Fue un pabellón emblemático de Expo donde se reflejó la vitalidad y capacidad de innovación de la sociedad civil para afrontar los desafíos del agua

EXPO Zaragoza 2008 encomendó a ECODES el Secretariado ejecutivo de El Faro, Pabellón de las iniciativas ciudadanas para el desarrollo conceptual y la articulación de la participación de las entidades sociales en el mismo.

Desde un primer momento, en el que se empezó a diseñar el Pabellón de Iniciativas Ciudadanas para la Expo de 2008, se tenía una certeza: que no debía ser una sucesión de pequeñas tiendas en las que cada organización distribuyera su propaganda y sus productos y compitiera con el resto.

Además, se tenía tres preguntas fundamentales: ¿Seríamos capaces de ponernos de acuerdo todas las organizaciones sociales, dada la diversidad de objetivos y de formas de acción? ¿Seríamos capaces de lanzar los mismos mensajes básicos a quienes nos visitaran? y ¿Podríamos convivir con los pabellones de las empresas y los gobiernos a pesar de nuestros mensajes críticos, nuestras denuncias y nuestras propuestas?

Las tres preguntas tuvieron la misma respuesta: Sí.


Youtube- Producciones Timeline

Se logró definir un pabellón para las Iniciativas Ciudadanas que representó a organizaciones locales, españolas y de los cinco continentes; a organizaciones de cooperación al desarrollo, ecologistas, sociales y culturales; a organizaciones cuyo mensaje confronta directamente con los poderes establecidos y a organizaciones colaboradoras con las instituciones. El Faro representó la diversidad, la riqueza y la pluralidad del tercer sector.

En el desarrollo de las actividades se contó con el Consejo FARO, órgano encargado de aprobar las decisiones relativas a contenido, actividades y proyectos del pabellón (mediante sesiones en grupos de trabajo y en plenario). El Consejo está integrado por 29 organizaciones:

Acción Contra el Hambre, Aïchi NGO Global Village, Amigos de la Tierra, Ayuda en acción, Caritas, Coordinadora de ONGs para el desarrollo (CONGDE), Cruz Roja española, Educación sin Fronteras, Federación de Asociaciones de Barrio de Zaragoza (FABZ), Filosofía de la Tierra y de las Culturas, France Libertés, Fundación Chandra, Fundación CONAMA, Fundación Ecología y Desarrollo, Fundación Nueva Cultura del Agua, Green Cross, Ingeniería Sin Fronteras, Intermon Oxfam, European Rivers Network (ERN), Manos Unidas, Medicus Mundi, Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), SEO/BirdLife, Sustainlabour, UNICEF, Unión de Asociaciones Familiares, Unión vecinal Cesaraugusta, Women in Europe For a Common Future, WWF/Adena.

El Faro fue un pabellón emblemático de Expo donde se reflejó la vitalidad y capacidad de innovación de la sociedad civil para afrontar los desafíos del agua:

  • 347 organizaciones no gubernamentales y otros movimientos sociales.

  • 350 actos programados en 90 días.

  • 216 ponentes.

  • 998 personas acreditadas.

  • 3.200 personas invitadas a los actos.

  • 6.000 personas oyendo las conferencias.

  • 26 talleres prácticos.

  • 1.095.751 visitantes (fuente: Unidad Operativa Faro-Expo Zaragoza 2008).

  • 9 idiomas utilizados: castellano, francés, ingles, japonés, tibetano, italiano, quechua, catalán y aragonés.

  • Participantes de más de 30 países del mundo.

  • 654.506 visitas desde que se puso en marcha la página web en enero 2007.

  • 108.601 firmas del mensaje Faro: “Porque el acceso al agua potable y saneamiento para todas las personas es un derecho humano y proteger los ecosistemas acuáticos, una prioridad".

    Desde el Faro se reclama a Ban Ki-Moon, Secretario General de Naciones Unidas, a Durao Barroso, Presidente de la Comisión Europea y a Rodríguez Zapatero, Presidente del Gobierno de España, que actúen ya para cumplir ambos objetivos.

DEMANDAS DEL PABELLÓN DE INICIATIVAS CIUDADANAS EL FARO A LOS GOBIERNOS

11 de septiembre de 2008.

Este documento recoge las demandas aprobadas por el Consejo de El Faro en temas de agua y desarrollo sostenible, dirigidas a las Gobiernos.

Fruto del trabajo realizado en el Faro a lo largo de 13 semanas, con el apoyo de cerca de 300 ponentes que han aportado sus ideas en los más de 90 actos organizados, se han derivado más de 100 propuestas. Estas demandas estarán dirigidas tanto a las Administraciones Públicas como a los Organismos Internacionales, sociedad civil y medios de comunicación, y serán presentadas en un documento más extenso que integrará la Memoria de El Faro.

