Undécima crónica de la COP26, fuera de la valla, lejos de Glasgow. Víctor Viñuales, director de ECODES.

Hoy se ha hablado mucho de transporte. Emitimos muchas emisiones cuando nos movemos, en automóviles, en aviones, en barco…Y además de movernos mucho las personas… Movemos mucho las cosas. Van de un lado a otro en largas cadenas de suministro que muchas veces acaban a 4 metros de un sofá en el que alguien espera sentado a que alguien le acerque caliente la pizza de un restaurante que está a 400 metros de la casa del primer alguien.

Sí, la transición hacia una economía neutra en carbono exige repensar cómo nos movemos.

Los amantes de las soluciones sencillas creen que la medida es una y simple: el coche eléctrico. Pero su convicción solo es una parte de la verdad. Necesitamos muchísimos coches eléctricos para salvar el clima y para dejar de envenenar nuestros pulmones, nuestros bronquios, nuestro corazón y nuestras neuronas. Pero necesitamos también más y mejor transporte eléctrico, más movilidad activa en bici, andando… Y necesitamos como agua de mayo soluciones colaborativas, menos economía del propietario y más economía compartida.

Y es buen momento también repensar si todos los desplazamientos que hacemos son razonables. Y necesitamos poner coto al sinsentido de que, en ocasiones, sea más barato ir a París en avión desde Madrid que coger el taxi para ir al aeropuerto de Madrid.

Hoy la noticia en el sector del transporte ha sido el acuerdo para no vender automóviles con motores de combustión más allá del 2040, y en el 2035 en las economías desarrolladas. Lo firman gobiernos, como el de Holanda, Reino Unido, empresas automovilísticas, como Ford y Volvo, ciudades, como Londres y  Barcelona. Lo firman también inversores, empresas con flotas de vehículos, compañías de seguros como AVIVA…

He mencionado presencias, pero hay muchas ausencias. No firma China, no firma EEUU, no firma España, no firma Volkswagen…

Me hubiera gustado un horizonte temporal más corto, pero me ha gustado mucho la composición de los firmantes, plurales, públicos, privados…Tenemos que construir, en cada uno de los desafíos sectoriales que la transición climática comporta,  coaliciones de pioneros, un ecosistema multiactor de actores relevantes para construir el cambio.

Esta declaración conjunta prueba que el camino hacia la electromovilidad es imparable. Y es imparable por muchas razones y una entre ellas es fundamental: porque en nuestras ciudades debemos respirar aire respirable. Las décadas de respirar enfermedad deben acabar. No solo es un tema de clima, es también un gran tema de salud pública.

Pero, vuelvo a mis párrafos anteriores, la transición no solo va de cambiar tecnologías, también necesitamos cambiar valores y hábitos. El sedentarismo y la comodidad como valor de medida de las cosas tiene muchos efectos secundarios.

Hoy una parte del sector del transporte se ha movido y los que se han quedado quietos se moverán mañana. Pero no serán los primeros.

Más información:

Si quieres conocer más detalles sobre el desarrollo de la Cumbre del Clima, suscríbete al boletín diario que realizamos desde la iniciativa ambiciónCOP26:

Boletín ambicion 04

Comparte este artículo en redes:
Facebook icon
Twitter icon
LinkedIn icon