Doce organizaciones y colectivos sociales europeos exigen que se limite la exposición de los ciudadanos a los disruptores endocrinos

Miércoles 11 de Mayo de 2011

Doce organizaciones medioambientales, de consumidores y sindicales europeas- ISTAS/CCOO, Greenpeace, el Buró Europeo de Medio Ambiente y la Fundación de Prevención del Cáncer, entre otros- exigen a la Comisión Europea, a los Estados miembros y a las instituciones europeas que adopten las medidas necesarias para evitar la exposición de los ciudadanos a los disruptores endocrinos.

            Los disruptores endocrinos se pueden encontrar, por ejemplo, en cosméticos y productos de higiene personal, protectores solares, envases, juguetes,  en el  trabajo, en los alimentos y en el agua. Son sustancias capaces de interferir en los procesos hormonales y provocar serios daños tanto en la naturaleza como en la salud humana: deterioro de la salud reproductiva (masculina y femenina), aumento de la incidencia de cánceres relacionados con trastornos hormonales y de las enfermedades cardiovasculares, obesidad, diabetes y problemas neurológicos como déficit de atención.

            El Instituto Sindical de Trabajo, Ambiente y Salud (ISTAS) de CCOO y el resto de organizaciones piden a las autoridades competentes europeas que actúen ya y, entre otras medidas, exigen que se acelere la aplicación de la norma REACH de control de sustancias químicas para evitar la exposición a disruptores endocrinos.

            El uso de estas sustancias debe estar sujeto a restricciones o autorizaciones y se deben eliminar sin demora cuando existan alternativas, si  pueden entrar en contacto con el medio ambiente o con la población y cuando afecten a los sectores más vulnerables: bebés,  niños,  mujeres en edad fértil y embarazadas.

            Para CCOO y el resto de organizaciones, la lista SIN 2.0 de sustancias altamente tóxicas es un buen punto de partida para identificar aquellas que requieren un control prioritario bajo la legislación REACH. Esta lista, presentada el pasado 3 de mayo en Bruselas, ha sido elaborada por la organización sueca ChemSec en colaboración con otras organizaciones no gubernamentales de toda Europa, entre las que se encuentra ISTAS.

            La lista SIN 2.0 identifica 22 sustancias altamente preocupantes identificadas únicamente por sus propiedades de alteración endocrina, entre las que destacan los ftalatos, utilizados para ablandar plásticos; los parabenes, usados como conservantes en muchos productos cosméticos y de cuidado personal; filtros ultravioletas utilizados en los protectores solares; o el bisfenol A (BPA), que se emplea en el envasado de alimentos. Los disruptores endocrinos también se encuentran en las tintas de impresión, pinturas, gasolina o conservantes de madera, entre otros.

            CCOO ha solicitado reiteradamente a la Dirección General de Salud Pública y Sanidad del Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad que adopte medidas para evitar la exposición de los trabajadores y de la población.

 

Más información:
 

 
 

Video de ISTAS sobre disruptores endocrinos (bisfenol A) 



 

 
Suscrbete y recibe toda la informacin de ECODES.