17 gracias y una reflexión final - Acabada la COP25, ECODES quiere compartir su valoración sobre la Cumbre

Martes 17 de Diciembre de 2019

17 gracias y una reflexión final

Acabada la COP25, ECODES quiere compartir su valoración sobre la Cumbre del Clima y la causa climática

Muchos análisis de la COP25 han puesto el acento en lo que en la Cumbre del Clima no hicieron algunos gobiernos. Lo compartimos casi en su totalidad pero hemos querido reflejar, en un enfoque más amplio, lo qué sí hicieron otros actores.  

  1. Gracias al Gobierno de España por ofrecerse a realizar la Cumbre del Clima, haciendo un enorme favor a la causa climática global, y al gobierno central, la Comunidad de Madrid y al Ayuntamiento de Madrid por coordinar talentos y recursos para que la COP25 se pudiera celebrar con éxito.
     
  2. Gracias a las personas de las Administraciones Públicas que, haciendo un derroche de generosidad increíble, dieron lo mejor de sí para que la COP25 fuera posible.
     
  3. Gracias al voluntariado de la COP25 y a todas las personas que han puesto voluntad tras voluntad para realizar lo improbable.
     
  4. Gracias a las fuerzas de seguridad, a los trabajadores y trabajadoras de los transportes públicos, al personal de bares y restaurantes… ¡Gracias Madrid!
     
  5. Gracias a los organizadores efectivos de la manifestación del 6D y de la Cumbre Social del Clima. Sin el empuje de la sociedad civil, no habrá aceleración climática.
     
  6. Gracias a todas las entidades públicas y privadas que diseñaron y realizaron en un tiempo muy breve actividades en la Zona Azul, la Zona Verde, Castellana Verde y en muchos lugares de Madrid.
     
  7. Gracias a todas las personas que participaron en un número enorme de actos para debatir cómo incrementar la ambición climática.
     
  8. Gracias a los 84 gobiernos nacionales que dieron un paso al frente y se comprometieron con una mayor ambición climática a pesar de la actuación obstruccionista de gobiernos muy significativos.
     
  9. Gracias a las decenas de regiones y centenares de ciudades que anunciaron compromisos de neutralidad climática señalando, como administraciones públicas pioneras, el camino para las miles de administraciones públicas que lo harán en los próximos años.
     
  10. Gracias a todas las empresas que han anunciado compromisos ambiciosos de reducción de emisiones y neutralidad climática señalando, como empresas pioneras, el camino para los millones de empresas que lo harán mañana.
     
  11. Gracias a los medios de comunicación que han aprovechado la COP25 para hacer un gran ejercicio de pedagogía social masiva. Seguro que muchos otros seguirán el camino que han marcado.
     
  12. Gracias a los centenares de centros educativos y a las entidades sociales de todo tipo que han desarrollado miles de iniciativas para construir una cultura compatible con una economía neutra en carbono. Imitarles será la norma en los próximos tiempos.
     
  13. Gracias a los científicos, profesionales e investigadores que están exponiendo ante las sociedad los diagnósticos incómodos y proponiendo alternativas para realizar la transición.
     
  14. Gracias a las entidades financieras, planes de pensiones, fondos de inversión… que están descarbonizando sus carteras y están creando un ambicioso ecosistema de productos financieros verdes para facilitar la transición hacia una economía neutra en carbono.
     
  15. Gracias a los millones de personas que, en todo el mundo, están cambiando su estilo de vida y sus hábitos de consumo y cambiando por tanto las tendencias de la economía global.
     
  16. Gracias a los pesimistas activos que no dejan de hacer lo que deben porque otros no hacen lo que deben.
     
  17. Gracias a los que no se “arrugan” por las probabilidades estadísticas de lograr el Programa Común de la Humanidad y persisten, con esperanza y determinación, en trabajar para construir el futuro que queremos.  
     

Y una reflexión final.

Algunos gobiernos - ¡no sus pueblos! - han vuelto a postergar en la COP25 las decisiones que debían adoptar y han ignorado la voz de la ciencia y las múltiples voces de la sociedad. Han desobedecido también el principal deber de un buen gobernante: preservar la seguridad de un buen futuro para su pueblo.

Pero la enorme comunidad mundial de hacedores por el clima, varios  de cuyos componentes hemos descrito líneas arriba, es imparable. Y es imparable porque  es  la mayor y más global movilización de talento, recursos y voluntad que se haya visto nunca en la historia de la humanidad. Y va a crecer y crecer.

Los gobernantes que ignoren  la voz y la acción de esta comunidad de portadores del sueño de una economía que haga las paces con la naturaleza tienen mucho pasado, bastante presente y muy poco futuro.

Por eso, ECODES, a pesar de que la COP25 no ha tomado las decisiones que debería, estamos esperanzados  para construir  la economía neutra en carbono y circular que necesitamos.

Construyámosla sin dilación ¡Es tiempo de actuar!

Más información sobre nuestras actvidades en la COP25

 

 


 

 
Suscrbete y recibe toda la informacin de ECODES.