Lanzamos una petición en Change.org para exigir la garantía del derecho a la energía de todas las personas

Desde el año pasado, la escalada del precio de la energía, concretamente de la electricidad, ha sido imparable.Pero desde el estallido de la guerra de Ucrania todos los récords han sido pulverizados. Y se mantendrán así hasta finales de 2023 como mínimo. Por poner un ejemplo: el precio de la energía el pasado 8 de marzo a las 19:00 h fue un 822% más elevado que justo un año antes a esa misma hora. Cocer un kilo de macarrones en ese momento tuvo un coste energético similar al precio de la pasta en sí*.

Estos precios estratosféricos afectan a toda la ciudadanía, pero especialmente a los casi 8 millones de personas que se encuentran en situación de pobreza energética en España. Si atendemos al contexto europeo, la cifra aumenta a entre 30 y 50 millones. 

La energía, como se ha demostrado en la pandemia y con las recientes olas de frío y calor, es un bien básico de primera necesidad: es imprescindible garantizar el derecho a una energía limpia y asequible para todas las personas. La Constitución española reconoce el derecho a una vivienda digna, pero hoy en día no se puede tener una vivienda digna sin energía. Estamos ante un nuevo derecho humano.

La situación de urgencia exige estar a la altura para garantizar el derecho a la energía de todas las personas. Por ello, hemos lanzado una petición en Change.org para pedir al Gobierno español y a la Comisión Europea: 

  • La reforma del sistema marginalista de fijación de precios de la electricidad para que las tecnologías más caras, actualmente el gas, no determinen el precio final y para que las tecnologías de generación más baratas, como son las energías renovables, se traduzcan en precios de la electricidad más bajos para los consumidores.
  • La aplicación de un IVA superreducido del 4 % para un “suministro mínimo vital” atendiendo a la consideración de la electricidad como un bien de primera necesidad. Este IVA superreducido se aplicaría a los términos de consumo y potencia para todos los consumidores domésticos, garantizando el derecho a la electricidad para todas las personas. Para consumos y potencias superiores, se mantendría el IVA del 21%.
  • La creación de un fondo de urgencia público-privado para hacer frente a la pobreza energética que apoye a las familias vulnerables a hacer frente al pago de los suministros de energía, mejorar la eficiencia energética, rehabilitar sus viviendas y acceder al autoconsumo. Las aportaciones privadas a este fondo procederían, entre otras fuentes, de los “beneficios caídos del cielo” que están obteniendo las empresas energéticas como consecuencia del sistema marginalista de fijación de precios de la electricidad. 

    

 ÚNETE A NOSOTROS Y FIRMA ESTA PETICIÓN

      

---

*Un kg de pasta de marca blanca se sitúa en torno a los 1,09 €, mientras que el coste de la energía necesaria para cocinarlo es de 0,99 € -considerando que se necesitan 9 minutos para hacer hervir el agua y otros 12 para cocer la pasta y que el precio de la electricidad en el momento indicado era de 1,0494 €/kWh-.

Comparte este artículo en redes:
Facebook icon
Twitter icon
LinkedIn icon