Teófilo Martín Sáez reivindica las ciudades sostenibles, saludables e igualitarias

Habitamos en ciudades que consumen grandes cantidades de energía, agua, materiales, alimentos… Además, son generadoras de residuos y contaminación, emitiendo entre el 70 y 80% de los gases de efecto invernadero, responsables del calentamiento global.

Al mismo tiempo, asistimos a una revolución tecnológica que está cambiando nuestra forma de comunicarnos, consumir, trabajar y vivir, con importantes consecuencias sobre la ciudad, el espacio público, el comercio, las oficinas y las propias viviendas.

Por otro lado, vivimos una grave crisis social y económica, que la pandemia ha agudizado por las graves consecuencias sobre la salud, pero que ya eran evidentes con anterioridad: crecimiento de la desigualdad, precariedad laboral, emergencia habitacional...

Para poder revertir esta situación tienen que producirse grandes cambios, algunos ya en marcha, y también tenemos que modificar nuestras conductas para acelerar las transformaciones necesarias.

Tenemos que modificar la manera de movernos en la ciudad: caminando, utilizando bicicletas y/o transporte público. En el momento en que los coches desaparecen llega la vida y el aire limpio a las calles, disminuye el ruido y la contaminación. Anne Hidalgo, alcaldesa de París, habla de “la ciudad de los 15 minutos” con servicios descentralizados por barrios donde la movilidad se reduce.

Tenemos que fortalecer el comercio local. AMAZON no pagó ni un euro de impuestos en el 2020 en la Unión Europea, habiendo vendido unos 44.000 millones de euros.

Tenemos que comer más saludable con productos de proximidad, kilómetro 0 y de temporada, reduciendo el consumo de carne por su contribución al calentamiento global.

Nuestros edificios tienen que consumir menos energía. La que consuman ha de ser renovable, bien producida por nosotros cuando sea posible -autoconsumo- o contratando empresas suministradoras que garanticen que el suministro es 100% sostenible.

Tenemos que reducir el uso de plásticos y reciclar los residuos que producimos, intentando minimizarlos al máximo. Zaragoza es entre las grandes ciudades españolas la que más recicla, llegando al 50% de los residuos.

Tenemos que ser protagonistas del cambio a través de nuestra acción cotidiana y en la medida de nuestras posibilidades. Cada vez que dejamos el coche en el garaje, caminamos, compramos en comercios próximos y evitamos usar plásticos, estamos contribuyendo a mejorar la ciudad.

No sabemos cómo será la ciudad del futuro, pero necesitamos un nuevo equilibrio entre la ciudad y su territorio ya que ambos se necesitan para sobrevivir. La bienal de arquitectura de Venecia recientemente inaugurada tiene como lema ¿Cómo viviremos juntos?. El arquitecto libanés Hashim Sarkis, comisario de esta cita, dice: “las epidemias siempre han sido una oportunidad para acelerar medidas de planificación urbana destinadas a mejorar la salud de la gente”. Tenemos derecho a ciudades sostenibles, saludables e igualitarias.

Los desafíos son enormes y están englobados en los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible que Naciones Unidas estableció en su Agenda 2030. Tenemos que conocerlos, divulgarlos y ponerlos en práctica. Es el mayor reto para mejorar las condiciones de vida de las personas en las ciudades.

Tenemos 10 años para intentar aproximarnos a estos objetivos. Pensar en el futuro nos hace personas más responsables. La tarea es enorme y estimulante. No podemos perder mucho tiempo. Nuestra participación es imprescindible.

Teófilo Martín Sáenz

Consejero de ECODES

Comparte este artículo en redes:
Facebook icon
Twitter icon
LinkedIn icon