El informe de Greenpeace Trapos Sucios 2 revela que la contaminación del agua por parte del sector textil es un problema global, de largo alcance y de graves consecuencias.

Miércoles 24 de Agosto de 2011
Una nueva investigación de Greenpeace, presentada el 23 de agosto en el informe Trapos Sucios 2: aireando la ropa, revela que la contaminación del agua por parte del sector textil es un problema global, de largo alcance y de graves consecuencias. Con la intención de conocer cómo se dispersan las sustancias tóxicas que se utilizan el los procesos de producción  la contaminación, nos propusimos analizar un nuevo eslabón de la cadena de suministro, esta vez el último.
 
De esta forma, nos fuimos de compras, en total compramos 78 prendas de ropa, de 15 marcas diferentes, Adidas entre ellas, y en 18 países, también en España. Y mandamos nuestras compras al laboratorio. Les pedimos que nos dijeran cuál era su contenido en nonilfenol etoxilato (NPE). El NPE es peligroso porque al descomponerse se transforma en nonilfenol (NP), una sustancia química persistente que provoca trastornos hormonales, que se acumulan en la cadena alimentaria, y que es peligroso, incluso a niveles muy bajos. 
 
Y los resultados lo han dejado claro: 52 de las 78 prendas analizadas dieron positivo. Es decir, que para fabricar las dos terceras partes de las prendas se utilizó en algún momento NPE. En concreto en 14 de las 15 marcas analizadas y en 17 de los 18 países
de compra. Ropa de marcas líderes como Adidas, H & M, Calvin Klein, Lacoste y otros diez analizados están fabricados con nonilfenol (NPE) y a través de sus productos la contaminación se extiende también a los países donde estos se venden.

La web de la campaña Detox es: www.greenpeace.es/detox

 

 
Comentarios y reacciones