Estamos viviendo una situación muy traumática en todo el mundo. Única. Es una gran crisis. La Cumbre del Clima se ha aplazado, y estamos de acuerdo. Pero no podemos aplazar la acción climática.

Estamos viviendo una situación muy traumática en todo el mundo. Única. Más de un millón de infectados por un virus que ha “entrado” en todos los países, miles de muertos y enfermos en todo el planeta, la actividad económica muy afectada, millones de parados más, más de un tercio de todos los habitantes del planeta estamos confinados en nuestros hogares... Es una gran crisis. Sí, estamos viviendo un tiempo oscuro.

En ese contexto es muy comprensible que la COP26 se haya aplazado al año próximo. Pero las señales del cambio climático no se aplazan. La humanidad, los gobiernos, las empresas, las ONGs, la ciudadanía, todos estamos en una situación muy compleja. Tenemos que responder a las urgencias del hoy dolorosísimo de la pandemia del coronavirus. Tenemos que frenarlo incrementando la distancia espacial entre nosotros, preservar la capacidad del sistema sanitario, cuidar a los enfermos y a nuestros mayores, enterrar a nuestros muertos en soledad… Tenemos que hacer muchas cosas urgentes que nos empujan.

Pero, en un pliegue de nuestra mente, tenemos que preparar un mañana seguro para la humanidad. Un mañana seguro significa que tenemos que hacer una reconstrucción económica que genere empleos sólidos, con futuro, que no formen parte de la economía del ayer. Empleos robustos que sean parte de una economía neutra en carbono y circular.

La salida de la crisis que estamos viviendo nos va a exigir un gran despliegue de talento, de voluntad y de esfuerzo continuado. Sería un error histórico que esa energía y esa inteligencia la orientáramos en una dirección equivocada; apuntalando la economía que se cae, la economía marrón, la que nos ha llevado hasta aquí.

Por eso desde nuestra fundación queremos lanzar un doble mensaje:

- Atendamos al dolor que grita, la pandemia del coronavirus.

- No desatendamos el dolor hoy opacado del cambio climático.

Los niveles de desempleo que se están generando con esta pandemia sanitaria nos obligan a construir a corto plazo una economía robusta, segura, con futuro. Esa economía es la economía neutra en carbono y circular. La Cumbre del Clima se ha aplazado, y estamos de acuerdo. Pero no podemos aplazar la acción climática. Tenemos que lograr que la COP26, que se celebrará en 2021, sea un éxito. Porque necesitamos con urgencia una economía robusta y sostenible que genere los empleos duraderos que precisa nuestra sociedad. En su construcción se afana ECODES y otra mucha y buena gente. Seguimos.


Víctor Viñuales

Director Ejecutivo de ECODES

Comparte este artículo en redes:
Facebook icon
Twitter icon
LinkedIn icon