Ana Etchenique: “La falta de tiempo para la planificación es la principal causa del desperdicio de alimentos”

Lunes 30 de Septiembre de 2019

Por ALICIA MAESTRE DUCAR

 

Ana Etchenique se incorporó en el año 2000 a la Confederación Española de Consumidores y Usuarios (CECU) como Adjunta a la Presidencia. Posteriormente, pasó a ser la Responsable de Relaciones Institucionales y desde 2008 es la vicepresidenta de la CECU.

La Confederación trabaja el consumo desde el prisma del Desarrollo Sostenible fomentando la reflexión en el consumidor. Por esa razón, se ha desarrollado la campaña ‘No al cubo’ impulsada por la CECU y el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, para informar y formar a la ciudadanía y, así, evitar el desperdicio alimentario. Tiene en cuenta cuatro aspectos fundamentales para evitar el despilfarro:

  1. Planificar la compra y el menú.
  2. Ahorrar.
  3. Aprovechar todos los alimentos.
  4. Fomentar el consumo responsable: cambiar nuestros hábitos para ajustarlos a nuestras necesidades.

Cada año se desperdician en Europa una media de 90 millones de toneladas de alimentos, de las cuales, un 42% es responsabilidad de los hogares.

 

 

¿Cuáles son los errores principales que cometemos al comprar y gestionar los alimentos en nuestros hogares? ¿Cómo podemos corregirlos?

En los presupuestos de las familias españolas la alimentación solo supone el 14%, frente al 50% de hace cincuenta años. El elemento que más condiciona este cambio es el papel de las mujeres en las familias; la mujer se ha incorporado al mundo laboral, siendo indispensable la aportación de su salario, prácticamente con la misma actividad de cuidados en el hogar. El resultado es la falta de tiempo para la planificación que es la principal causa del desperdicio de alimentos. Además, tenemos la subida en otros capítulos: hipotecas, alquileres, energía, ocio…

Las nuevas tecnologías y las redes sociales facilitan el trabajo de difusión de campañas como la  de ‘No al cubo’ pudiendo llegar a muchas más personas a la vez, pero ¿realmente somos conscientes de lo que suponen nuestras decisiones de compra?

No, el día a día nos impide “parar” para revisar y analizar las consecuencias de nuestra forma de consumir. Pero, sobre todo los hábitos de compra además de la falta de tiempo nos condicionan. Por otro lado, la información, tanto en medios tradicionales como en las nuevas redes llega de forma inconexa (cuando llega) y sin rigor ni garantías. Y lo peor es que muchas veces no se discrimina la información real de la falsa y de los bulos.

¿Se observa un cambio en los hábitos de consumo durante los últimos años? ¿Hay datos que afirmen que está habiendo menos desperdicio alimentario que hace, por ejemplo, 10 años?

No son datos relevantes. Hay una ligera mejoría, pero aún falta mucho. Sí que hay cambios, por ejemplo, con lo que queda en el plato en un restaurante, antes era impensable llevárnoslo en un recipiente.

¿Desde la Confederación de Consumidores y Usuarios (CECU) dónde creéis que reside el principal problema del desperdicio alimentario?

La falta de reflexión, la falta de información y el desconocimiento de la gravedad real de este hecho. ¡Si se pudiera ver gráficamente…! Sería interesante un viral en el que diferentes tipos de personas, al salir de una tienda, tiren directamente un tercio de lo que han comprado y, a lo mejor, visualizar simultáneamente el dinero que supone, o la energía desperdiciada, o el agua que cada vez es más escasa.

¿Por qué no hay normativas más severas frente al despilfarro de alimentos?

Por el mal uso de la democracia, falta de información sobre el impacto ambiental y social y económico de este comportamiento, por falta de voluntad política, por tener una visión muy estrecha de la responsabilidad en el consumo, por falta de sensibilidad, por no pensar…

 

 

 

 
Suscrbete y recibe toda la informacin de ECODES.