Se ha experimentando un espacio de innovación transversal de diálogo, participación y transparencia

Tradicionalmente las COP se organizan en dos espacios separados: La zona azul acoge a las delegaciones oficiales y los negociadores de los acuerdos de la Convención, mientras que la zona verde queda reservada a los diferentes agentes de la sociedad civil que aportan sus ideas y trabajo a la lucha contra el cambio climático.

Si bien es cierto que no son zonas estanco y que existen representantes de la sociedad civil que pueden acceder a la zona azul y miembros de las delegaciones de la zona azul que participan en eventos de la zona verde, estos encuentros son puntuales según lo organizado por cada entidad.

El espíritu de participación y transversalidad que anima la Convención y en particular las COP recomienda maximizar estos espacios de encuentro y diálogo entre participantes de cada una de las zonas, de forma continua y abiertos a todos los asistentes de ambos sectores. De ahí surgió la idea de crear una “zona turquesa” como punto de encuentro e intercambio de ideas entre ambos espacios.

Este punto de encuentro, novedoso en la historia de las COP, fue una iniciativa de Ecodes que se pudo llevar a cabo gracias al entusiasmo que en ella pusieron otras entidades como Conama, el Instituto de Tecnología para el Desarrollo Humano de la Universidad Politécnica de Madrid, profesionales a nivel particular, y la propia organización de la zona verde por parte del Gobierno de España, con los que conjuntamente se organizaron las sesiones.

espacio turquesa 2

A lo largo de cuatro eventos pudimos comprobar, en palabras de distintos participantes, la importancia de tener espacios de encuentro como estos, la necesidad de hablar y escuchar para resolver problemas complejos como los allí tratados, y sobre todo, la oportunidad que supone para la transición ecológica crear zonas de deliberación donde el mundo de la academia, la investigación, el tejido social, las empresas y la administración pública pongan en común su conocimiento y perspectiva.

Como se demostró en los días de la Cumbre, la zona turquesa puede ser una de las aportaciones que la COP25 haga a la historia de las Cumbres, de forma que sea un ejercicio de innovación que la Convención adopte como propio para futuras ediciones.

Comparte este artículo en redes:
Facebook icon
Twitter icon
LinkedIn icon