Observatorio DKV Salud y Medio Ambiente 2013

El Observatorio DKV Salud y Medio Ambiente aborda iniciativas sobre la energía, consumo responsable, movilidad o alimentación.
 
Bajo el título “Una guía para una vida más saludable y sostenible”, el documento hace un repaso a distintas iniciativas colectivas orientadas a minimizar el impacto ecológico de la actividad diaria de las personas  y las familias.
 
El Observatorio, concebido como una herramienta de reflexión y análisis sobre el medio ambiente y la salud,  evoluciona así de la práctica de opciones de vida responsable (hábitos saludables, consumo responsable, ahorro de recursos, reciclado, etc.) que se puede tomar a título individual, para mostrar opciones colectivas.
 
El observatorio DKV de Salud y Medio Ambiente 2013 propone un amplio conjunto de prácticas e iniciativas que integran tres ámbitos. Son saludables, porque mejoran la salud de las personas y las comunidades. Son sostenibles, porque cuidan y mejoran el planeta. Y son innovadoras socialmente, porque proporcionan soluciones novedosas a problemas, desafíos o necesidades sociales, de salud y ambientales que resultan más eficaces, eficientes, sostenibles y justas que las existentes y en la cuales el valor creado beneficia principalmente a la sociedad en su conjunto y no a individuos concretos (según la definición de Phills, 2008). Por eso, a estas iniciativas de innovación social saludables y sostenibles las hemos llamado abreviada y visualmente IS. Son buenas para nosotros y son buenas para el planeta.
 
Y lo hacen yendo más allá de los necesarios cambios de comportamiento individuales hasta llegar a las iniciativas colectivas: las iniciativas abordadas desde lo colectivo tienen más fuerza transformadora, animan y motivan más a las personas, hacen los cambios de comportamiento más consistentes y duraderos, crean contextos sociales favorables a desarrollar esos hábitos saludables y sostenibles y favorecen su aprendizaje social y su generalización desde los grupos sociales pioneros hacia toda la sociedad.
 
El documento se estructura en bloques temáticos. En el segundo de energía, cambio climático y huella de carbono se abordan temas como la pobreza energética, una nueva visión, los mercados voluntarios de carbono, que permiten el cálculo, reducción y compensación de emisiones de CO2, el programa Hogares Verdes, el cual facilita el cambio y la sostenibilidad desde el hogar, el movimiento en transición, alternativa de base que se prepara para un mundo marcado por el pico del petróleo y el cambio climático, o las relaciones entre una dieta más saludable y que a la vez genere menos gases de efecto invernadero.
 
El tercer bloque trata de movilidad sostenible. Tras realizar un análisis de la poco sostenible y saludable que resultan la movilidad actual basada en el vehículo privado, plantea alternativas saludables como caminar y sus beneficios para la salud y el entorno, los caminos escolares, que intentan recuperar la perdida autonomía infantil en la ciudad, los beneficios para la salud y el medio ambiente de la bicicleta y los sistemas de bicicleta compartida o las nuevas fórmulas de coche compartido que ya están funcionando.
 
El cuarto bloque aborda un tema de plena actualidad y que está apareciendo en los medios con gran profusión en los últimos tiempos, el consumo colaborativo, explicando su filosofía y fundamento de compartir bienes en vez de poseerlos, y abordando iniciativas como el trueque e intercambio, los grupos y cooperativas de consumo, iniciativas de grupos de ciudadanos a la búsqueda de productores y productos cercanos, de temporada y ecológicos, los bancos de tiempo, que ponen a las personas en el centro de la vida en vez de al dinero, los diferentes movimientos Slow, que permiten tomar el control de nuestro tiempo y el del planeta, y las monedas complementarias sociales, instrumentos económicos alternativos de algunas comunidades.
 
El quinto bloque hace una muy breve revisión de algunos aspectos de alimentación, salud y medio ambiente recordando la importancia de los compuestos tóxicos persistentes, nuestra auténtica contaminación interior, y corrientes como la agricultura y ganadería ecológica y la restauración colectiva sostenible como iniciativas para una alimentación más saludable y sostenible.
 
El sexto y último bloque trata sobre economía, empleo y compras verdes. Se repasan el concepto de economía verde, y la necesaria transición de una economía marrón a una verde, el de economía solidaria y social, una economía que piensa en algo más que en el dinero, las compras verdes, como mecanismo de mercado para promover los productos más amigables con el medio ambiente y la salud, el importante instrumento que puede ser el ecoetiquetado, y algunos apuntes finales acerca del emprendimiento verde, seguramente, en un panorama económico complicado, una opción interesante para muchos emprendedores.
 
 

 

 
Comentarios y reacciones