Un proyecto pionero para ahorrar agua

Lunes 24 de Agosto de 2009
La fórmula para ahorrar el consumo de agua es tan sencilla como fácil de emplear: plantas adecuadas al clima con un riego ajustado a sus necesidades. Un proyecto pionero del Canal de Isabel II demuestra la posibilidad de salvar recursos hídricos hasta un 70 por ciento, sin necesidad de reducir las 10.000 hectáreas de zonas verdes en la región.

Fuente: ABC

La aplicación del estudio, al que ha tenido acceso ABC, supondría un ahorro de entre 35 y 55 centímetros cúbicos, el 10 por ciento del consumo total de agua en la región durante un año. El ensayo descubre la mejor combinación de cada planta con el tipo de riego más adecuado. La evaluación, el primer estudio científico de estas características con especies de la región, aporta un valor de eficiencia en el cultivo de cada planta.

Por ejemplo, el césped clásico, con un valor calórico de 0,7, es el más consumidor de agua por metro cuadrado, según la valoración asignada por el Canal. El cotoneaster, el arbusto reconocible por sus pequeños frutos rojos, regado con goteo ahorra un 70 por ciento de agua respecto a la misma extensión de césped. Igual porcentaje de ahorro que el atriplex, otro arbusto de naturaleza seca típico en los jardines madrileños. El valor calórico de ambos arbustos es de 0,25.

Las praderas en los jardines son, en cualquier caso, un exceso de agua para el clima de la región, según el estudio. De hecho, el césped clásico regado con aspersor es el punto de partida del estudio como ejemplo de ineficacia. «Las praderas no son propias del clima mediterráneo seco como el madrileño. Estéticamente tienen mucho valor, pero consume muchísima agua», explica Francisco Cubillo, subdirector del área de I+D+i del Canal.
Si el uso del tapete de hierba es ineludible, la solución está en emplear especies más propias de los rigores de la temperatura y la escasez de lluvias en Madrid, como el césped sahara. Aguanta mejor las temperaturas del verano, cuando más agua necesita la planta. En concreto, según el estudio, el goteo en hierba sahara ahorra un 27 por ciento de agua respecto al césped clásico regado por difusor.

Aunque hay técnicas más beneficiosas para salvar agua. Por ejemplo, el uso de «mulching» (acolchados) en lugar de cesped. Es un compuesto a base de cortezas de pino, grava y arena que reduce la pérdida de agua por evaporación y mantiene homogénea la humedad del suelo.

El experimento consistió en una plantación de 15 especies de plantas en 4.000 metros cuadrados, divididas en 60 parcelas, en las inmediaciones de la estación de tratamiento de agua de Colmenar Viejo. Abarcó un periodo de dos años.

Sistemas de riego

La investigación estableció también un nivel de eficiencia para cada sistema de riego. Los mayores derrochadores de agua son el aspersor y el difusor. Los más ahorradores, por el contrario, son el riego directamente a la raíz y el riego enterrado. Ambos, curiosamente, están empatados con el riego manual con manguera en nivel de eficiencia.

La explicación es sencilla: «El riego manual en el estudio es eficiente porque los jardineros cuidaron hacerlo bien. Una persona pendiente de las plantas conoce bien las necesidades de humedad o el nivel de marchitez. Se ajusta más incluso que el riego programado», justifica el directivo del Canal.

En la práctica, sin embargo, el riego manual no es tan responsable como en el ensayo. Un estudio reciente de la empresa pública constató un consumo de 1,5 veces por encima de las necesidades hídricas reales de la planta.

La solución propuesta pasa, en definitiva, por la progresiva extensión de los xerojardines, o jardines secos. «Más ajustados a las posibilidades del clima madrileño y con la misma valoración estética», según el directivo del Canal. Una solución en la que coincide Santiago Martín, experto en aguas de Ecologistas en Acción: «Hay que limitar la superficie de césped. Los árboles y arbustos apenas consumen agua y cumplen la misma función ambiental».

Mejor agua reciclada

La investigación se enmarca dentro de la apuesta del Canal por la I+D+i para ahorrar agua. Entre sus avances está la expansión del uso del agua reciclada, en lugar de potable, para el riego de jardines públicos. Ahorrará 70 centímetros cúbicos al año.

El sistema de riego inteligente, aplicado ya en 24 parques públicos, ahorra un 10 por ciento de agua. Los investigadores del Canal están actualmente estudiando el invento para reducir su coste y extender su uso. Sin descuidar tampoco las campañas de concienciación ciudadana. El ahorro de agua es primordial en la jardinería. En la región, se beben 145 hectómetros al año, el 25 por ciento de los recursos de agua de la Comunidad.

El descenso en el consumo de agua de riego, según datos de la empresa de aguas, es constante en los últimos años. En 2008 cayó un cuatro por ciento. «El riego es aceptable, pero siempre es susceptible de mejorar», reconoce exigente Cubillo.


Diez consejos para consumir agua de forma eficiente

El Canal de Isabel II propone en www.elretodelagua.com diez consejos para el ahorro:

1. Cerrar el grifo mientras se enjabonan las manos, el afeitado o cepillado de dientes. Un grifo abierto consume hasta 12 litros (l.) de agua al minuto.
2. Ducharse en vez de bañarse y cerrar el grifo en el enjabonado. Ahorro de 150 l. de media cada vez.
3. No utilizar el inodoro como cubo de basura. Ahorro de 6 a 12 l.
4. Utilizar lavadora y lavavajillas con la carga completa. Con el lavado a mano se consume un 40% más.
5. No dejar el grifo abierto para enfriar el agua. Introducir una jarra en el frigorífico.
6. Evitar que goteen lo grifos arreglándolos. Ahorro de 170 l. de agua al mes.
7. Utilizar cisternas de doble carga para usar el agua necesario. Reducción de la mitad de consumo.
8. Emplear el agua sobrante de las jarras de agua y lavado de verduras para regar las plantas.
9. Cerrar levemente la llave de paso de la vivienda. No se aprecia la diferencia y se ahorra gran cantidad.
10. En caso de pérdidas de agua, comunicarlo en el 9000 del Canal de Isabel II

 
Comentarios y reacciones