Nuestro estilo de hacer cooperación

  1. Identificando y focalizando nuestras intervenciones en acciones locales. La gente vive en un territorio; y los procesos de cambio y trasformación hacia la sostenibilidad siempre suceden en un espacio y en un tiempo dado. Sin territorialización del desarrollo y la concreción de las alternativas puestas en marcha para avanzar hacia la sostenibilidad es difícil tener pruebas tangibles de los avances logrados y de las cosas que realmente funcionan. Es por ello que ponemos nuestro énfasis en lo global localizado y subrayamos la importancia y trascendencia del trabajo local para anclar los avances hacia la sostenibilidad.
  2. Alianzas con distintos actores a favor del desarrollo local. Con nuestros socios locales, donantes y beneficiarios del proyecto, trabajamos un enfoque de actores que cooperan entre sí y que comparten un proyecto estratégico que busca el bien colectivo, el desarrollo de la comunidad en la que se realiza la intervención. Desde esta visión de proyecto común y empresa compartida intentamos fortalecer las capacidades multiplicadoras de la acción. Estas alianzas de actores cobran mayor sentido en tanto son la concreción de nuestro enfoque de empoderamiento: ayudamos a catalizar el cambio que las comunidades quieren hacer hacia la sostenibilidad a través de la mejora o cambio en las relaciones de sus condiciones de producción.
  3. Gestión orientada a resultados. Lo que verdaderamente nos importa es que los objetivos de desarrollo y transformación que se plantean alcanzar con nuestras intervenciones se logren realmente. En lo práctico este principio implica estar al lado de nuestros socios y conectar sus necesidades con las oportunidades conocidas por nosotros o identificadas conjuntamente (recursos, conocimientos, redes, capital social…) que les ayudarán a transformar su situación crítica en oportunidades de vida buena y digna. Por eso también, una de nuestras mayores preocupaciones es mejorar sistemáticamente nuestra eficacia para contribuir a los objetivos de desarrollo. Y mantener los altos estándares de rigor, eficiencia y transparencia en la aplicación de los recursos que la sociedad nos confía.
  4. Comunidad de aprendizaje. Con nuestros socios, contrapartes locales, administraciones públicas, empresas y ciudadanos que nos apoyan, compartimos nuestra visión de trabajo a largo plazo e impulsamos el mejoramiento continuo de nuestras intervenciones sobre el terreno. Compartiendo información y ofreciendo oportunidades para un mayor compromiso en las intervenciones que se desarrollan sobre el terreno, aspiramos a desarrollar dinámicas de aprendizaje con los distintos protagonistas y compartir recursos y habilidades que mejoren el desempeño de todos los participantes. Esta confianza en la visión compartida que hemos ido creando a lo largo de los años de actividad en el campo de la cooperación al desarrollo en ECODES es lo que nos anima a la experimentación prudente en algunas de nuestras intervenciones. El camino hacia la sostenibilidad no está pautado ni se conoce de antemano. De ahí la relevancia y la necesidad de mantener estas dinámicas de aprendizaje para poder evaluar la pertinencia y replicabilidad de los procesos y acciones que de manera tentativa y provisional se ponen en marcha.
 
Comentarios y reacciones