Fomento de tecnologías ahorradoras en interiores y exteriores

El Código Técnico de la Edificación (CTE, aprobado por el Real Decreto 314/2006, de 17 de marzo, BOE núm. 74 de 28/3/2006) es la referencia legislativa a aplicar en el caso de instalar un sistema doméstico de ahorro de agua, como puede ser un sistema de reutilización de aguas grises o un sistema de captación y utilización de agua de lluvia. El principal factor limitante a la implantación extensiva del aprovechamiento de aguas grises o pluviales en la edificación se halla en el hecho que el CTE no hace ninguna referencia explícita al aprovechamiento de aguas grises ni a otros sistemas de aprovechamiento de aguas pluviales o de renovación de piscinas.

Concretamente, el “Documento Básico DB-HS: Salubridad” sólo trata el agua desde la perspectiva de la salubridad y la evacuación de las aguas residuales. La única referencia sobre fuentes alternativas de subministro de agua en el CTE se encuentra en la Parte I, artículo 13.4 del capítulo 3, cuando establece las exigencias básicas sobre el suministro de agua. Este artículo dice textualmente: “los edificios dispondrán de medios adecuados para suministrar al equipamiento higiénico previsto de agua apta para el consumo de forma sostenible, aportando caudales suficientes para su funcionamiento, sin alteración de las propiedades de aptitud para el consumo e impidiendo los posibles retornos que puedan contaminar la red, incorporando medios que permitan el ahorro y el control del caudal del agua”. Esta referencia genérica es el único testimonio sobre la preocupación por el ahorro de agua mediante el uso de fuentes alternativas de captación del CTE.

No obstante, el CTE si que prevé el ahorro de agua mediante la instalación de dispositivos de ahorro el artículo 13.4 del capítulo 3: “Todos los edificios en cuyo uso se prevea la concurrencia pública deben contar con dispositivos de ahorro de agua en los grifos. Los dispositivos que pueden instalarse con este fin son: grifos con aireadores, grifería termostática, grifos con sensores infrarrojos, grifos con pulsador temporizador, fluxores y llaves de regulación antes de los puntos de consumo”.

Por tanto, se puede afirmar que en la práctica en referencia al ahorro de agua existe un vacío legal en el ámbito estatal que actualmente tan sólo es posible subsanar mediante la regulación de estos aspectos a escala local mediante Ordenanzas municipales.

En este sentido, algunos ejemplos de municipios con Ordenanzas de ahorro de agua aprobadas son los siguientes: Alcobendas (Madrid, BOCAM nº 57 de 8/3/2001: “Ordenanza municipal para el ahorro del consumo de agua”), Sant Cugat del Vallès (Barcelona, BOPB nº 261 de 31 d’octubre de 2002 : “Ordenanza municipal para el ahorro de agua”), Castro Urdiales (Cantabria, BOC nº 87 de 5/5/2004: “Ordenanza para el ahorro del consumo de agua”), Camargo (Cantabria, BOC nº 14 de 21/01/2005), Getafe (Madrid, BOCAM de 30/06/2004), Madrid (BO del Ayuntamiento de Madrid nº 5709 de 22/06/06), la Diputación de Jaén y el Principado de Asturias (“Ordenanza municipal marco para ahorro de agua”, aprobada el 3/05/06).

La Ordenanza Marco del Principado de Asturias, que los municipios pueden adoptar si lo desean, expone que en las edificaciones y construcciones tanto públicas como privadas con superficies de más de 1000 m² susceptibles de ser regadas se debe cumplir:

  • Deberá captarse y utilizarse el agua de lluvia.
  • Si no es suficiente se regará con agua residual depurada.
  • Las nuevas instalaciones serán independientes del agua de consumo humano.

El Ayuntamiento de Madrid para promociones de edificios destinados a actividades económicas, equipamiento o residencial exige que:

  • Toda promoción con más de 5000 m² de zona ajardinada hará estudio de viabilidad de una instalación comunitaria de reutilización, reciclado o aprovechamiento de aguas para riego.
  • Toda vivienda nueva con jardín deberá tener contador sobre su consumo en riego. Si es vivienda ya existente tiene 3 años para adaptarse (desde 2006).

El Ayuntamiento de San Cristóbal de Segovia exige que toda promoción de vivienda individual o colectiva tenga un sistema de recogida de aguas pluviales para riego.

En Cataluña, el Ayuntamiento de Sant Cugat del Vallès fue pionero en el año 2002 con la Ordenanza municipal para el ahorro del consumo de agua, donde se tratan el uso de agua no potable para riego (concretamente agua de lluvia) y los sistemas de reutilización de aguas grises. Diversos municipios siguieron el ejemplo en los siguientes años: Sant Just Desvern (2004), Teià (2004), Figaró-Montmany (2005), Barberà del Vallès (2005), Ripollet (2005), Vic (2005), Sant Joan Despí o El Vendrell.

