Las medidas aprobadas por el consejo de ministros el 5 de octubre de 2018, suponen un avance en la lucha contra la pobreza energética y la apuesta por la sostenibilidad en materia energética. Tanto la ampliación de colectivos beneficiarios del bono social, como la eliminación del impuesto al sol, caminan en esta dirección.

Desde Ecodes, a la par que reconocemos este avance, creemos que estas medidas ponen de manifiesto la necesidad de apostar por un nuevo modelo energético donde la energía sea considerada como un derecho y su gestión se haga desde criterios de sostenibilidad. 

En este sentido creemos que es necesario profundizar en el diseño de un nuevo modelo que aborde desde la generación de energía – apostando por las renovables-, hasta su gestión, -potenciando la generación distribuida-, sin olvidar lo relativo al ahorro y eficiencia.

Aquellas personas que no han tramitado la renovación del bono social lo perderán de forma momentánea, aunque posteriormente podrán solicitarlo de nuevo. ECODES propone medidas para reformarlo, mejorando la cobertura y agilizando el procedimiento de solicitud para que más colectivos vulnerables y de forma más rápida disfruten de una reducción en la factura de la luz.

La suspensión del impuesto del 7% a la generación eléctrica, la mejora del bono social eléctrico y la voluntad de reformar el sistema eléctrico anunciada por la ministra Ribera es una buena noticia para ayudar a los 6,8 millones de hogares españoles que se encuentran en situación de Pobreza energética en España, pero todavía insuficiente.

Desde 2013, el programa Ni Un Hogar sin Energía de ECODES ha ayudado de forma directa a casi 1.500 hogares vulnerables en 46 localidades españolas a reducir sus facturas de la luz optimizando los contratos de electricidad, revisando si pueden optar al bono social y ayudándoles en la tramitación, así como recomendándoles hábitos de consumo eficiente de la energía y medidas de micro-eficiencia energética. La atención a estas personas en visitas a sus viviendas y puntos de atención presenciales nos ha permitido conocer de forma directa la cobertura y efectividad real del bono social para ayudar a los colectivos vulnerables, así como la carrera de obstáculos que supone su tramitación. 

Con el ánimo de ayudar a este replanteamiento de la energía, lanzamos las siguientes propuestas para mejorar el bono social:

  • Concesión automática del bono social por criterio de renta estableciendo los mecanismos necesarios para conceder de forma automática el bono social eléctrico a todos aquellos que puedan beneficiarse por criterio de renta sin necesidad de solicitarlo.
  • Redefinir los límites de consumo considerando la zona climática y estación

    Es necesario delimitar diferentes límites de consumo de electricidad con Bono Social, en función de la zona climática estatal, y estación del año, debido a las grandes diferencias de demanda causadas por estos dos aspectos.

  • Establecer límites de consumo acordes a las condiciones de las viviendas de los consumidores vulnerables y proporcionales a la tipología de unidad familiar.

    Resulta imprescindible delimitar diferentes límites de consumo de electricidad en función del grado de aislamiento , equipamiento de la vivienda, antigüedad. Frecuentemente, los hogares vulnerables poseen equipos ineficientes o sus viviendas están mal aisladas lo que supone consumos de energía elevados.

  • Añadir categorías a  las situaciones especiales

    Al igual que se ha hecho con las familias monomarentales, se deberían tener en cuenta a la hora de establecer el grado de vulnerabilidad, los hogares con personas especialmente vulnerables al acceso de energía en el hogar, como son las personas de edad más avanzada (> 80 años) o electro-dependientes.

  • Incluir límites de ingresos a todas las tipologías de unidades familiares. Integrar la vía de familia numerosa en los requisitos de renta como hogares con 3 o más menores. Para ello, se añadirá a los límites de ingreso la condición de hogares con 3 o más menores (actualmente solo son dos menores).  

  • Considerar el número de personas totales que viven en la vivienda para establecer los límites de ingresos y consumo.

    Considerar para establecer los límites de ingresos, no solo el número de menores que viven en la vivienda, sino también el número de adultos.

  • Bonificación de una potencia mínima

    El Bono Social debería garantizar el acceso a la energía, por lo que proponemos la bonificación del 100% de una potencia mínima a definir para los consumidores considerados como vulnerables y vulnerables severos.

  • Redefinir el  consumidor vulnerable y vulnerable severo

    Para la definición de estas dos categorías, se tendrán en cuenta a los consumidores que, conviviendo en una misma vivienda, independientemente de su relación o grado de consanguinidad tengan unos ingresos conjuntos por debajo de los niveles establecidos para cada una de las dos categorías.

  • Permitir que los kWh con bono social no consumidos durante un periodo de facturación se acumulen, pudiendo consumirse en el siguiente periodo, para tener en cuenta la variación de consumo de electricidad ente el verano y el invierno.

Para las comercializadoras de tarifa Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor (Tarifa regulada por el Gobierno)

  1. Instar a las comercializadoras de PVPC a que faciliten la tramitación de las solicitudes de bono social de forma presencial en sus oficinas comerciales, tal como recoge el Real Decreto 897/2017 en el Anexo VI y revisen la documentación aportada para evitar fallos en la cumplimentación de los formularios.
     
  2. Acordar un formulario común entre todas las comercializadoras, donde se destaque de forma más visual los apartados que deben rellenar para facilitar la cumplimentación por parte de los potenciales beneficiarios.
  3. En el caso de denegación de la solicitud, incluir las causas de forma precisa, y las vías de contacto para la reclamación.

  4. Poner a disposición de los servicios sociales y de forma descargable en la Web de cada comercializadora de PVPC el modelo de certificado para reconocer situaciones especiales, ya que este documento, ha sido una de las razones para la denegación de muchas solicitudes 

  5. Automatizar la gestión a las familias que disponían de bono social por familia numerosa y jubilados de pensión mínima, ya que no se modifican las condiciones para obtener el 25% de descuento respecto al anterior bono social, dejando la solicitud como consumidor vulnerable severo a cargo del usuario, en caso de cumplir con los requisitos.

Para la administración pública

  1. Incrementar la difusión desde la administración pública el bono social a través de los centros de servicios sociales y medios de comunicación

  2. Fomentar la formación sobre contratos de energía a los colectivos vulnerables para favorecer que los potenciales beneficiarios del bono social tengan un contrato con PVPC y no en el mercado libre.

  3. Garantizar que las comercializadoras que ofrecen el PVPC admitan a trámite las solicitudes realizadas en los puntos de servicio físico de que disponen.



Más información:

El cuestionario “Quiero  Ahorrar” de Ni Un hogar sin Energía permite conocer si una persona puede beneficiarse del bono social y los trámites para solicitarlo. También da recomendaciones personalizadas para reducir la potencia, la tarifa más adecuada, hábitos de consumo eficiente de energía y medidas de micro eficiencia energética.

Comparte este artículo en redes:
Facebook icon
Twitter icon
LinkedIn icon