La intensidad del tráfico marítimo aumenta en aguas árticas, incrementando así la posibilidad de derrames de combustible, poniendo en riesgo su frágil ecosistema y a las comunidades indígenas.

Cada año la intensidad del tráfico marítimo aumenta en aguas árticas. Entre 2015 y 2017 se ha registrado un aumento del 30% de los barcos alimentados con fuelóleo pesado o HFO (Heavy Fuel Oil), un combustible que es un residuo del proceso de refinación del petróleo. Este combustible es extremadamente viscoso y prácticamente imposible de limpiar en caso de derrame.

Además la combustión del HFO produce altos niveles de emisiones de Carbono Negro (Black Carbon), que contribuye de forma crítica al calentamiento global, ya que al posarse sobre el hielo reduce su capacidad de reflectar la luz solar (albedo), aumentando la tasa de fusión del mismo.

El Carbono Negro también está relacionado con problemas respiratorios que pueden afectar de forma directa a las poblaciones indígenas locales.

En 2017 la Clean Arctic Alliance (CAA), grupo formado por más de 19 organizaciones medio ambientales de todo el mundo del cual ECODES forma parte, pusimos en marcha el manifiesto “Compromiso por el Ártico” que busca generar apoyo para la eliminación gradual por parte de la OMI (Organización Maritima Internacional) del HFO en el transporte marítimo en el Ártico, e instar a las empresas de transporte marítimo que operan en el Ártico a que dejen de utilizar y transportar HFO.

Los datos son cada vez más alarmantes: en este 2020 se ha establecido el récord absoluto de mayor temperatura, 38 grados, jamás registrada en el círculo polar Ártico, también se ha notificado la mayor pérdida de km2 de hielo en verano, superando incluso el récord establecido en 2011, la última capa de hielo completamente intacta del Ártico canadiense se ha colapsado, perdiendo más del 40% de su superficie en sólo dos días a finales de julio, según informaron los investigadores este jueves pasado.

Otro de los indudables peligros para el Ártico son los derrames de HFO. El transporte de este combustible tan denso puede suponer un enorme desastre medioambiental si se produce un derrame, como ha sucedido recientemente frente a la costa de las Islas Mauricio, en este caso en aguas índicas. Otro caso reciente es la fuga de combustible en la ciudad Siberiana de Norilsk, en la que uno de los contenedores de planta eléctrica de la empresa Nornickel se fracturó derramando cientos de toneladas de diesel al río ártico Daldycan, los ecologistas han denominado este evento como la peor catástrofe ecológica sucedida en el Ártico polar.

En febrero de este año, la Organización Marítima Internacional (OMI) propuso la prohibición del uso de la flota HFO en el Ártico. Dicha prohibición podría entrar en vigor en julio de 2024. La única excepción, y sólo hasta 2029, serán los buques individuales con doble casco. Mónica Vidal, directora de Políticas Públicas y Gobernanza Climática de ECODES, considera que “la prohibición por sí misma no es suficiente, se necesitan políticas para acelerar las tecnologías innovadoras en utilización eficiente de combustible, asistencia del viento y la lubricación del casco, junto con nuevos combustibles de bajas y cero emisiones".

Por su parte, Sian Prior, directora ejecutiva de la Clean Arctic Alliance, afirma que “las lagunas jurídicas existentes en el reglamento bajo revisión permiten que más de tres cuartas partes del HFO utilizado actualmente en el Ártico podrían quedar exentas de prohibición, lo que equivale a más de dos tercios del HFO transportado a bordo de los buques como combustible.”

La CAA pide a los Estados miembros de la OMI que cumplan con sus obligaciones y apliquen salvaguardias adicionales; si el HFO sigue quemándose en el Ártico hasta julio de 2029, las comunidades costeras del Ártico se verán sometidas al riesgo de derrames de HFO y a la amenaza de niveles más altos de contaminación atmosférica, por lo que redunda en beneficio de los Estados del Ártico eliminar gradualmente el HFO de las aguas del Ártico, tanto nacionales como internacionales, antes de lo que estipula el reglamento.

Más información:

Para firmar el Compromiso del Ártico visita www.hfofreearctic.org/ o ponte en contacto con arctic.commitment@hfofreearctic.org

En esta iniciativa participan:

Comparte este artículo en redes:
Facebook icon
Twitter icon
LinkedIn icon