Un estudio sobre el sistema de compensación de la ONU (Corsia), encargado por la Comisión Europea de acuerdo con un requisito en la normativa de la UE, ha encontrado defectos importantes en el sistema, poniendo en duda que pueda ser compatible con el Pacto Verde Europeo.

18 de marzo de 2021.- Un acuerdo global diseñado para abordar las emisiones de las aerolíneas podría en realidad socavar los esfuerzos climáticos europeos, de acuerdo con un estudio de la UE obtenido por Transport & Environment (T&E)[1] El acuerdo Corsia, bajo el cual las aerolíneas pueden pagar para compensar el aumento de la contaminación de carbono, probablemente será incapaz de “alterar materialmente” el impacto climático del transporte aéreo, de acuerdo con el estudio. T&E, Ecologistas en Acción y ECODES señalan que la UE no puede depender de este sistema de compensación de la ONU ineficaz y debe reintegrar las emisiones de vuelos que entren y salgan de Europa en su mercado del carbono (ETS).

El ETS EU actualmente incluye todos los vuelos dentro del Área Económica Europea pero no aquellos que entran y salen de la región. Este próximo mes de junio la Comisión Europea, que ha retrasado la publicación del análisis, dirá como cree que el acuerdo de la ONU debe aplicarse a los vuelos europeos.

El estudio de la UE encuentra lo siguiente:

  • Regular la contaminación de las aerolíneas en la UE únicamente con Corsia es la peor opción. “Esta opción está asociada con el mayor aumento de emisiones globales de CO2 netas en aviación” (p.26)
  • Corsia “pone en riesgo la capacidad de alcanzar emisiones netas de carbono cero a mediados de siglo” si sustituye a las regulaciones climáticas existentes en la UE (p.17)
  • Es cuestionable que los sistemas de compensación de emisiones de carbono realmente conduzcan a una reducción de emisiones. “Ninguno” de los programas de compensación aprobados cumple todos los criterios necesarios (p.18)
  • Siendo inferiores a 1€, los sistemas de compensación de emisiones de carbono serán demasiado baratos para disuadir a las aerolíneas de incrementar sus emisiones[2]. El exceso de oferta se debe en parte al debilitamiento de las normas de Corsia tras la presión de la industria aérea el pasado año (p.20)
  • Es poco probable que estas cuestiones se resuelvan. Por ejemplo, la calidad de las compensaciones no mejorará, “el ámbito para alcanzar una reducción de emisiones acreditadas de alta calidad disminuirá.” (p.48)

Jo Dardenne, responsable de aviación en T&E, señala que: “Hemos desperdiciado casi una década al idear un plan de CO2 para aerolíneas que ha resultado ser malo para el clima. Las aerolíneas pagan menos de un euro para comprar compensaciones de carbono que no funcionan. El estudio está advirtiendo a la UE de que debe retomar la responsabilidad a la hora de abordar la contaminación en los vuelos europeos.”

La UE debe reintegrar las emisiones de vuelos que partan de aeropuertos europeos ahora que el procedimiento de la ONU ha dado lugar a un plan de CO2 irremediablemente débil” señala Pablo Muñoz, coordinador de aviación de Ecologistas en Acción.

En 2013 el bloque comunitario intentó añadir la aviación internacional al ETS pero las presiones de la industria implicaron la exclusión de vuelos entre países de la UE y países externos a la UE para “crear espacio” para Corsia.

Mónica Vidal, directora de políticas públicas y gobernanza climática de ECODES, concluye que “Europa debería olvidarse de depender de la ONU para abordar adecuadamente las emisiones de las aerolíneas. Un mercado del carbono de la UE reformado y una normativa ambiciosa de combustibles avanzados sostenibles para la aviación impulsará el camino hacia las cero emisiones.

FIN

Notas para editores:

[1] El estudio inédito de la UE fue obtenido por T&E a través de una solicitud de ‘acceso al documento’.

[2] El estudio muestra que la mayoría de los créditos elegibles para Corsia están cotizándose por precios inferiores a 1€ (página 144).

Notas de redacción:

El estudio encuentra además que hay pocas posibilidades de que se resuelvan estos problemas. Por ejemplo, las compensaciones de calidad serán incluso difíciles de encontrar, ya que los estados las reservan para sus propios esfuerzos domésticos1. Y el estudio es muy crítico con cómo opera la agencia de la ONU que administra el esquema, acusándola de retener información2 y tergiversar los posibles ahorros de emisiones3.

1 “A medida que el Acuerdo de París pide a todos los países que amplíen y aceleren sus esfuerzos de mitigación climática con el tiempo, el alcance para lograr reducciones de emisiones acreditadas de alta calidad disminuirá "- página 48.

2 "La secretaría de la OACI no ha publicado las diferencias presentadas, lo que limita la transparencia con respecto a dichas diferencias a terceros". - página 55.

3 "Esto significa que estimar la cobertura global del esquema de acuerdo con métricas proxy como la participación de las emisiones de los Estados que parten vuelos o de los RTK de registrados […] Es probable que las compañías aéreas sobreestimen la cobertura real ". - página 54

Resumen ejecutivo del informe [ES]

Informe completo [EN]

Más información:

Jo Dardenne
Responsable de Aviación de T&E
jo.dardenne@transportenvironment.org
Tfno.: +32(0)475768431

Mónica Vidal
Directora de Políticas Públicas y Gobernanza Climática de ECODES
monica.vidal@ecodes.org
Tfno.: (+34) 639 203 822

Pablo Muñoz
Campaña de Aviación de Ecologistas en Acción
aviacion@ecologistasenaccion.org
Tfno.: (+34) 699 18 54 13

Comparte este artículo en redes:
Facebook icon
Twitter icon
LinkedIn icon