La falta de incentivos normativos frena la electrificación de los fabricantes de automóviles europeos; mientras, China aumenta su cuota de mercado

Bruselas, 17 de octubre de 2022.- Los fabricantes de automóviles chinos están empezando a afianzarse en el mercado europeo, ya que representan el 5% de todos los vehículos eléctricos de batería (BEV) vendidos en lo que va de año. Según las tendencias actuales, podrían suministrar a Europa entre el 9% y el 18% de sus BEV en 2025, según un nuevo estudio de Transport & Environment que cuenta con la colaboración de ECODES en España. El grupo advierte que si los fabricantes de automóviles de la UE no aumentan el suministro de BEV, las empresas extranjeras podrían hacerse con la mayor parte del mercado de masas en Europa.

Carlos Rico, policy officer en Transport & Environment, declara: “Los fabricantes de automóviles europeos han frenado su oferta de coches eléctricos en un momento en que los fabricantes chinos y estadounidenses están sacando rápidamente nuevos modelos al mercado. Si Europa quiere mantener la competitividad de su industria automovilística, la UE debe introducir una fuerte política industrial propia que esté a la altura del apoyo a los vehículos eléctricos de China y Estados Unidos. El clima y los empleos del continente están en juego.”

La cuota de ventas de coches eléctricos en Europa cayó al 11% en el primer semestre de 2022, frente al 13% del segundo semestre del año pasado. Sin embargo, en China se dispararon hasta alcanzar casi el 18% del mercado de automóviles nuevos en el primer semestre de 2022, mientras que en Estados Unidos casi se duplicaron. Estas crecientes ventas de vehículos eléctricos en Estados Unidos y China sugieren que la falta de incentivos normativos, y no la escasez de la cadena de suministro, es la principal causa de la lentitud de los esfuerzos de electrificación en Europa, afirma T&E.

Imagen InformeTE 17Oct.22 2

Cristian Quílez, responsable de transporte y movilidad de ECODES, señala que “la ausencia de incentivos está haciendo mucho más que la contracción de la cadena de suministro para frenar las ventas de vehículos eléctricos en Europa. Los actuales objetivos de CO2 de los coches no funcionan. La UE debe aprobar ya definitivamente la eliminación progresiva de la gasolina y el diésel en 2035 y eliminar las lagunas que debilitan los objetivos de los fabricantes de automóviles. También debe apoyar medidas como, por ejemplo, el leasing de coches eléctricos a bajo coste para que también sean asequibles para todos, y aprobar medidas sociales que garanticen la transición y los desplazamientos a toda la ciudadanía.”

Después de un descenso sin precedentes de las emisiones medias de CO2 de los coches nuevos en Europa tras la introducción de las ambiciosas normas para 2020/21 (12% tanto en 2020 como en 2021), las emisiones de los coches de la UE sólo han disminuido un 2% en el primer semestre de este año. Esto se debe a que los objetivos son demasiado débiles, dice T&E. A pesar del estancamiento de las ventas de BEV, todos los fabricantes, excepto Volkswagen, están en camino de cumplir su objetivo de CO2 para 2022.

Imagen InformeTE 17Oct.22 3

Los propios compromisos voluntarios de los fabricantes de automóviles harían que los BEV representaran más de tres cuartas partes del mercado automovilístico en 2030. Pero si se limitan a hacer lo mínimo para cumplir los objetivos de la UE -como han hecho hasta ahora-, las ventas serán sólo del 55%. De este modo, Europa perdería 135 MtCO2 de reducción de emisiones a lo largo de la década.

Sin embargo, la ralentización de la oferta y los largos tiempos de espera no son el único reto al que se enfrenta el mercado automovilístico europeo. Los fabricantes de automóviles europeos se centran cada vez más en los modelos de gama alta, dejando el mercado de masas, y con él, el empleo masivo, en riesgo de ser dominado por actores extranjeros. T&E y ECODES recomiendan apoyar los coches eléctricos asequibles en forma de leasing de bajo coste para vehículos eléctricos, como se ha propuesto en Francia.

En España además existe el problema del dominio de híbridos enchufables frente a los vehículos eléctricos puros (62% de los vehículos enchufables frente al 38% que suponen los vehículos eléctricos de batería), una anomalía dentro de Europa que resulta de un plan MOVES que incentiva con el mismo dinero público a unos vehículos que contaminan mucho más de lo que reflejan las emisiones oficiales.

T&E y ECODES recomiendan que la UE:

  • Confirme la reducción del 100% de las emisiones de CO2 de todos los coches nuevos para 2035, tal y como propone la Comisión Europea y apoyan el Parlamento Europeo y los ministros de Medio Ambiente de la UE.
  • Se oponga a cualquier exención o crédito para los combustibles sintéticos.
  • Se oponga al uso de dinero público para inversiones en combustibles fósiles
  • Elimine el factor ZLEV, que da créditos a los fabricantes de automóviles por las ventas de coches eléctricos, a partir de 2025.
  • Promueva el compromiso de las ciudades europeas con la electrificación de las flotas públicas para 2030.
  • Electrifique todas las nuevas ventas de vehículos de flotas corporativas para 2030.
  • Utilice fondos de la UE y medidas nacionales para acelerar la producción de BEV más allá de los objetivos mínimos.
  • Se aproxime al tipo de política industrial adoptada recientemente en EE.UU., por ejemplo, aplicando requisitos de contenido local y medioambiental a los créditos fiscales y las subvenciones para los BEV y las baterías.

Informe

Más información:

Helena Vizcay
Directora de Comunicación de ECODES
T.: (+34) 699 432 503
helena.vizcay@ecodes.org

Comparte este artículo en redes:
Facebook icon
Twitter icon
LinkedIn icon