Las ONG dudan de la política de agua del Gobierno

Jueves 03 de Junio de 2010

Tras las manifestaciones de este fin de semana en varias cuencas hidrográficas, el Gobierno ya no puede ignorar la abrumadora petición de “agua para los ríos” por parte de la sociedad civil. Las principales ONG ecologistas estatales, Ecologistas en Acción, Greenpeace, SEO/BirdLife, y WWF, han apoyado estas protestas convocadas por más de 500 colectivos de toda España.

Fuente: WWF

Madrid, Barcelona y Valencia (Sueca) han sido testigos este fin de semana de diversos actos, como jornadas técnicas, concentraciones y manifestaciones organizadas por las plataformas ciudadanas en apoyo de los ríos y humedales de las cuencas del Tajo, Ebro y Júcar.

Con lemas como " El río es vida” y "Agua para el río”, en Barcelona se congregaron 4.000 personas de 120 entidades catalanas y del resto de la cuenca del Ebro. Esta manifestación es el principio de una lucha por la conservación de los caudales del Ebro, sus afluentes y otros ríos catalanes, que culminará en la Comisión Europea en los próximos meses. La Plataforma en Defensa de l'Ebre, como entidad organizadora, exige que el Gobierno español cumpla la Directiva Marco del Agua (DMA, año 2.000) de la Unión Europea. También demanda que fije en los planes hidrológicos de cuenca los caudales suficientes para los ríos españoles y, en especial, para el Ter, Segre y Ebro. De no ser así, existiría un grave peligro de sobreexplotación y afección sobre las aguas y su calidad.

En el Delta del Ebro, la “Comissió per la Sostenibilitat del Delta del Ebre” fijó que el caudal tendría que ser como mínimo de 170 m3, pero se sitúa en 80 m3/s en el plan de la cuenca del Ebro. Esta falta de agua dulce y sedimentos en el Delta aumentará su salinidad, poniendo en peligro especies acuáticas, y afectará a sus actividades económicas, como las pesquerías y el cultivo del arroz.

En Valencia (Sueca), 1.200 personas se manifestaron para exigir a los políticos nacionales y autonómicos (Gobiernos Central, de Castilla-La Mancha y de la Generalitat Valenciana) que dejen las disputas y la demagogia en torno al agua y redacten un plan de cuenca que ponga fin a la degradación del río Júcar y cumpla con la DMA. Xúquer Viu, precursora de la protesta, estuvo apoyada por 24 ayuntamientos, gobernados por partidos de distinto signo político y otras 104 organizaciones. Con esta protesta, quedó patente que el mayor retraso de toda España lo sufre la el Plan de Cuenca del Júcar, que presenta 19 masas de agua sobreexplotadas, entre ellas, los acuíferos de la Mancha Oriental, los del Vinalopó, el de Villena-Beneixama o el de La Plana-Vinaròs. Los defensores del río mostraron su oposición a que el trasvase Júcar-Vinalopó sirva para los macroproyectos urbanísticos levantados en el sur de la Comunidad Valenciana. Según la Plataforma, el río Júcar y La Albufera de Valencia "continúan sin tener fijados caudales ecológicos que garanticen su viabilidad ecológica y muchos pueblos de la Ribera Alta y Baja del Júcar siguen bebiendo agua con altas concentraciones de nitratos, provenientes de los cultivos sobre el acuífero de la Plana Sur de Valencia”.

En el caso de Madrid, la Red Ciudadana por una Nueva Cultura del Agua en el Tajo organizó el pasado viernes una concentración frente al Ministerio de Medio Ambiente, y Medio Rural y Marino, En este acto, que estuvo apoyado por más de 70 organizaciones, se entregó a la ministra Elena Espinosa una carta con un decálogo de peticiones para el plan de cuenca del Tajo.

El sábado y domingo la Red organizó unas jornadas técnicas sobre los problemas del Tajo en las que se expusieron como temas principales la contaminación del agua y la falta de caudales ecológicos suficientes. Además, se analizó cómo estos problemas son el resultado de los trasvases al Levante, el alto consumo del regadío en la propia cuenca y consecuencia de la mala gestión hidroeléctrica de los embalses.

Ecologistas en Acción, Greenpeace, SEO/BirdLife, y WWF consideran que la responsabilidad de cumplir la DMA es de muchas administraciones, tanto a nivel estatal como autónomo y municipal. En este sentido, recuerdan que siguen existiendo graves carencias en materia de agricultura, urbanismo, energía, industria, depuración, conservación de la naturaleza y gestión del agua.

Las ONG piden que todas las administraciones públicas cumplan con la legislación europea y se pongan a trabajar juntas. Sólo de este modo se conseguirá proteger el medio ambiente y evitar multas multimillonarias que finalmente pagarán los ciudadanos.
 

 
Suscrbete y recibe toda la informacin de ECODES.