Prepago de energía eléctrica en viviendas sociales como herramienta para el consumo eficiente de la energía y control del gasto

Logo Nuevo copia

Según los últimos indicadores de la Estrategia Nacional de Pobreza Energética, un 16,7 % de los hogares españoles tienen un gasto energético desproporcionado (datos de 2019). El proyecto ReluCe tiene como objetivo general implementar un sistema piloto de prepago de energía eléctrica en viviendas sociales como herramienta fundamental para el consumo eficiente de la energía y control del gasto de las familias vulnerables. Otros objetivos del proyecto son la implantación de una medida de reducción de potencia como alternativa al corte de suministro y la mejora de la gestión de las ayudas de urgencia por parte de los servicios sociales. Las familias participantes obtendrán además otros beneficios como la optimización del contrato de suministro eléctrico, información sobre hábitos de consumo para favorecer un consumo consciente, o información sobre la evolución del gasto evitando así gastos inesperados a final del periodo de facturación.

El proyecto se ha llevado a cabo en Calatayud durante 2 años, en el que han participado 18 hogares durante el primer año y 16 durante el segundo. Las familias han sido clasificadas atendiendo a distintos parámetros:

  • Por criterios de derecho o no a percibir el bono social por criterios de renta: Vulnerables y No vulnerables.
  • Por perfil de familia: Personas que viven solas, familias constituidas solo por adultos, y familias con menores.
  • Por tipología de equipamiento eléctrico: Alta electrificación (utilizan suministro eléctrico para calefacción, agua caliente sanitaria, cocina y equipamiento eléctrico común), electrificación media (utilizan suministro eléctrico para agua caliente sanitaria, cocina y equipamiento eléctrico común), electrificación baja (utilizan suministro eléctrico para cocina y equipamiento eléctrico común) y electrificación muy baja (utilizan equipamiento eléctrico solamente para el equipamiento eléctrico común como iluminación, pequeño electrodoméstico….).

reluce1

Impulsores:

logos reluce

 

Fases y actividades del proyecto:

La operativa de funcionamiento del proyecto ha sido la siguiente:

  1. Se forma a los participantes en hábitos de consumo eficiente, tarifas y contratos de energía y sobre la operativa de ReluCe.
  2. Se realiza un cuestionario sobre aspectos sociales, económicos y técnicos de su vivienda para realizar una caracterización técnica y social de cada caso.
  3. Se realiza una optimización de contrato en base a las características de cada participante y donde se analiza la tarifa, la potencia contratada, los servicios contratados y la posibilidad de solicitar el bono social.
  4. Se calcula la cantidad de electricidad mensual con la que cada participante debería poder cubrir sus necesidades de electricidad haciendo un uso responsable de la misma. Además, se calcula la potencia mínima mensual a establecer en caso de agotamiento de saldo.
  5. Se monetiza esta energía eléctrica en función del contrato de cada participante, y se les envía vía SMS un mensaje proponiendo el ingreso de ese importe económico para saldo del mes.
  6. Se informa al usuario periódicamente vía SMS sobre su consumo eléctrico y el saldo disponible en euros, así como de los días estimados para los que el saldo podría cubrir el consumo eléctrico. El sistema alerta de la proximidad del final del saldo y también avisa en caso de detectar un elevado ritmo de consumo que conllevaría a no alcanzar el fin de mes.
  7. En el caso de que el usuario haya consumido su saldo, debe realizar una recarga para evitar la reducción de potencia como medida alternativa al corte de suministro. El consumo que se realice en periodos con potencia mínima reducida se descuenta del saldo de la siguiente recarga. Si, por el contrario, a final de mes han consumido menos del importe estimado, el saldo sobrante se acumula para el siguiente mes.
  8. En caso de que se realice una recarga de saldo por parte del usuario (antes o después de agotarse el saldo) se mantendría/restituiría el nivel de potencia contratada y se actualizaría el nivel de saldo disponible.

