Ambas entidades han presentado un informe que examina la implicación del sector privado en el camino hacia la neutralidad en carbono

ECODES y la Red Española del Pacto Mundial han presentado el Anuario 2020 - Acción Climática Empresarial en España . Se trata de un informe que, bajo el subtítulo El sector privado en España bajo hacia una economía verde, descarbonizada, inclusiva y resiliente , analiza la ambición, compromiso y presencia de empresas españolas en las principales iniciativas nacionales e internacionales vinculadas con la acción climática.

La principal conclusión: existe un claro interés del tejido empresarial español por esta temática, si bien todavía en una fase inicial, aunque en crecimiento y focalizado principalmente en grandes corporaciones. En este sentido, destaca el hecho de que las pymes prácticamente sólo participan en acciones nacionales, lo que evidencia la dificultad del acceso a las internacionales.

La presentación, celebrada en formato virtual debido a la situación sanitaria, ha sido inaugurada por Víctor Viñuales, director general de ECODES, y Clara Arpa, presidenta de la Red Española del Pacto Mundial, quienes han hecho un llamamiento urgente a las empresas españolas para que se unan a la transición hacia una economía descarbonizada. En este sentido, Víctor Viñuales ha señalado que “en nuestro país estamos emitiendo en torno a unos 323 millones de toneladas equivalentes de carbono, lo que supone unas 7 per cápita. En un mundo sostenible, tendríamos que emitir en torno a 1,7. Por tanto, estamos ante un desafío enorme en el que la acción del sector privado es imprescindible. Es necesario aumentar la ambición climática y que cada uno aceptemos nuestra cuota parte de sostenibilidad. Las empresas que así lo hacen son las que tienen más futuro porque se resguardan frente a cambios regulatorios, pueden tener mayor favor de inversores y consumidores, podrán optar a más contratos públicos, podrán beneficiarse de fondos europeos y retendrán y capturarán mejor talento”.

Por su parte, Clara Arpa ha destacado que “esta Década de Acción que comienza debe ser la fecha en que las empresas pasan a la acción en materia medioambiental. Hacerlo les hará ser más resilientes ante futuras crisis, les ofrecerá importantes oportunidades de negocio como las ligadas a la transición ecológica, a las energías renovables y a la eficiencia energética; y más importante, les permitirá seguir desarrollando sus operaciones en un futuro próximo. En este sentido, debemos tener en cuenta que, sin las empresas, la crisis climática no tiene solución y éstas solo podrán prosperar en escenarios prósperos. Por lo tanto, las empresas deben iniciar un cambio sistémico hacia una economía baja en carbono; nuestro único futuro depende de hacer realidad esta visión”.

Por otro lado, María Mendiluce, CEO de la plataforma We Mean Business, ha participado a través de un mensaje grabado. En él, ha aludido a que la carrera hacia las cero emisiones está en marcha y va muy rápido. “Las compañías que tienen inversiones medioambientales, sociales y una buena gobernanza están teniendo un mejor resultado. Inversores instruccionales están diciendo que no van a invertir en combustibles fósiles. Desde Climate Action + se está pidiendo a las 100 compañías responsables de 2/3 de las emisiones globales que actúen por el clima. Los consumidores demandan opciones sostenibles y la tecnología posibilita ya que esto sea factible. Incluso en sectores en los que es más complicado, como la aviación, el acero o el cemento”, ha explicado al tiempo que ha animado a las empresas españolas a que eleven su grado de ambición.

Además, la sesión ha sido clausurada por Hugo Morán, Secretario de Estado de Medio Ambiente. En su intervención, ha destacado que “el sector privado y la colaboración público-privada tienen un papel crucial en la aceleración de un modelo verde e inclusivo. Los líderes empresariales con visión de futuro pueden movilizar recursos, innovación y acción para converger con la acción de los gobiernos, atendiendo a una demanda ciudadana que se hace eco, a su vez, de la voz de la ciencia. La transición ecológica es el único camino para conseguir un modelo económico descarbonizado y resiliente, capaz de gestionar y de afrontar los riesgos ambientales y climáticos con la mirada puesta en el futuro. De hecho, el Pacto Verde Europeo se ha convertido en la estrategia de recuperación tras la pandemia”.

Iniciativas internacionales

El poder de las empresas para liderar el cambio a partir de la innovación hace que tengan un rol esencial en la lucha contra el cambio climático. Uno de los indicadores de su implicación es su presencia en movimientos internacionales, por lo que el documento recoge las iniciativas globales que mejor acogida están teniendo en nuestro país. Estas han sido desgranadas por Leo Gutson, director de proyectos de ECODES, y Javier Molero, director de proyectos y Agenda 2030 de la Red Española del Pacto Mundial.

La mayoría de ellas (5), se enmarcan en la plataforma We Mean Business , que busca trasladar las políticas de lucha contra el cambio climático a acciones que favorezcan la transición hacia una economía baja en carbono. Se trata de la propuesta con mayor proyección. De hecho, más de 1.300 empresas en el mundo se han sumado a la plataforma, incluyendo 36 empresas españolas.

Su capacidad de atracción se basa en diferentes iniciativas, siendo Science Based Targets (SBTi - Objetivos Basados en Ciencia) la más extendida. Basándose en la ciencia del clima y en datos, guía a las empresas para fijar objetivos alineados con la meta de impedir que la temperatura media global sobrepase en 2ºC la de la era pre-industrial y mantener el incremento en un máximo de 1,5ºC. Poco a poco, esta iniciativa está penetrando en el tejido empresarial español, y ya se empieza a ver el despegue: en 2017 tan sólo una empresa española había conseguido establecer sus objetivos basados en ciencia; en la actualidad, ya son 12 las que tienen sus objetivos aprobados y 17 más están en camino de conseguirlo. En el panorama global, en octubre de este año se traspasó la cifra de 1.000 empresas comprometidas a establecer sus SBTi en todo el mundo.

