Café: un ejemplo de producción y consumo responsable. “Los consumidores de café protegen las montañas de Nicaragua”

Café: un ejemplo de producción y consumo responsable.

El proyecto pretendía que los consumidores protegieran, al discriminar su consumo de café, los bosques tropicales de café. Éstos constituyen el segundo hábitat más importante de biodiversidad en el trópico. El proyecto se desarrolló en dos ámbitos geográficos distintos y complementarios: el Noroeste de Nicaragua y Aragón, España. El proyecto consistía en:(1) apoyar y capacitar a 3200 pequeños productores de café pertenecientes a 9 cooperativas que representan el 37% de la producción total de los pequeños productores de café de Nicaragua, con la finalidad de que produzcan café orgánico y bajo sombra; (2) aumentar los ingresos de los pequeños productores ya que el café orgánico y de calidad obtiene mejores precios; (3) educar e informar a los consumidores y (4) establecer un circuito comercial directo entre los productores nicaragüenses y los consumidores en Aragón. El proyecto fue financiado por le Comisión Europea a través de su convocatoria “Medio Ambiente en los países en desarrollo” del año 2001.

 

Título

Café: un ejemplo de producción y consumo responsable. “Los consumidores de café protegen las montañas de Nicaragua”, 2003

Sector

Biodiversidad, comercio justo, desarrollo económico

Beneficiarios

  • Directos: los 3.200 pequeños productores de café que representan el 37% de la producción total de los pequeños productores de café de Nicaragua.
  • Indirectos: los consumidores y la industria de café española.

Período

Del 1 de mayo de 2003 al 31 de julio de 2006

Presupuesto

1.658.808,46 €

Cofinanciador

Comisión Europea

Contraparte local

Cafenica (Asociación de Cooperativas de Pequeños Productores de Café de Nicaragua)

Contexto y justificación

El café es el producto agrícola idóneo para encabezar y transmitir de manera pedagógica la mayoría de las causas emblemáticas que son las causantes de la pobreza y la degradación ambiental. Es la segunda materia prima más comercializada en el mundo después del petróleo.

El hábitat natural del café es un bosque autóctono que cubre con sombra al arbusto del café, haciéndolo sostenible, pues logra un equilibrio entre los nutrientes extraídos del suelo por el arbusto y la materia orgánica que se convierte en abono, las hojas caídas de los árboles. Este ecosistema era hogar de una gran cantidad de fauna y flora, incluyendo especies de pájaros migratorios, mamíferos, plantas, etc.

A partir de 1972 cambió este ecosistema natural del café:

  • Los organismos financieros internacionales endurecieron las condiciones de acceso de los productores y países productores de café a los préstamos necesarios para financiar las cosechas de café. Eso significaba en la práctica la necesidad de tener más ingresos, vender más, a través de producir más, para poder pagar el incremento en el coste del factor dinero.
  • Al mismo tiempo y para resolver esta necesidad los organismos internacionales ejecutaron un programa internacional de apoyo a la mejora de la productividad del café.
  • Para ello asesoraban a los productores para que cortasen los árboles del bosque en el cual se encuentran los arbustos del café, ya que expuestos al sol los arbustos del café crecen tres veces más rápido y producen tres veces más. Pero el resultado de esta política fue el corte y tala de la mayoría de los árboles del bosque de café, con el resultado de un beneficio alto a corto plazo para el productor de café, y una industria como era la maderera, que estaba agotando su materia prima, encontró un nuevo filón.
  • A medio y largo plazo, el productor se encontró con una producción de café tres veces superior a lo que estaba acostumbrado, teniendo que explotar al máximo su infraestructura productiva y capacidad humana para hacerle frente, viéndose obligado en la mayoría de los casos a endeudarse con el banco.
  • Pero el mercado del café se vio inundado de café por el exceso de producción, y por lo tanto el precio se hundió, haciendo inútil el esfuerzo de mejora de la productividad, medido en términos de ingresos netos que obtuvo el pequeño productor.
  • Al cabo de 2 o 3 años, los productores de café necesitaban comprar fertilizantes, dado que el crecimiento tan desmesurado del arbusto del café (el sol actúa como un potente esteroide) había significado que éste chupaba mucho más nutrientes de la tierra que en épocas pasadas, y el suelo no recibía su materia orgánica tradicional (restos de los árboles). Necesitaban comprar herbicidas, por la cantidad de maleza que creció en el ecosistema del café debido al contacto directo del sol con la tierra. Y necesitaban comprar plaguicidas, porque se rompió el equilibrio del ecosistema y al no haber árboles no había pájaros y, por lo tanto, no había quien frenara la reproducción de los insectos que atacan al café. Estos tres agroquímicos significaron gastos nuevos para el agricultor, mayor endeudamiento con los bancos, y más negocio para estas entidades.
  • Los bancos incrementaron significativamente su volumen de negocio con los empréstitos a los productores de café; ejecutando hipotecas por deudas y vendiéndolas a los grandes terratenientes, revirtiendo en muchos casos las reformas agrarias luchadas y conseguidas en los países de América Latina.

