Europa seguirá quemando el equivalente a 15 millones de barras de pan y 19 millones de botellas de aceite de girasol y colza cada día para alimentar sus coches y camiones.

En la sesión plenaria del Parlamento Europeo celebrada esta semana en Estrasburgo, se ha rechazado la oportunidad de cambiar la ley sobre biocombustibles de la UE (Directiva de Energías Renovables, RED, por sus siglas en inglés) que podría haber acabado con el uso de cultivos alimentarios en la producción de biocombustibles. 

Esta votación formaliza la posición del Parlamento Europeo antes de los debates a tres bandas sobre la nueva Directiva de Energías Renovables (RED) con el Consejo y la Comisión Europea, que se celebraran proximamente. 

En la sesión plenaria no se pudo encontrar una mayoría para la propuesta de poner fin al apoyo de todos los biocombustibles elaborados a partir de cultivos alimentarios, ni para las propuestas de reducir o restringir específicamente estos biocombustibles en tiempos de crisis alimentaria.

Esto significa que las normas actuales sobre biocombustibles siguen vigentes. Europa seguirá quemando el equivalente a 15 millones de barras de pan y 19 millones de botellas de aceite de girasol y colza cada día para alimentar sus coches y camiones.

Los precios de los alimentos, ya de por sí elevados, se han disparado tras la invasión rusa de Ucrania. Las sequías récord en Europa y otras partes del mundo no harán más que agravar la crisis. Esto está empujando a millones de personas más al borde de la hambruna y a muchas más a la pobreza alimentaria severa.

Sin embargo, desde Transport and Environment, ECODES, y demás organizaciones que trabajamos para eliminar los biocombustibles insostenibles, destacamos que hubo algunos resultados positivos. Los eurodiputados votaron a favor de la eliminación de la soja y el aceite de palma, principales responsables de la deforestación, en 2023, una buena noticia para la biodiversidad y las comunidades locales. Pero si no se reduce el límite para el uso de cultivos alimentarios en biocombustibles, existe un alto riesgo de que la proporción de soja y la palma sea sustituida por otros cultivos alimentarios (e.g., maiz, trigo, colza, etc.). 

Comparte este artículo en redes:
Facebook icon
Twitter icon
LinkedIn icon