Moda ética: ¿de verdad necesitas 20 camisas?

Lunes 23 de Mayo de 2011

"Así como te gusta saber de dónde viene el aguacate que comes, también a mucha gente le interesa saber dónde y cómo se produjo la ropa que usa", le explica a BBC Mundo Enrique Posner.
Fuente: BBC

Este colombiano es cofundador de I Owe You, un proyecto que gracias a internet une realidades casi opuestas: la de un tejedor de una aldea en Asia y la de un internauta atento a las últimas tendencias.

El proyecto, con sede en Madrid, trabaja con cooperativas de tejedores en India. Cada hilandero gana poco más de un dólar por pieza tejida. El consumidor puede seguir todo el recorrido de la prenda que compra, y a su vez trasformarse en vendedor a través de Facebook.

De esta manera, puede ver la foto de la persona que hiló la tela en Madras, conocer al artesano que la cosió en Europa e incluso colgar una foto suya en la página, que podrá ser vista por el tejedor indio y el artesano europeo, cerrando así el círculo.

"Unir las tecnologías con las técnicas ancestrales fue delicioso", explica Posner.

I Owe You no es única: cientos de firmas, desde zapatillas hechas con cuero ecológico de Brasil y comercializadas en Francia a alpargatas argentinas que benefician a niños africanos, usan internet para vender sus productos sustentables.

Conciencia social, interés en el medio ambiente, tecnología y calidad: una combinación que nos da la pista sobre el tipo de consumidor de ropa sustentable, dispuesto a pagar un poco más a cambio de sentir que obra de manera justa.

El movimiento de comercio justo comenzó hace unos 25 años, enfocado en los alimentos. Poco a poco, el concepto de conciencia ecológica y social que nació pensado para los alimentos se trasladó a la indumentaria, y hoy miles de empresas –desde pequeñas iniciativas hasta marcas de lujo como Chanel o grandes cadenas como H&M- ofrecen líneas de ropa "ecológica", "ética" y "justa".

[VER noticia completa en la BBC]

 
Comentarios y reacciones