Tiempo de propuestas, por Víctor Viñuales

 
Por Víctor Viñuales, director de ECODES.
Publicado en Diario Responsable

Las elecciones se celebrarán en tiempo de cerezas, luego ahora toca tiempo de promesas. Hasta ahora los programas electorales se llenaban, en general, de promesas vagas.

Por eso  a los partidos veteranos y a los noveles desde aquí les pido: por favor, formulen las metas concretas que quieran alcanzar, así la ciudadanía sabrá  qué está eligiendo.

Pero, desde mi punto de vista, este tiempo también es un tiempo de deberes para la sociedad civil. Las entidades sociales y movimientos sociales, tan instalados con amplias razones en el lamento de la oscuridad, deberíamos encender velas.  Es tiempo de formular sueños colectivos que encajen bien dentro de una utopía pragmática.  Es tiempo de formular  metas concretas y de dialogar con los partidos para que las incorporen en sus programas. Y es tiempo también de realizar pedagogía social para que la ciudadanía las entienda y las defienda.

Desde siempre una labor esencial de la agrupación voluntaria de personas entorno a causas ha sido formular sueños colectivos para un mundo mejor, mas justo, mas libre, mas fraterno…y mas reconciliado con la naturaleza.

Es tiempo, compañeros y compañeras de las ONG, de las fundaciones y de los movimientos sociales que no han pasado por ventanilla de registro legal, de influir en el debate electoral

Los partidos políticos deben ofertar promesas electorales claras y las entidades de la sociedad civil debemos participar en ese proceso proponiendo objetivos  que ayuden a construir el mundo que queremos.

El tercer sector construye futuro desde el NO y desde el SÍ, desde la protesta y desde la propuesta. Es tiempo de que las entidades y movimientos sociales de este país nos coloquemos ahora, sobre todo,  “ en modo propuesta”.

Debemos lograr que las causas por las que trabajamos pasen a ser las causas de la mayoría de la sociedad, que nuestros sueños pasen  a ser los sueños de casi todos.

Se que la abundante fracción de escépticos y abogados del diablo que puebla el tercer sector pensará que esto es muy complicado. No es verdad. Vivimos tiempos de estreno, se respira una atmosfera social de cambio. Aprovechémosla.

La realidad social no se cambia sólo desde las instituciones de gobierno, pero las buenas políticas públicas ayudan, y mucho, a cambiar la realidad.

Si lo hacemos bien, esas metas concretas incorporadas en los planes de la administración ayudarán a resolver las vidas de las personas.

Mañana tocara vigilar que esas propuestas con las que los partidos políticos ganaron las elecciones se van cumpliendo. Ese será ya tiempo de membrillos.

 

 

 
Comentarios y reacciones