archivo.ecodes.org :artículos : No es oro todo lo que reluce
 

Artículos de opinión

No es oro todo lo que reluce
Alberto Sanz (Ecología y Desarrollo)
Espacio 3 18/02/2006
Tema: Consumo responsable

 

Al igual que las personas, los productos poseen características que no son apreciadas a simple vista, pero que una vez conocidas pueden modificar la percepción que teníamos sobre ellas. Cuando vamos de compras nos fijamos en diferentes variables: precio, calidad, funcionalidad, diseño, etc., pero pocas veces nos preocupamos de esas otras cosas, que por no estar “a simple vista” pasan inadvertidas, pero que si conociéramos, seguramente nos harían modificar nuestro criterio de compra.

Si supiéramos que ese producto tan chulo, que ahora tenemos en nuestras manos y que estamos a punto de comprar, produce en su proceso de fabricación residuos peligrosos que son liberados al medio sin ningún tipo de tratamiento, o que está hecho con materiales no renovables o tóxicos, o que provienen de bosques explotados sin ningún tipo de control, o que ha sido fabricado por niños o por adultos en condiciones laborales pésimas, igual ya no nos parecería tan bonito.

Un producto puede ser bello, no sólo porque tenga un gran diseño, aspecto que también es importante, sino porque esté fabricado con materiales que no generen un impacto ambiental elevado y que sean seguros para trabajadores y usuarios, porque haya sido fabricado por trabajadores con unas condiciones laborales dignas, porque el producto una vez utilizado y convertido en residuo pueda volver al medio ambiente sin dañarlo, porque consume energía renovable que no contribuye al efecto invernadero o al deterioro de la capa de ozono, etc.

Si modificáramos nuestros criterios de compra incluyendo algunos de los requisitos ya enumerados más arriba, seguramente estaríamos contribuyendo a mejorar nuestro entorno social y medioambiental de manera significativa. Al fin y al cabo, los consumidores tenemos la última palabra, si compramos un producto con unas propiedades específicas y de una marca concreta, y por tanto lo favorecemos en contra del producto de al lado, que no cumple con unos requisitos mínimos, estamos mostrando qué modelo de producción estamos dispuestos a aceptar y cuál no.

Pero no es tan fácil, en la gran mayoría de ocasiones no conocemos toda la información requerida para poder realizar una elección correcta, y es en este punto donde deberían intervenir el resto de agentes: la propia empresa dándonos información sobre su proceso de fabricación, materiales utilizados, cumplimiento de estándares ambientales, etc.; las ONGs, sindicatos, organizaciones de consumidores, etc. sacando a la luz escándalos laborales, medioambientales, etc. pero también dando reconocimiento a aquellas empresas con conductas responsables; la administración legislando al respecto, informando e incluso comprando también con criterios sociales y medioambientales; etc.

Ya lo dice el refrán, no es oro todo lo que reluce, así que no nos quedemos con el brillo cuando vayamos a comprar mañana.

Alberto Sanz

Fundación Ecología y Desarrollo

 

Ecología y Desarrollo
Plaza San Bruno, 9 · 50001 Zaragoza · España Tel: + 34 976 29 82 82 · Fax: +34 976 20 30 92