Instamos a los líderes nacionales y de la UE a que aborden con unidad, valentía e innovación la crisis causada por la pandemia de la Covid-19

Durante este tiempo de crisis, que está cobrándose la vida de muchas personas y poniendo en riesgo la subsistencia de la población, es esencial que nuestros líderes emitan una respuesta firme. Por lo tanto, acogemos con beneplácito los planes de facilitar fondos sustanciales para combatir la emergencia sanitaria, hacer frente al desempleo y apoyar a las pequeñas empresas europeas, pero hará falta más.

Millones de europeos estamos deseando que se termine el confinamiento, reunirnos con nuestras familias y seres queridos, y volver al trabajo. Pero no queremos una vuelta a la misma situación de siempre, a un modelo económico que ha exacerbado las desigualdades sociales, puesto en peligro nuestra salud y llevado el clima y la naturaleza de nuestro planeta al borde del colapso. En cambio, creemos que ahora es el momento de transformar de forma radical y rápidamente nuestras economías para que sean más verdes, más justas y más resistentes a crisis futuras.

Si bien la prioridad inmediata es abordar la situación de emergencia sanitaria, se deberán desarrollar paquetes de estímulo con fondos públicos para relanzar la economía, crear millones de empleos y apoyar a las personas -especialmente a los más vulnerables- en estos momentos difíciles. La forma en que respondamos a la crisis determinará si salimos con éxito o fracasamos en la lucha contra el cambio climático, la pérdida de biodiversidad, la contaminación global y la desigualdad, y creará beneficios para la salud de todos. Por lo tanto, la UE y sus gobiernos deben demostrar liderazgo y previsión dirigiendo todas las inversiones de estímulo público hacia la aceleración de la transición a una economía justa, resiliente y sostenible, impulsando el Pacto Verde Europeo para que produzca resultados aún mejores.

Instamos a los líderes políticos a desarrollar planes integrales de recuperación sostenible a nivel nacional y de la UE. En particular, esto significa:

  • Intensificar la acción política contra el cambio climático y la pérdida de biodiversidad a nivel nacional, internacional y de la UE, fortaleciendo y manteniendo la implementación de los objetivos, estrategias y leyes anunciados en el Pacto Verde Europeo;
  • En sectores intensivos en carbono y otros sectores potencialmente contaminantes, como la agricultura intensiva, condicionar el apoyo a las empresas a su alineación con los objetivos ambientales y climáticos. No se deben permitir rescates a industrias inviables o contaminantes que no tienen futuro en la economía del mañana. Las ayudas estatales, los préstamos, las subvenciones y otras ayudas directas o indirectas a las empresas deben estar supeditados a condiciones estrictas, cuyo control y cumplimiento debe estar garantizado por la UE, además de centrarse en iniciativas sostenibles y la creación de empleos sostenibles;
  • El establecimiento de un considerable fondo de recuperación verde respaldado por todas las herramientas financieras de la UE disponibles (incluido el Marco Financiero Plurianual y sus programas de gasto, nuevos fondos, el uso del Mecanismo Europeo de Estabilidad y la exploración de los llamados 'eurobonos'), para financiar la recuperación verde y justa. Estas intervenciones deben basarse en principios establecidos como la transparencia, la rendición de cuentas y las soluciones impulsadas por la comunidad.
  • La inversión pública y privada a lo largo de la recuperación debería estar guiada por la taxonomía de la UE para acelerar la conversión de los sectores contaminantes en sectores verdes. De manera similar, el Banco Europeo de Inversiones debería alinear sus políticas crediticias con los objetivos del Pacto Verde Europeo para fines de 2020. Además, se deberían acelerar las políticas financieras sostenibles y acordar una taxonomía de prácticas insostenibles que quedarían excluidas.
  • Todos los planes de recuperación deben colocar el bienestar de las personas en el centro de la respuesta a la crisis y brindar beneficios sociales y proteger los derechos de los trabajadores a través de una "transición justa para todos".

Apoyamos los numerosos llamamientos para la recuperación verde que han prosperado en toda Europa: el realizado por 13 gobiernos de la UE, miembros del Parlamento Europeo, el Club de Roma, científicos, ONGs, 200 representantes empresariales y políticos, compañías de energía y muchos más. El Consejo Europeo también había pedido a la UE que preparara un plan de recuperación económica que integrase la transición verde. A estas voces agregamos las nuestras.

Por favor, no permita que estos llamamientos se queden sin respuesta.

Más información:

Firmantes:

Hasta el miércoles 22 de abril las 14:00 horas, los firmantes del llamamiento público son:

UE (Bruselas)

WWF European Policy Office

Transport & Environment (T&E)

BirdLife Europe

Greenpeace European Unit

Friends of the Earth Europe

Climate Action Network (CAN) Europe

European Environmental Bureau (EEB)

CEE Bankwatch Network

Health and Environment Alliance (HEAL)

Naturefriends International

Internacional

Avaaz

WeMove

SumOfUs

Bélgica

Inter-Environnement Wallonie

Bond Beter Leefmilieu

Climaxi

Francia

Réseau Action Climat

France Nature Environnement

Fondation Nicolas Hulot

Respire

Alemania

Deutsche Umwelthilfe

Verkehrsclub Deutschland VCD

Italia

Legambiente

Cittadini per l’aria

Fondazione per lo Sviluppo Sostenibile

España

Salvia

Ecodes

Sociedad Civil por el Debate

Red de periodistas rurales

PTP

FER - fundacion renovables

Ecounion

Portugal

Quercus

ZERO

Irlanda

An Taisce - National Trust for Ireland

Hungría

Levego

Austria

VCÖ –Mobilität mit Zukunft

Suiza

Alpine Initiative

Oceancare

Países Bajos

Natuurenmilieu

Milieudefensie

Noruega

Bellona Europa

Polonia

Polish Ecological Club Mazovian Branch

FPPE

Społeczny Rzecznik Pieszych w Bydgoszczy

Suecia

Naturskyddsföreningen

Comparte este artículo en redes:
Facebook icon
Twitter icon
LinkedIn icon