Presentación.

Es utópico creer que, solos, los acuerdos voluntarios puedan resolver le desafíos del agua, y de la sostenibilidad; la experiencia de los Objetivos del Milenio o del compromiso del 0,7% muestran que los acuerdos voluntarios no pueden sustituir, sino solo reforzar, compromisos vinculantes imprescindibles, nacionales e internacionales. Además, se deben reforzar los mecanismos para que los gobiernos respondan del incumplimiento de sus compromisos; la participación de las organizaciones de la sociedad civil en estos mecanismos constituye una garantía de transparencia imprescindible. A continuación, demandamos a los gobiernos de los países del Norte y del Sur los siguientes compromisos.

Demandamos:

  1. Reconocer expresamente y garantizar el derecho humano al agua potable y saneamiento para todos los seres humanos por ser un derecho humano fundamental y, por tanto, un derecho político, económico y social inalienable.

  2. Repensar las dinámicas sociales del Norte, donde todavía persisten bolsas de pobreza, y donde el acceso al agua potable y saneamiento no es una realidad para todos.

  3. Garantizar las inversiones necesarias tanto en educación como en infraestructuras que aseguren la provisión de unos servicios de agua potable y saneamiento para todas las personas por tratarse de una cuestión de salud y dignidad, prestando especial atención a las necesidades de las mujeres.

  4. Considerar la acción educativa como una estrategia de cambio social: reformar la política y filosofía educativas, para que contemplen la formación obligatoria y continua del profesorado en la cultura de la sostenibilidad, y en concreto del agua, transformando los contenidos curriculares.

  5. Poner en marcha estrategias de conservación (sostenibilidad de los ecosistemas) y de gestión de la demanda (ahorro y eficiencia), frente a las tradicionales políticas de oferta centradas en la construcción de grandes presas e infraestructuras hidráulicas, asegurando el cumplimiento efectivo de los derechos legítimos de los pueblos a su territorio y cultura a través de una participación activa en la toma de decisiones.

  6. Reconocer institucionalmente la creación de plataformas sociales de diálogo y participación social como mecanismos de prevención y resolución de conflictos.

  7. Reconocer el agua como un bien común que no puede ser considerado como una mercancía. La gestión del agua debe realizarse desde el ámbito público, una nueva gestión basada en los principios de una nueva cultura del agua con participación y control social. Por lo tanto pedimos un cambio de rumbo en las políticas de agua para que quede fuera de los acuerdos de la OMC.

  8. Condicionar la existencia de nuevos desarrollos urbanísticos, agrarios e industriales, a la disponibilidad de agua y a los nuevos escenarios del cambio climático, integrando estos aspectos en los estudios de impacto ambiental.

  9. Reconocer que los desastres no son siempre “naturales”. Son consecuencia directa de determinados modelos insostenibles de desarrollo, que incrementan las condiciones de vulnerabilidad y, por tanto, el riesgo de desastres. En el marco de la gestión de estos riesgos debe priorizarse la prevención, con una sólida base institucional para su implementación a nivel nacional y local, garantizando la participación de la sociedad civil.

  10. Introducir mecanismos de ahorro y eficiencia en todos los ámbitos, empezando por instalar, en el plazo de diez años, contadores para todos los usuarios de agua.

  11. Establecer para el año 2012 una red mundial de espacios hídricos naturales representativos, incluyendo a las comunidades indígenas y tradicionales, mediante restauraciones ambientales que permitan disponer de agua, pesca, recursos naturales y la biodiversidad perdida, apostando por la agricultura ecológica.

  12. Promover un cambio cultural personal y social que nos lleve al decrecimiento del consumo, incluido el consumo insostenible de agua y energía. Debemos revisar las creencias implícitas en nuestro modelo de consumo a partir de la escucha y de un diálogo real y equitativo con otras cosmovisiones.

Participación de la sociedad civil en otras Exposiciones La solución de los problemas globales no está sólo en manos de los estados y de las empresas.

Las denuncias y alternativas de la sociedad civil organizada deben ser oídas también en las próximas Expos.

Demandamos el derecho de la sociedad civil a participar en todas las futuras Exposiciones organizadas por el Bureau Internacional des Expositions (BIE), sin entrar a valorar la idoneidad de las mismas.

Para ello, el país organizador deberá garantizar la pluralidad, auto-organización y autonomía de las organizaciones relacionadas con la temática que se trate, destinando los recursos económicos necesarios para ello.

Más información:

Información sobre las actividades en El Faro:

Descargar memoria