También bajo la iniciativa empresarial global We Mean Business se enmarca RE100 , que reúne a aquellas compañías que sólo consumen energía procedente de fuentes renovables. En 2019, alrededor de 160 empresas se habían comprometido con esta causa en todo el mundo. Actualmente son ya 261, lo que supone un incremento del 63%. Sin embargo, en nuestro país no ha logrado una amplia adhesión y sólo 5 corporaciones –una más que el año pasado y principalmente del sector financiero– forman parte de RE100.

La fijación de un precio interno a las emisiones de carbono, acción impulsada por Internal Carbon Price , busca generar incentivos económicos que ayuden a las empresas a gestionar su riesgo climático, ya que se cierra un precio objetivo que es asumido por la empresa como un coste. Actualmente y a nivel global, 77 compañías han reconocido las ventajas de integrar esta estrategia en sus operaciones. En España sólo 7 empresas se han unido a esta iniciativa, principalmente del sector de infraestructuras y energía y electricidad.

Por otro lado, el fomento de la movilidad eléctrica se ha revelado como un factor crucial para frenar el cambio climático. La iniciativa EV100 reúne a aquellas compañías que se ha sumado a esta causa, con el objetivo de que el transporte eléctrico se convierta en la nueva normalidad para el 2030. Dado que las empresas poseen más de la mitad de los vehículos de nueva matriculación, resulta crucial que la acción empresarial lidere este cambio. Sin embargo, hasta el momento sólo una corporación española se ha adherido a esta meta.

La última de las iniciativas enmarcadas en We Mean Business que tiene presencia en nuestro país es Commit to responsible corporate engagement in climate policy , que ayuda a las empresas en el establecimiento de su compromiso climático de forma transparente y eficaz. Por el momento, 128 empresas de todo el mundo se han sumado a este compromiso, siendo 11 de ellas españolas (las mismas que en 2019).

Otras de las iniciativas que suscita interés entre las empresas españolas es Business Ambition for 1.5ºC , impulsada por el Pacto Mundial de Naciones Unidas, entre otros actores internacionales, en 2019. En línea con SBTi, busca el compromiso de las empresas para establecer objetivos alineados con la limitación del aumento de la temperatura global a 1,5°C. Más de 300 empresas se han comprometido ya con esta iniciativa, incluyendo 19 españolas.

La encuesta realizada anualmente por CDP goza, igualmente, de popularidad en España, donde en 2019 la cifra de participación se mantuvo en 49 empresas por tercer año consecutivo. En este sentido, cabe recordar que en este ranking las compañías son evaluadas en 4 niveles: la divulgación, que examina la integridad de las respuestas de la empresa (nota D); la concienciación, que valora la evaluación de los problemas, riesgos e impactos ambientales en relación con el negocio (nota C); la gestión, que mide medidas, políticas y estrategias para abordar cuestiones medioambientales (nota B); y el liderazgo, que busca en las empresas la implantación de las mejores prácticas en materia de gestión ambiental (nota A). Aquí cabe destacar que un total de 7 empresas nacionales han sido calificadas con una A, lo que supone 3 más que en 2018. En total, 937 empresas europeas participaron en la encuesta CDP - Cambio climático 2019, un 10% más que en la edición anterior.

Por otro lado, el documento de ECODES y la Red Española del Pacto Mundial también recoge aquellas campañas que han fijado su mirada en un futuro más inmediato. Aquí destaca Race to Zero , que quiere impulsar el cambio hacia una economía descarbonizada antes de la COP26, que se celebrará en noviembre de 2021 en Glasgow (Reino Unido). La campaña moviliza a la coalición “Cero Neto”, que representa a más de 450 ciudades, 22 regiones, más de 1.100 negocios, 45 de los mayores inversores institucionales y más de 550 universidades. En conjunto, estos actores representan casi el 25% de las emisiones de CO2 y más del 50% del PIB a nivel mundial.

En esta misma línea, la declaración Uniting business and governments to Recover Better hace un llamamiento para que los gobiernos de todo el mundo alineen sus planes de recuperación tras la COVID-19 con el objetivo de alcanzar cero emisiones netas antes de 2050. Hasta el momento, 177 empresas en todo el mundo se han adherido a esta campaña, entre ellas 11 españolas.

Tres iniciativas nacionales

Ya en el ámbito nacional, el Anuario 2020 destaca la Comunidad #Por El Clima , la plataforma multiactor que incide en la acción climática de todos los actores de la economía. Reúne a más de 1.500 empresas, más de 200 administraciones públicas, 590 entidades sociales y más de 15.000 personas.

La Comunidad busca impulsar y acelerar la acción climática en todos los actores de nuestra sociedad, lanzando distintas iniciativas. Entre las dirigidas a empresas, el informe se detiene en la Plataforma Española de Acción Climática , que responde a la necesidad de establecer un marco estable de colaboración que acelere la acción climática alineadas con los acuerdos globales. Del mismo modo, también se hace eco de los 101 ejemplos empresariales de acciones #PorElClima , que visibiliza las acciones más inspiradoras y vanguardistas de las empresas españolas para frenar el colapso climático y ambiental, abordar las desigualdades sociales, generar oportunidades de crecimiento y mejorar nuestra resiliencia.

En esta iniciativa participan:

Comparte este artículo en redes:
Facebook icon
Twitter icon
LinkedIn icon