Representantes de organizaciones nacionales de la sociedad civil analizamos los Planes Nacionales de Recuperación de 10 Estados Miembros.

Daniel Sanz, del Área de Políticas Públicas y Gobernanza Climática de ECODES, intervino en este evento organizado por el European Environmental Bureau (EEB) el pasado 23 de marzo, enmarcado en el proyecto LIFE Plan UpEl panel de participantes incluia a miembros de ONG, tanto europeas como nacionales, autoridades locales y regionales e instituciones de la Unión Europea. 

El evento se centró en la verificación de 10 proyectos de planes de recuperación y resiliencia y los planes nacionales de energía y clima, estableciendo un vinculo entre ambos en sus versiones disponibles. De ellos se analizó concretamente a los tres sectores más importantes para lograr los objetivos vinculantes de emisiones de GEI nacionales en virtud del reglamento de reparto de esfuerzo: transporte y movilidad, energía, eficiencia energética y edificación, y agricultura. A su vez, se mostró y discutió si las medidas fiscales como, por ejemplo, los impuesto al carbono, estaban siendo consideradas por los diferentes gobiernos para contribuir a la ambición ambiental y climática. 

Contexto

Antes del 30 de abril, los Estados miembros deberán presentar sus planes nacionales de recuperación y resiliencia (PRNR) definitivos a la Comisión Europea con el fin de desbloquear el plan de inversión más grande de la historia de Europa. La UE reactivará su economía bajo el mayor estímulo verde jamás visto, con el 37% del Fondo de Recuperación y Resiliencia (FRR) asignado al Pacto Verde Europeo y el 30% del Marco Financiero Plurianual dedicado al clima.

La mayoría de los Estados miembros ya han enviado borradores de los NRRP a la Comisión Europea, que ha proporcionado comentarios iniciales. Sin embargo, el nivel de detalle de la mayoría de los proyectos de planes es variado y los gobiernos no ponen toda la información a disposición del público.

El 18 de diciembre de 2020, las instituciones de la UE alcanzaron un acuerdo sobre el FRR, que será el principal nuevo instrumento para canalizar los fondos del paquete de recuperación de la UE de próxima generación. El texto final adoptado ha complementado la propuesta original de la Comisión Europea con importantes disposiciones que abordan cinco aspectos clave: dimensión verde, metodología de seguimiento del clima, principio de “no causar daños significativos”, coherencia con otras iniciativas y proceso de consulta.

Los Estados miembros deberán garantizar que las reformas e inversiones incluidas en sus planes de recuperación contribuyan a la transición verde, incluida la biodiversidad. El RRF también ha establecido que solo apoyará medidas que respeten el principio de “no causar daño significativo” (DNSH). Los Estados miembros deben proporcionar un resumen del proceso de consulta llevado a cabo con una amplia gama de partes interesadas, incluida la sociedad civil, las autoridades locales y regionales y las organizaciones juveniles, y explicar cómo se reflejan en el plan las aportaciones de las partes interesadas. Los Estados miembros también deben justificar los diversos criterios y proporcionar una explicación sobre cómo su Plan de Recuperación es consistente con otros planes y fondos relevantes, en particular: Planes Nacionales de Energía y Clima (PNEC) y Acuerdos de Asociación y Programas Operativos.

Si bien estas disposiciones están ahora consagradas en la ley, existen varios cuellos de botella que amenazan su plena implementación:

  • Claridad en la aplicación de la dimensión verde y la metodología de seguimiento del clima, donde la discreción y la flexibilidad sustanciales pueden generar lagunas no deseadas y gastos ineficaces
  • Falta de tiempo para realizar evaluaciones adecuadas que garanticen el cumplimiento efectivo de las cinco dimensiones
  • Sinergias con otras iniciativas, como acuerdos de asociación, que tienen un período de tiempo diferente al del plan de recuperación
  • Diferentes marcos legales nacionales que regulan los procesos de consulta pública que no garantizarían las mismas condiciones para la participación de los actores y el público.
  • El hecho de que los planes nacionales de energía y clima solo se revisarán para 2023

Enlaces de interés

¿Qué viene ahora? Una guía para el seguimiento de los PNIEC y las políticas climáticas y energéticas de la UE en la próxima década.

Descargar guía [ES]

Una oportunidad de tener un futuro más ecológico: recomendaciones para los planes de recuperación post covid de Italia, España, Hungría, Polonia y Rumania.

Descargar informe [ES]

Logos juntos

Más información:

Si quieres acceder a más información y/o recursos en relación a este proyecto LIFE Plan Up, pincha aquí

Mónica Vidal
Directora de Políticas Públicas y Gobernanza Climática
monica.vidal@ecodes.org

Cristian Quílez
Área de Políticas Públicas y Gobernanza Climática
cristian.quilez@ecodes.org

Comparte este artículo en redes:
Facebook icon
Twitter icon
LinkedIn icon