Durante los dos años de duración del proyecto se ha hecho un seguimiento pormenorizado de la evolución del consumo y gasto de las familias, enviándose un informe mensual con la información más relevante. Así, se les ha hecho conocedores de sus consumos y gasto eléctrico de forma periódica y se les ha asesorado y recomendado acciones sobre cómo mejorar sus hábitos de consumo.

Conclusiones:

Teniendo en cuenta los objetivos del proyecto, estas han sido las conclusiones:

El proyecto ReluCe como herramienta para el consumo eficiente:

  • El ahorro energético total de los participantes se ha situado en el 11% respecto a la situación previa al proyecto.
  • Las familias han necesitado más de un año para ir asumiendo las recomendaciones:
    • Se ha observado que durante el segundo año de proyecto se ha producido un ahorro energético respecto al año anterior igual al del primer año.
    • La adaptación a la precarga establecida ha sido mejor durante el segundo año. Las familias han pasado de consumir un 4% más que la precarga en el primer año, a un 5% menos durante el segundo.
  • La mayoría de las familias han mejorado la distribución del consumo entre punta y valle respecto a la situación anterior al proyecto, aunque la mejoría se produce fundamentalmente durante el primer año de proyecto.
  • Solo la mitad de los mensajes semanales informando del ritmo de consumo tiene un efecto positivo en el consumo eléctrico en los días posteriores. Durante el primer año el efecto positivo se observaba en el 55% de los SMS semanales, y en un 45% en el segundo año.
  • Las familias reaccionan mejor ante mensajes que les informan de que el ritmo de consumo es superior al esperado.
  • La mayoría de las familias afirman estar adoptando nuevos hábitos de consumo eficiente aprendidos gracias al proyecto ReluCe.

reluce 2

El proyecto ReluCe como herramienta para el control del gasto de las familias vulnerables.

  • A nivel global, los participantes se han adecuado exactamente a los importes fijados en las precargas.
  • El proyecto ReluCe ha conseguido reducir el importe de las facturas de electricidad a sus participantes un 36% si se compara el gasto de la segunda fase del proyecto con la situación anterior al proyecto.
  • Al finalizar el proyecto todas las familias excepto una tienen un contrato en mercado regulado y tarifa 2.0DHA. Algunas familias aceptaron el segundo año los cambios propuestos.
  • La mayoría de las familias afirman sentirse más tranquilas que antes, cuando no conocían cuánto estaban gastando.
  • La mayoría de las familias consideran que están gastando menos que el año anterior. Este porcentaje ha ido aumentando a lo largo de los dos años del proyecto.

reluce 3

La reducción de la potencia como alternativa al corte del suministro

A lo largo de los dos años de operativa del proyecto, se han realizado 15 reducciones de potencia, a 7 participantes diferente.

  • La incorporación de la domiciliación bancaria como forma de pago para las precargas de inicio de mes ha hecho disminuir las reducciones de potencia que se daban cuando la familia no realizaba el ingreso correspondiente a la precarga incial.
  • La reducción de la potencia es valorada positivamente como alternativa al corte de suministro.

El prepago como herramienta de mejora para la gestión de las ayudas de urgencia

Aunque no se ha podido poner en marcha la operativa en la que servicios sociales pague la precarga correspondiente al consumo, sí que se ha simulado en parte, ya el proyecto ReluCe ha pagado las precargas de iniciales de 6 meses (3 meses en cada fase del proyecto).

En este sentido sí que se observó un cambio de comportamiento durante el primer año de proyecto, en el que las familias consumieron más durante los meses en los que la precarga la asumía el proyecto que en los que tenían que pagarla ellos. Sin embargo, este comportamiento no se repitió en el segundo año. De hecho, el ahorro respecto a la precarga establecida fue mayor durante los meses en los que el proyecto asumió el pago que en aquellos en los que no.

  • Las familias de manera general, se han adaptado a la precarga calculada, consumiendo un 1% menos de electricidad de lo previsto.
  • Los meses en los que la precarga la ha realizado el proyecto, las familias se han adaptado exactamente a los valores calculados en la precarga.

En esta iniciativa participan:

Comparte este artículo en redes:
Facebook icon
Twitter icon
LinkedIn icon