300 millones de abonos mensuales de transporte público o 194 millones de descuento en bicicletas podrían ser buenas opciones en vez de rebajar los impuestos del combustible, según un nuevo estudio de Clean Cities.

25 de mayo de 2022

  • Los gobiernos europeos ya han destinado 16.000 millones de euros para recortes de impuestos en el combustible (descuentos directos en gasolineras).
  • Por el mismo coste, se podrían financiar 194 millones de bicicletas con descuento, 300 millones de abonos mensuales de transporte público, 5.300 millones de viajes en bicicleta de uso público o 4.200 millones de viajes en patinetes eléctricos.
  • A diferencia de los recortes de impuestos a los combustibles, estas medidas reducen efectivamente el consumo de petróleo al tiempo que brindan alternativas de transporte asequibles y respetuosas con el clima.

RESUMEN EJECUTIVO

La guerra en Ucrania ha puesto de manifiesto la dependencia de Europa de las importaciones de combustibles fósiles y ha llevado los precios de los carburantes al nivel más alto de la última década. Como reacción a esta escalada de precios, muchos gobiernos europeos adoptaron reducciones de precios en el surtidor para suavizar el impacto en los ciudadanos. 18 de los 27 gobiernos de la UE han adoptado estas medidas, con un coste total de casi 16.000 millones de euros que podrían aumentar aún más si estas políticas se prolongan o se mantienen de forma permanente.

Sin embargo, estas subvenciones adicionales a los combustibles fósiles no son la política adecuada, ya que son caras para los contribuyentes y además aumentan el consumo de combustible. Además, se inclinan socialmente hacia los conductores de automóviles más ricos y, al aumentar el consumo de combustible, dañan el clima y contribuyen a la contaminación atmosférica del aire, perjudicial para la salud de la ciudadania. Existen mejores alternativas que deberían aplicarse para ayudar a los ciudadanos al tiempo que se reduce rápidamente la dependencia del continente de los combustibles fósiles y dificulta que Rusia financie la guerra con los ingresos provenientes de la venta de petróleo a los paises comunitarios.

Este informe muestra que, con un coste equivalente para los contribuyentes, los gobiernos de la UE pueden ofrecer las siguientes alternativas de ayuda a los ciudadanos, concentrando sus esfuerzos en garantizar y fomentar un transporte limpio. Los princiales puntos clave son:

  • Hasta 194 millones de bicicletas podrían venderse con el tipo de IVA reducido. El equivalente a la población total de Francia, Alemania, Irlanda y Polonia juntos.
  • Podrían distribuirse hasta 302 millones de abonos de transporte público, lo que significa que 2 de cada 3 ciudadanos de la UE podrían viajar gratis durante un mes.
  • Hasta 2.200 millones de viajes en coche compartido, lo que equivale a 23 viajes por cada ciudadano de la UE en riesgo de pobreza o exclusión social.
  • Se pueden financiar hasta 5.300 millones de viajes gratuitos en bicicletas compartidas, lo que equivale a 56 viajes gratuitos para cada ciudadano de la UE en riesgo de pobreza o exclusión social.

Los gobiernos y las ciudades deben revertir los recortes de impuestos sobre el combustible o sustituirlos por estas ofertas alternativas, y adoptar políticas complementarias para frenar la demanda de petróleo, como los días sin coche, el teletrabajo y las nuevas infraestructuras de movilidad activa. Paralelamente, la UE debería adoptar una estrategia para apoyar a los Estados miembro que buscan hacer frente a los altos precios del combustible.

Estudio [EN]

Logo CleanCities ECODES

Más información:

Cristian Quílez
Responsable de Proyectos | Project Manager
Área de Políticas Públicas y Gobernanza Climática
cristian.quilez@ecodes.org

 

Comparte este artículo en redes:
Facebook icon
Twitter icon
LinkedIn icon