En conclusión este “proceso” ha significado la muerte del rico e insustituible ecosistema del bosque del café, ha hecho dependiente de agroquímicos al pequeño y tradicional productor, sujeto así a las condiciones de los bancos, ha hundido los precios del café, ha revertido las reformas agrarias y ha conseguido que el proceso productivo del café sea insostenible. Se calculan que 22 millones de personas son productores de café y hay mas de 700.000 kilómetros cuadrados de superficie cultivada de café. En 1969 el precio de la libra del café era de $0.96 centavos de dólar; el precio que tiene en la actualidad, a precios constantes del año 1969, es de $0.06 centavos dólar.

Objetivo general

Proteger los bosques tropicales del café del noroeste de Nicaragua y, a la vez, aumentar la calidad de vida de los pequeños productores de la zona mediante la creación de una oferta y una demanda, en España, de café orgánico y de sombra, de manera que el propio funcionamiento del mercado trabaje en pro de la sostenibilidad del cultivo del café.

Objetivos específicos

  1. Fortalecer y proteger el equilibrio sostenible del ecosistema del bosque tropical del café y su biodiversidad.
  2. Aumentar la calidad de vida de los productores de café sostenible “bajo sombra” a través su producción y comercialización.
  3. Educar a los consumidores españoles en el consumo responsable de café y sus implicaciones internacionales para personas y ecosistemas.
  4. Facilitar el establecimiento de relaciones directas entre productores (nicaragüenses) y tostadores, distribuidores y consumidores (españoles) de un producto (café).

Resultados

a) Se incrementó la capacidad de los productores(as) y cooperativas para beneficiar el café uva de manera ecológica. Tuvo como consecuencia una importante reducción en la contaminación de los ríos y quebradas al no depositar grandes cantidades de pulpas y aguas mieles mejorando así la salud de los habitantes de Ocotal y Matagalpa cuya única fuente de agua para el uso y consumo de su población son precisamente estas quebradas y ríos.

b) Los productores(as) aseguran la protección de más de 20.000ha de áreas boscosas (coníferas y latifoliadas) en las que conviven más de 120 especies de árboles, 135 variedades de orquídeas y 95 especies de aves “Investigación de árboles, aves y orquídeas en zonas cafetaleras”. Eso contribuye a preservar los ecosistemas, además de asegurar el cumplimiento de la legislación nacional relativa a la protección y conservación de zonas de reserva ecológica y forestal.

c) Se produjo un aumento tanto de los productores (un 40%) que se integraron en los programas de café orgánico como de las hectáreas dedicadas a producción de café orgánico certificado. Esta transformación de la producción hacia sistemas más sostenibles fue una tendencia creciente, puesto que estos incrementos fueron básicamente producto del convencimiento generado en los productores para transformar sus sistemas tradicionales en sistemas sostenibles de producción “Prácticas y alternativas económicas sostenibles”.

d) Se realizó un intensivo proceso de sensibilización, capacitación y asistencia técnica a los productores(as) y a al propio personal de Cafenica. Los productores(as) se dotaron de mayores conocimientos, habilidades y destrezas para producir café de calidad y de forma sostenible; el cuerpo técnico de las cooperativas ha aumentado en número y en capacidades. Así se realiza un mejor control de la calidad del proceso productivo y del producto obtenido.

e) Se incrementó de manera significativa la exportación de café a España, y de las potencialidades futuras de ampliar este mercado, debido al trabajo de promoción y mercadeo desarrollado con apoyo del proyecto. Así, aumentaron los ingresos de los productores(as) beneficiarios al obtener mejores precios por sus cosechas de cafés de mejor calidad.

f) Los consumidores Españoles ahora están más sensibilizados de las bondades ecológicas, económicas y para su salud de hacer un consumo de café sostenible. Se logró consolidar un porcentaje de población que confirma que consume café de comercio justo. Eso fue posible gracias, por ejemplo, a una exposición en Gran Casa (centro comercial en Zaragoza, Aragón), a la participación en Lonjas de Comercio Justo, a la campaña publicitaria.

g) En Zaragoza se cuenta con más de 50 establecimientos hosteleros que sirven el café de Nicaragua gracias a la participación de Cafenica en una Feria de Hostelería y Cafeterías de Aragón (Horeca). Se incorporan instituciones donde se ha elegido este café para su consumo, las administraciones incluyen en los requisitos para el acopio de sus suministros que el café sea de comercio justo y en la actualidad ya existen 22 empresas españolas que tiene productos certificados con este sello.

Enlaces

www.cafenica.info

 

 

 
Comentarios y reacciones