Hay sombras y hay luces. Grandes consideraciones.

Las sombras de la COP

  1. La gran sombra de la COP es que los gobiernos deberían haber acudido con sus contribuciones nacionales determinadas (NDC, por sus siglas en inglés) alineadas con el objetivo 1,5   ̊C, y eso no se ha logrado. Hay países que no han hecho sus deberes. Por eso la suma de los compromisos asumidos está todavía lejos de alcanzar esa cifra necesaria. Desde ese punto de vista, los gobiernos del mundo no han estado a la altura de la emergencia climática que vivimos.
    • En ECODES opinamos que la revisión de la ambición climática debe ser anual. Confiamos en que las Partes compartan este sentir, y presenten sus NDC puntualmente.
    • Desde ECODES instamos a que la Unión Europea, así como otros organismos supranacionales o regiones, cree mecanismos de ajuste de carbono en frontera para penalizar a los países “gorrones”.
  1. La otra gran sombra es que no ha habido un acuerdo claro e inequívoco para lograr fehacientemente que cada año los países que no crearon apenas el efecto invernadero reciban 100.000 millones de dólares cada año para que afronten las pérdidas y daños que el cambio climático les está causando. Son las víctimas inocentes del cambio climático y deben ser compensadas.
    • Felicitamos al gobierno de España por su compromiso adicional.
  1. La tercera gran sombra es que el buen acuerdo sobre el mercado del carbono no se ha logrado.
    • En relación al Artículo 6 del Acuerdo de París, desde ECODES estudiaremos en profundidad el texto aprobado para poder realizar nuestra valoración final.
  1. Finalmente, una sombra de última hora: la bajada en la ambición en la referencia directa al carbón y los combustibles fósiles.
    • En ECODES opinamos que asegurar la salida de los combustibles fósiles lo antes posible es un imperativo. 

Las luces de la COP

  1. En esta COP, precedida por el acuerdo del G-20, se ha asentado nítidamente que todos los países, empresas y sectores económicos deben alinear sus acciones con la meta del 1,5 °C. Esa es la cifra, y todos los actores institucionales y empresariales deben examinarse por la medida en que sus acciones están alineadas con ese objetivo.

  2. En esta COP, China y Estados Unidos han manifestado, a pesar de sus múltiples diferencias, su voluntad de cooperar en el gran tema de la causa climática. Esa es una magnífica noticia porque la contribución de ambos países al calentamiento global es enorme.

  3. En esta COP ha habido muchos acuerdos sectoriales, de geometría variable, con unos u otros gobiernos, con empresas, regiones, ciudades, entidades financieras… El acuerdo de los bosques, el del sector del automóvil, el compromiso de las entidades financieras de aportar 130 billones de dólares y muchas otros que se relacionan más adelante son iniciativas voluntarias, que comprometen a sus firmantes, pero que marcan el camino que luego seguirán otros.

  4. Algunos de estos acuerdos son ambiciosos. Otros, más tibios. Pero en prácticamente todos ellos hay un gran potencial de cambio.

  5. En varios de ellos se construyen, de hecho, ecosistemas de transformación de sectores enteros de la economía. Esos acuerdos constituyen iniciativas para agrupar a las entidades públicas y privadas que no se resignan a caminar al ritmo lento de los acuerdos de consenso que marcan los acuerdos rubricados por todos los estados.

  6. Desde ECODES proponemos construir otros acuerdos similares sin esperar a celebrar otras COP. La vía del consenso de todos los países del mundo es una vía muy lenta. Debe ser complementada por acuerdos de pioneros que empujen la transformación hacia una   economía neutra en carbono con la mayor celeridad

  7. Desde ECODES planteamos bajar la escala de estos acuerdos globales presentados en esta COP26 a la escala nacional, regional, local.

  8. Instamos también a realizar un seguimiento, por parte de la sociedad civil, la academia y los medios de comunicación, para verificar su cumplimiento.

  9. Animamos también a promover la adhesión de nuevos firmantes a estos acuerdos.

 

Una consideración global

Las valoraciones catastrofistas de la COP -“es un fracaso total”, dicen algunos -, en ocasiones formuladas desde sectores muy distintos entre sí, no ayudan a la causa climática y contribuyen a, en la práctica, alentar la pasividad climática.

En ECODES somos muy críticos con la arquitectura de la gobernanza climática mundial, pero la causa climática sería mucho peor sin la existencia de las COP y sin el foco anual que representan. Los países y las empresas que no quieren construir esa economía neutra en carbono lo tendrían mucho mejor en ese “espacio vacío”, sin ese control periódico.

Necesitamos mejores COP. Nada sería más celebrado por los negacionistas de la causa climática que el fuego cruzado acabara con estas citas mundiales.

Acabamos con un reconocimiento y un agradecimiento a todas las personas de las delegaciones gubernamentales, o dentro de los representantes de regiones y ciudades o dentro de los representantes de empresas, de los centros de investigación, de las ONG…, han trabajado muy duro para lograr los mejores acuerdos climáticos. ¡Gracias totales!

También manifestamos nuestro agradecimiento a las personas de la Secretaría de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático y a los dos High-Level Champion que han trabajado exitosamente para mover a los actores no estatales. Gracias totales.

Nuestro análisis de los acuerdos alcanzados

Comparte este artículo en redes:
Facebook icon
Twitter icon
LinkedIn icon