Aseo personal y cosmética sostenible

Jueves 28 de Junio de 2007

En la fabricación de los diferentes productos de higiene y cosmética se utilizan alrededor de 7.000 sustancias diferentes. Algunas de ellas son altamente tóxicas (e incluso agentes cancerígenos reconocidos), otras pueden desencadenar reacciones alérgicas o resultan irritantes y, de la gran mayoría, no se conocen sus efectos por acumulación y su interacción con otros productos.

Resulta difícil encontrar en el mercado convencional un cosmético que no contenga este tipo de sustancias, por lo que es aconsejable consumir cosméticos naturales que ofrecen fórmulas más sencillas, con ingredientes obtenidos únicamente a partir de plantas y minerales que carecen de efectos perjudiciales.

¿Qué puedes hacer tú?

  • El examen de la etiqueta es el mejor modo de comprobar la calidad del cosmético.
    La mejor forma de ver si un producto es o no realmente natural es leer la lista de ingredientes. En la lista, los ingredientes naturales son escritos en latín (nombre científico de las plantas), y los ingredientes de origen sintético son en inglés (nomenclatura química). Cuántos más ingredientes en latín, más porcentaje de ingredientes naturales.
  • Rechaza los productos testados en animales.
  • Rechaza las marcas que fomentan el mito de un cuerpo perfecto.
  • Utiliza productos naturales. Los puedes adquirir en herboristerías y tiendas especializadas.
  • En el caso de los desodorantes elige los pulverizadores frente a los sprays, ya que no utilizan gases propelentes que dañan la capa de ozono (éstos son más convenientes que el rolón, su fórmula es menos compleja). Rechaza los desodorantes que incluyan triclosán o Aluminium chlorohydrate.
  • En la pasta dentífrica, debe vigilarse que no contenga triclosán, un agente antibacteriano.
  • En cuanto a los labios, no conviene pintarlos con productos que contengan grasas derivadas del petróleo, ni colorantes y conservantes artificiales.
  • Tanto en el cuidado como en la higiene del cabello, las opciones naturales de champúes y tintes son preferibles porque respetan más el pelo y no tienen efectos secundarios indeseados.

Ingredientes que conviene evitar

La industria cosmética convencional utiliza más de 6.000 sustancias químicas, la mayoría artificiales. Algunos de los que se encuentran más frecuentemente y que debemos evitar cuando compremos son:

Contienen o descomponen el cancerígeno formaldehído:
2-bromo-2-nitropropane-1,3-diol
Diazolidinyl urea
DMDM hydantoin
Imidazolidinyl urea
Quaternium 15

Reacciones alérgicas o irritaciones:
Isoeugenol
Cinnamal
Methylchloroisothiazolinone
Methylisothiazolinone
Extracto de Evernia prunastri
Extracto de Evernia furfuracea

Por existir la sospecha de que pueda ser cancerígeno, disruptor hormonal o contener metales pesados:
Diethyl Phthalate (DEP)
Dimethyl Phthalate (DMP)
Bronopol
Padimate-O (octyl dimethyl PABA)
Parabens (butyl, ethyl, methyl y propyl-paraben)
Blue 1 (E133) y Green 3 (E142)
D&C Red 33 (E127)
FD&C Yellow 5 (E102) FD&C Yellow 6 (E110)

Más información de marcas y tiendas sostenibles: consumoresponsable.org

 
Comentarios y reacciones