Enviamos una carta a las ministras Teresa Ribera Rodríguez y Raquel Sánchez Jiménez solicitando el apoyo urgente de España ante esta situación

El carbono negro es responsable de alrededor del 20% de las emisiones de CO2 del transporte marítimo y acelera drásticamente el deshielo del Ártico al depositarse en la nieve y el hielo.  

El desarrollo de medidas de control sobre las emisiones de carbono negro del transporte marítimo que impactan en el Ártico se ha incluido en las líneas de trabajo de la Organización Marítima Internacional (OMI) desde 2011. Sin embargo, a pesar de que la OMI lleva más de 11 años trabajando en este tema, todavía no se han adoptado medidas obligatorias para regular estas emisiones. El pasado mes de noviembre se adoptó una Resolución en la OMI (Resolución 342 del MEPC) en la que se pedía el cambio a combustibles destilados u otros combustibles o formas de propulsión más limpias por parte de todos los buques que operen en el Ártico o en sus proximidades. Sin embargo, se trata de una medida voluntaria. 

Si todos los buques que actualmente utilizan combustibles residuales optarán por combustibles destilados, reducirían sus emisiones de carbono negro alrededor de un 40% de la noche a la mañana. Este cambio a los combustibles destilados es sencillo. De hecho, ya se hace regularmente cuando los buques entran en zonas de control de emisiones. Por lo tanto, no puede haber justificación para un nuevo retraso. 

ECODES, miembro de la Clean Arctic Alliance (CAA), insta a España a que se comprometa ahora con otros países y cree una coalición de gran ambición con el propósito de adoptar reglamentos obligatorios que pongan en marcha reducciones inmediatas para las emisiones de carbono negro en el transporte marítimo. Para ello, hemos enviado una carta a las ministras Teresa Ribera Rodríguez y Raquel Sánchez Jiménez en la que solicitamos:

  1. Que esta petición comience con la conversión de la Resolución MEPC.342(77) de la OMI en un reglamento obligatorio mediante la modificación del Anexo VI del Convenio Internacional para Prevenir la Contaminación por los Buques (MARPOL). Esta sería la forma más sencilla de lograr una reducción significativa e inmediata de las emisiones de carbono negro del transporte marítimo que están afectando negativamente al Ártico. 
  2. Una segunda vía de actuación es la inclusión de una cláusula de "cambio a destilado" en la propuesta de la Regulación Fuel EU Maritime para los buques que utilicen los puertos de la UE y operen en el Ártico. Este planteamiento es un mandato de la Resolución de la OMI y debería ir acompañado de la inclusión del carbono negro en la norma propuesta sobre la intensidad de gases de efecto invernadero.

La crisis climática del Ártico es una amenaza global. El cambio a los combustibles destilados es una opción sencilla que permitiría reducir inmediatamente las emisiones de carbono negro. No puede haber ninguna justificación para que se produzcan más retrasos y nos gustaría tener la oportunidad de discutir más a fondo las acciones necesarias para avanzar en estas medidas.

   Recordemos que lo que pasa en el Ártico no se queda en el Ártico 

ACCEDE A LA CARTA

   

Comparte este artículo en redes:
Facebook icon
Twitter icon
LinkedIn icon