El cambio climático se acelera. Debe acelerarse nuestra acción para mitigarlo y para adaptarnos. ECODES llama a la corresponsabilidad climática.

1.- Las emisiones de gases de efecto invernadero siguen aumentando y, como preveían todos los escenarios científicos, los sucesos atmosféricos extraordinarios se acumulan. En este mismo verano hemos asistido a olas de calor enormes en Canadá, megaincendios en California, Turquía, Grecia, Siberia…, inundaciones gravísimas en Alemania, largas sequias en muchos territorios…

2.- El   informe del Grupo de trabajo I de la sexta evaluación del Panel Intergubernamental de Expertos de Cambio Climático  (IPCC)  recién publicado señala que ya ha subido la temperatura más de 1,07ºC de media respecto a los niveles preindustriales, pero en muchas zonas de planeta la temperatura ha subido en mayor proporción. Como señala un informe del Observatorio de Sostenibilidad de España con datos de la AEMET en los últimos diez años la temperatura media de Lérida respecto al promedio de 1981-2010, ha subido 1,79 grados. Seguido de Jaén (1,41) y Barcelona (1,32).

3.- Hay muchas zonas del mundo que están sufriendo mucho las consecuencias del cambio climático y, sin embargo, no son en absoluto responsables de la generación del problema. Honduras es el país con mayor afección del mundo por catástrofes climáticas y, sin embargo, sus emisiones per cápita son de 1,08 tCO2e , cuando EEUU emite más de 16 y África solo es responsable del 2% de las emisiones mundiales. Existe una gran injusticia intrageneracional.

4.- Las previsiones para el futuro si no actuamos con celeridad y profundidad son muy negativas. Al final de este siglo el cambio climático será cinco veces más mortífero que la COVID19. Nuestros hijos y sus hijos serán las principales víctimas. Hay una tremenda injusticia inter-generacional. Un país responsable se preocupa y ocupa del futuro de sus hijos. Las familias responsables, también.

5.-España es (y será) uno de los países con mayores afecciones en todos los escenarios climáticos estudiados. Se estima que la producción de trigo y maíz podría reducirse a la mitad en el Sur de Europa. Hay sectores enteros de nuestra economía que tendrán que reinventarse. El sector del vino es uno de ellos. Ya advirtió la   AEMET que en los últimos 40 años se había desertificado en España una superficie equivalente a Galicia y que el verano ha aumentado 5 semanas. Vamos a ser uno de los países más perjudicados, deberíamos ser uno de los países más activos en la acción climática.

6.- No es lo mismo que la temperatura suba 1,5 grados a que suba 2 grados, cada centésima importa mucho. Un aumento de dos grados doblaría el número de personas que tendrían dificultades para acceder a agua limpia en el mundo sobre lo que ocurriría con un aumento de 1,5 grados.

Solo una acción GLOBAL y CORRESPONSABLE nos puede permitir lograr el objetivo ambicioso y difícil de que la temperatura no suba más de 1,5 grados respecto a los niveles preindustriales. Esta meta solo es posible si TODOS los actores (gobiernos, empresas, entidades sociales, parroquias, escuelas, ciudadanía, …) asumen su cuota parte de responsabilidad. La Comunidad #PorElClima es una ejemplo de esa corresponsabilidad climática transversal.

7.- Estamos en la década decisiva. Es fundamental reducir nuestras emisiones a la mitad para el año 2030 y lograr lo antes posible una economía neutra en carbono. Este año es decisivo porque gobiernos y todos los actores debemos incrementar todo lo posible nuestra ambición climática antes de la Cumbre del Clima (COP26) que se realizará en Glasgow en Noviembre de este año.

8.- La Unión Europea se ha comprometido a reducir sus emisiones un 55% para el año 2030 (“Fit for 55”) incrementando el compromiso que asumió en la Cumbre de París de reducir un 40% . Esta subida- y más- de la ambición climática es la que tienen que hacer todos los gobiernos, todas las Comunidades Autónomas, todos los ayuntamientos, todas las empresas, todas las ONGs, todas las universidades, todas las peluquerías…y todas las personas.

9.- La tarea es doble: reducir drásticamente nuestras emisiones y adaptarnos (debemos reverdecer nuestras ciudades para prevenir las olas de calor, ayudar a la transición justa de los sectores económicos más amenazados para evitar el desempleo que se pueda generar, ayudar a los agricultores a combatir la mayor variabilidad climática….)

10.- Estamos ante el mayor desafío ante el que la humanidad se ha confrontado. Los responsables somos nosotros, nuestra generación (en los últimos 30 años se han emitido la mitad de las emisiones mundiales desde la revolución industrial). Sabemos hacerlo y podemos hacerlo. El tiempo es ahora.

Más información:

Accede aquí al informe completo.

 

Comparte este artículo en redes:
Facebook icon
Twitter icon
LinkedIn icon