Necesitamos cambios disruptivos

Miércoles 23 de Enero de 2013

Por Víctor Viñuales, Director Ejecutivo de ECODES. Publicado en la Revista AMBIENTA Nº101, diciembre de 2012, editada por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente. 

Cuando le propongo a un amigo que esta pensando comprarse un coche que se compre un híbrido observo su expresión facial e intuyo que lo va a pensar, que no está tan lejos de su inclinación natural; su cara es de curiosidad, de interés. Cuando le propongo que piense si necesita coche realmente, que quizás podría simplemente abonarse a una empresa de coche compartido…, veo que le aparto de su deseo/necesidad/inclinación natural de comprarse un automóvil nuevo. Su cara es de perplejidad.

Las distintas expresiones observables en la cara de mi amigo reflejan bien las diferencias entre el cambio “suave” a la sostenibilidad y el cambio “profundo”. El cambio suave es comprar un grifo ahorrador sin perder el confort al lavarse las manos. El cambio suave es comprarse una camiseta de algodón orgánico, pero seguir comprando dos camisetas al trimestre. El cambio suave es evolucionar, significa mejorar.
 
 
Comentarios y reacciones