Finalmente, estas iniciativas para regular el ahorro de agua en usos residenciales y municipales, culminan cuando la Red de Ciudades y Pueblos hacia la Sostenibilidad de la Diputación de Barcelona elabora una propuesta de Ordenanza común para los 220 municipios de la provincia de Barcelona. La Ordenanza tipo detalla un paquete de medidas para el uso eficiente del agua, sencillas y de coste bajo, que van desde los mecanismos de ahorro en los grifos hasta la instalación de inodoros de doble descarga, o la regulación de la presión a la entrada del agua en las viviendas. El texto también apuesta porque en hoteles o edificios de más de ocho viviendas con jardín y piscina se obligue a instalar sistemas para reciclar las aguas grises, así como la obligatoriedad de reutilizar el agua de la lluvia o de la piscina para regar los jardines, donde también se plantea el uso de sistemas de riego más eficientes (microirrigación, riego por goteo e instalación de detectores de humedad para controlar la frecuencia del riego). Ecología y Desarrollo prestó asistencia técnica para la redacción de la propuesta de ordenanza.

Por otro lado, el “Decreto 21/2006, de 14 de febrero, por el que se regula la adopción de criterios ambientales y de ecoeficiencia en los edificios”, aprobado en Cataluña el año 2006, establece que los edificios deben disponer de una red de saneamiento separativa para las aguas pluviales, que los grifos y las duchas tienen que incorporar un diseño o dispositivos para economizar agua y cita explícitamente la recogida de agua de lluvia y la reutilización de aguas grises en los parámetros de ecoeficiencia relativos a sistemas constructivos.

Volviendo al Código Técnico de la Edificación, puede sorprender el hecho que una normativa de estas características no incluya un apartado relacionado con el consumo de agua en los edificios, cuando se trata de un aspecto ambiental de creciente interés y preocupación, sobretodo a raíz de los cada vez más habituales episodios de sequía y las preocupantes situaciones futuras de materializarse las previsiones sobre el cambio climático. Un análisis más exhaustivo del contexto puede dar una explicación a este hecho: el origen del CTE se remonta al año 2002, cuando los esfuerzos se centraban básicamente en el aspecto energético por la necesidad de cumplir con las obligaciones emanadas del protocolo de Kioto en cuanto a emisiones atmosféricas. Por tanto, se puede deducir que resulta una exigencia el incorporar al CTE un apartado relativo a la eficiencia y al ahorro de agua en la edificación, a fin de contemplar de forma más global todos los impactos ambientales generados por el sector de la construcción. En particular, debería definirse una etiqueta de eficiencia hídrica tanto para los distintos dispositivos que utilizan el agua, como para cada edificio en su conjunto. Esta etiqueta facilitaría además, la adición de la eficiencia hídrica al CTE.

Listado de ordenanzas citadas:

Código Técnico de la Edificación

Ayuntamiento de Alcobendas - Ordenanza municipal para el ahorro de consumo de agua; Pleno de 25 de septiembre de 2001.

Principado de Asturias - Ordenanza municipal marco para ahorro de agua (Aprobada por la Junta de Gobierno del Consorcio para el Abastecimiento de Agua y Saneamiento en el Principado de Asturias en sesión celebrada el 3 de mayo de 2006).

Ayuntamiento de Barberà del Vallès - Ordenanza municipal para el ahorro de agua de Barberà del Vallès.

Ayuntamiento de Camargo - Ordenanza para el Aprovechamiento y Ahorro en el Consumo de Agua en el Municipio de Camargo, Pleno en sesión de 14 de diciembre de 2004.

Ayuntamiento de Castro Urdiales - Ordenanza para el Ahorro del Consumo de Agua; Pleno de 7 de abril de 2004.

Ayuntamiento de Getafe - Ordenanza general de Medio Ambiente de Getafe. Normas particulares de agua.

Ayuntamiento de Madrid - Ordenanza de gestión y uso eficiente del agua en la ciudad de Madrid; Pleno de 31 de mayo de 2006.

Ayuntamiento de San Cristóbal de Segovia - Ordenanza municipal para el ahorro del consumo de agua en San Cristóbal de Segovia.

Ayuntamiento de Sant Cugat del Vallès - Ordenanza municipal para el ahorro de agua.

Modelo de ordenanza sobre ahorro de agua y eficiencia de la Xarxa de Ciutats i pobles cap a la Sostenibilitat - Diputació Barcelona redactado por Ecología y Desarrollo.



[VER Catálogo de tecnologías ahorradoras]
 
Suscrbete y recibe toda la informacin de ECODES.