La pandemia no puede invisibilizar la emergencia climática, por lo que hemos intensificado nuestra actividad en este ámbito

Nos encontramos en una situación de emergencia climática que amenaza a los ecosistemas mundiales, comprometiendo el futuro y el bienestar de toda la población. Una realidad que, debido a las crisis sanitaria, social y económica causadas por la covid-19, corre el riesgo de pasar a un segundo plano. Sin embargo, el cambio climático es el problema ambiental más grave al que se enfrenta la humanidad.

Por ello, 2020 ha sido un año de intensa actividad en este ámbito.

  • Hemos avanzado en el impulso de las finanzas sostenibles realizado, por ejemplo, la evaluación del bono verde del BBVA o valorando los riesgos climáticos de la cartera de diferentes entidades.
  • Seguimos ayudando a empresas, organizaciones y personas a calcular su huella climática y a compensarla. A través del programa CeroCO2, este año se han compensado más de 20.000 toneladas de carbono.
Comparte este artículo en redes:
Facebook icon
Twitter icon
LinkedIn icon