para fines ambientales.

Algunas señales de esperanza

La sociedad civil es cada vez más consciente y más exigente de la importancia raciona del uso del suelo y de la gravedad del cambio climático con lo cual cada vez van a ser más inflexibles con sus gobernantes.

Las diferentes comunidades autónomas y ayuntamientos están comenzando a valorar más el destino del suelo y la irreversibilidad de muchas de las decisiones adoptadas. En este nuevo periodo de crisis inmobiliaria y del sector de la construcción, así como de aumento de la concienciación social se podrían poner las bases para una planificación más integral del territorio. La fuerte apuesta que ha hecho el país declarando casi un 26% de superficie de red natura pude implicar mayores niveles de conservación y de uso racional de los recursos escasos como el suelo y el agua.

El fiscal de sala coordinador de medio ambiente y urbanismo ha comenzado a actuar, junto al SEPRONA, debido a los graves problemas que había en este tema en España, junto con las fiscalías de todo el país con el objetivo de aplicar la ley respecto ala ocupación del suelo, al medio ambiente, ordenación del territorio, patrimonio histórico, flora y fauna e incendios forestales

ESCENARIOS 2030

Se pudiera imaginar un futuro sostenible, un escenario que podríamos llamar "technogarden" con la idea de mantener la integridad de los ecosistemas en la medida de los posible y de aplicar las mejores tecnologías posibles que sean capaces de solucionar algunos de los problemas que hoy y más adelante tendremos planteados, para la ocupación del suelo que tuviera en cuenta el tema del agua y el cambio climático para un horizonte a medio plazo como el año 2030, cumpliría probablemente muchas de estas variables .

•  Estabilización y jerarquización de los procesos de artificialización del territorio, es decir de aumento de superficie artificial, especialmente sobre zonas de costas, zonas agrícolas productivas. En España según el informe del relator de la ONU para la vivienda, Miloon Kothari, a partir de la visita que realizó el año 2006, se señala la vivienda se utiliza mas como mercancía para vender y comprar que con la consideración de un bien esencial., también se señala la imposibilidad de acceder a la vivienda de importantes sectores de la población. La utilización de las nuevas tecnologías permitiría un control exhaustivo de los cambios de ocupación del suelo, especialmente los cambios ilegales o los que supongan un importante impacto ambiental. En los usos industriales se puede conseguir que las empresas capten agua de sitios más debajo de donde las toman. También se trata de detener la construcción de campos de golf, especialmente en zonas áridas.

•  Estabilización y reducción paulatina de regadíos en las zonas agrícola, especialmente donde son reducidos los valores añadidos brutos, o donde los usos del agua proceden de trasvases que pueden ser utilizados por las economías regionales de las comunidades donantes. El uso de aguas reutilizadas en la agricultura se extenderá. Las técnicas de depuración permitirán que el agua se pueda utilizar varias veces sin perder sus propiedades. Primar la agricultura ecológica y el uso de variedades locales adaptadas al clima con el fin de suplir altamente demandantes en agua, productos químicos y petróleo. Se prevé que el cambio climático determinará una disminución del rendimiento de los cultivos en España y en muchos más países, en los cuales se verá un aumento de la incidencia de las plagas, de la erosión del suelo y una fuerte reducción de la disponibilidad de recursos hídricos y especies no adaptadas.

•  Respecto a la utilización de las masas de agua es evidente que es necesaria la regeneración y recuperación de los cursos y láminas de agua. No es de recibo que todavía no existan caudales ecológicos en gran parte de nuestros ríos, que la calidad de agua deje mucho que desear en muchas partes de nuestro territorio, o que las riberas no estén convenientemente restauradas. Por ello una visión para el año 2030 obliga a que los cursos de ríos y láminas de agua y los ecosistemas que estos conforman como riberas estén totalmente recuperados. Las masas de agua tendrán un elevado nivel de calidad. Las nuevas tecnologías permitirán que las tasas de depuración sean elevadas. Ecosistemas como Doñana, Delta de Ebro, Tablas de Daimiel, lagunas de Villafáfila y de Gallocanta podrían desaparecer irreversiblemente por la desertificación y el aumento del nivel del mar debido al cambio climático.

•  Respecto a las zonas húmedas será necesario que ya esté totalmente restauradas y que presenten adecuadas niveles de calidad ecológica y que sigan realizando sus funciones respecto al ciclo hidrológico, respecto a la biodiversidad y otras funciones ecológicas.

•  Finalmente respecto a los ecosistemas forestales y bosques es necesario el que estos ecosistemas permanezcan estables, y con un grado elevado de permanencia en el tiempo y de biodiversidad. Es sabido que los bosques tienen una importancia fundamental para el ciclo del agua. El equilibrio bosques, árboles y agua en tierras áridas será especies más adaptadas al cambio climático. No es de recibo que por una parte ardan docenas de miles de hectáreas y por otra se intente repoblar Proporcionar una política forestal acorde con las necesidades del país más árido de Europa, con medidas de reforestación y de control del suelo urbanizable, lucha contra incendios y talas indiscriminadas, que se protejan los bosques.

 

Como principales conclusiones es necesario destacar:

•  Está probado científicamente que en las décadas recientes ha habido un cambio en los fenómenos extremos de lluvias, como la sequía meteorológica, y que la actividad humana está modificando los cursos de agua, tanto de forma directa por aumento de los usos del agua. De aquí la importancia de la utilización racional de un recurso cada vez más escaso y estratégico.

•  Por otra parte, es evidente la importancia de los cambios de ocupación del suelo en el ciclo hidrológico. El aumento de superficies ratifícales, la disminución de bosques y el aumento de regadíos son tendencias insostenibles en la utilización racional del recurso aguay están teniendo graves efectos sobre la funcionalidad del os ecosistemas.

•  El cambio climático acentuará la irregularidad de las precipitaciones y se producirá un a mayor escasez del recurso agua.

•  De aquí la necesidad de un cambio de tendencia y de la necesidad de la planificación conjunta del uso del agua y del territorio, sobre todo con aspectos preventivos y de planificación sobre todo por la irreversibilidad de algunos de los procesos observados.

El uso de la herramienta de evaluación del impacto en la sosteniblidad puede ser muy interesante para que no se tomen políticas contradictorias con la sosteniblidad. La idea final es trabajar para que las decisiones que se tomen sobre este tan complicado tema se basen en el mejor conocimiento.

 

[ Más información sobre Fernando Prieto ]


Regresar al especial Tiempos de sequía




 
             
Compartir:
digg
meneame
del.icio.us
         
Ecología y Desarrollo
Plaza San Bruno, 9 · 50001 Zaragoza · España Tel: + 34 976 29 82 82 · Fax: +34 976 20 30 92