inicio : especiales : moda sostenible
 
ESPECIAL Moda sostenible
 

» 2009, una oportunidad para incrementar cuota de mercado

Por Organic Exchange – Europa ( www.organicexchange.org )


La actual crisis económica está afectando ya al sector textil y de la moda y lo está haciendo a lo largo de toda la cadena de valor, desde el agricultor hasta la tienda, pasando por hilaturas y confeccionistas. Son tiempos complicados para la mayoría de los distribuidores, las rebajas por cierre abundan, y esta masiva caída afecta seriamente a los proveedores que están en la parte anterior de la cadena.

Mientras que muchas compañías no serán capaces de responder ante los desafíos que las actuales condiciones requieren, otras verán esta situación como una oportunidad ideal para incrementar su cuota de mercado, ajustar sus presupuestos de gasto y, sobre todo, desarrollar una estrategia que les permita emerger de esta crisis por delante de los demás.

¿Qué podemos esperar que suceda en el mercado de las fibras ecológicas y sostenibles en 2009?  La producción de algodón orgánico prácticamente se ha duplicado cada año a lo largo del último quinquenio. En 2008, se produjeron casi  146.000  toneladas métricas y buena parte de ellas se adquirieron por grandes distribuidores como Wal-Mart, C&A, H&M, Marks & Spencer, Nike, Gap Inc. y otras marcas de ropa importantes. El aprovisionamiento sostenible y el uso de algodón orgánico ha pasado de ser el nicho de unos pocos a ser imperativo para los principales agentes del sector.

Hace unos años, la oferta de fibras orgánicas y sostenibles era muy limitada. Hoy, casi todo lo que podamos imaginar en torno al algodón ecológico se puede encontrar en el mercado, desde el producto más sencillo hasta el más sofisticado y lujoso.

Es difícil de imaginar cómo será la industria textil y de la confección dentro de un año. Ciertamente van a darse cambios radicales, tanto en el comportamiento del consumidor como en patrones de producción.

Las preguntas surgen desde todos los frentes. Los productores de fibra ecológica están demandando un compromiso real y a largo plazo  de los compradores, con precios justos y oportunidades para expandir la producción.  Por otro lado, las marcas y minoristas están revisando activamente sus estructuras de costes y las contradicciones estructurales de su negocio, y planificando estrategias agresivas para incrementar su cuota de mercado.

El comienzo de 2009 indica que el equilibrio entre producción y demanda será incierto durante un tiempo. Veremos quiénes son los que permanecen comprometidos a sus estrategias de compra sostenible y que continuarán innovando en este importante sector.

El gran colapso del sector financiero y bancario y la subsiguiente pérdida de trabajos en masa en EE. UU. y Europa, ha ejercido una enorme presión sobre el público consumidor. También ha sensibilizado a los consumidores acerca de los caprichos de los grandes negocios. Si algo sacamos en claro de esta crisis es que ya no es aceptable que las empresas privaticen sus beneficios y socialicen los problemas generados por la consecución de esas ganancias.
                                                                              
Lo que es cierto para el sector financiero, lo es también para el de gran consumo. Los consumidores están ya rechazando productos elaborados bajo dudosas condiciones de trabajo o con mano de obra infantil.  Están comenzando a estar cada vez más preocupados por el cambio climático y la necesidad de cuidar el medio ambiente e intentar revertir los efectos que las prácticas de producción actuales tienen sobre el calentamiento global.

Ahora, ya sabemos que las buenas prácticas de negocio y el cuidado de las condiciones y efectos sociales y ambientales no son mutuamente excluyentes, sino que ambos son elementos imperativos. Muchas de las compañías que están ganando la batalla en cuanto a cuota de mercado son, de hecho, líderes en cuanto a buenas prácticas de aprovisionamiento sostenible.

Existe, ciertamente, la necesidad de actuar con firmeza y compromiso en temas ambientales, de diferenciar entre los meros mensajes de marketing o green washing y la verdadera sostenibilidad. Es vital que las compañías de todo tipo y a lo largo de toda la cadena de valor, se enfrenten conscientemente al nuevo paradigma dónde es muy probable que sean juzgadas sobre la coherencia entre lo que dicen y lo que hacen.

Incorporar valores de sostenibilidad en el día a día del negocio es un desafío real al que se enfrentan las empresas en 2009. Sobrevivir a la crisis económica será lo que ocupe la mente de la mayoría de los empresarios en el corto plazo, pero solo teniendo en cuenta todo el marco de cuestiones económicas, sociales y ambientales, pueden posicionarse como primeras marcas cuando la economía se recupere.

Una estrategia exitosa de aprovisionamiento sostenible de fibra requiere de una apropiación global a lo largo y ancho de toda la empresa y de la cadena de valor. Los productos necesitan ser manufacturados cumpliendo con estándares de calidad máximos y competir con otras ofertas en términos de diseño y precio. Muchas de las marcas más importantes lo están logrando y se han comprometido a continuar e incrementar sus estrategias de compra sostenible.

En el año que tenemos por delante, las marcas y distribuidores necesitarán revisar sus credenciales ambientales y trabajar para demostrar  que la moda y la responsabilidad social son aliados a la hora de plantearse una evolución significativa hacia la producción sostenible, es decir, capaz de durar a lo largo del tiempo. El cambio es inevitable, y el nuevo consumidor consciente estará observando.

.

Regresar al especial





 
 
Ecología y Desarrollo
Plaza San Bruno, 9 · 50001 Zaragoza · España Tel: + 34 976 29 82 82 · Fax: +34 976 20 30 92