Nuevo estudio de T&E con el apoyo de ECODES sobre las flotas de empresa y propuestas para avanzar hacia las cero emisiones: de ser un rezagado en el consumo de combustibles fósiles a un líder de la electrificación.

RESUMEN EJECUTIVO

La flota de coches de empresa es una de las mayores fuentes de consumo de petróleo y de emisiones de carbono en España. A menudo olvidada como fuente de emisiones del transporte por carretera, las matriculaciones de empresas representan más de la mitad (57%) de las nuevas matriculaciones de turismos cada año y siguen creciendo. Dado que recorren el doble de kilómetros al año que los turismos, los vehículos de empresa son responsables de más de dos tercios (72%) de las emisiones de CO2 de los vehículos de nueva matriculación, es decir, el 2% del total de las emisiones de carbono en España. Es posible encontrar la solución para reducir estas emisiones -la electrificación- y la reforma fiscal puede orientar las flotas corporativas hacia este cambio.

También hay una importante razón socioeconómica para centrarse en los coches de empresa en la transición a las emisiones cero. Las empresas, que se benefician de una fiscalidad favorable en la compra de activos de capital, suelen estar en mejor posición para adquirir vehículos nuevos. Después de un periodo medio de propiedad de cuatro años, los coches de empresa suelen venderse a consumidores privados en el mercado de segunda mano. Este corto período de tenencia en la flota corporativa significa que la electrificación de los coches corporativos genera un gran mercado de BEVs asequibles para los consumidores con ingresos bajos y medios, que normalmente compran coches de segunda mano.

La magnitud del impacto potencial es claramente significativa, al igual que la posibilidad de que se pueda lograr ese impacto. Mientras que los consumidores se fijan en el precio de compra de un coche nuevo, las compras de las empresas se centran en el coste total de propiedad, lo que favorece a los vehículos eléctricos de batería (BEV) debido a sus menores costes de combustible y mantenimiento. El hecho de que los coches corporativos se conduzcan el doble que los privados acentúa aún más esta ventaja. Los coches de empresa son el fruto más fácil de recoger en cuanto aemisiones de transporte.

Los últimos datos revelan que está llegando a España la oportunidad de electrificar la flota corporativa. En 2021, mientras la opción por los BEVs se adelantó en la mayoría de los mercados, la adopción de estos vehículos en la flota corporativa española se resistió a esa tendencia con un ligero descenso al 2,9%. Esto sitúa a España por detrás de los Países Bajos, el Reino Unido, Alemania,Bélgica, Francia e Italia, y solo por delante de Polonia entre los principales mercados europeos.

Infografia.InformeFlotasEmpresa 060722

La lenta electrificación de la flota empresarial en España no es inevitable, sólo el resultado de un enfoque político poco entusiasta. Los resultados comparativos de sus vecinos europeos, Portugal y Francia, indican claramente que la geografía, los ingresos y otras barreras pueden superarse con buenas políticas. Las reformas fiscales que han tenido éxito en otros países son especialmente prometedoras, y el hecho de que los conductores españoles paguen los impuestos más bajos por vehículo en comparación con sus homólogos europeos muestra un potencial que puede aprovecharse.

Para evaluar este potencial, T&E y ECODES proponen las siguientes cuatro reformas:

  • Eliminación progresiva de la amortización de los vehículos de combustión (ICE y PHEV) entre entre 2024 y 2028.
  • Eliminación progresiva de las deducciones del IVA para los vehículos de combustión entre 2024 y 2028.
  • Aumento del impuesto de matriculación (IEDMT) y del número de tramos
  • Reducción de la fiscalidad en especie para los empleados que opten por un BEV como coche de empresa.

Los resultados de nuestro modelo de política fiscal confirman su potencial para dar forma a las matriculaciones de las empresas y los impactos asociados. Cuando se combinan, la aplicación de las cuatro reformas conducirá a la matriculación de 1,1 millones de nuevos BEV en la flota real entre 2024 y 2030, siendo el 38% de ellos atribuibles a las reformas de las políticas. Este resultado podría alcanzarse al tiempo que se mejora el equilibrio fiscal en 3.700 millones de euros y se reduce significativamente el consumo de petróleo y las emisiones. La reducción del consumo de petróleode 1,3 Mtep a lo largo del periodo, de los cuales 0,3 Mtep se producen en 2030, supone aproximadamente un tercio de las importaciones anuales españolas de crudo procedentes de Rusia.

La introducción de reformas fiscales, como las que se recomiendan en este informe, cambiaría rápidamente las compras de las empresas hacia los vehículos eléctricos y posicionaría a España como líder en la transición hacia un sistema de transporte con cero emisiones.

Informe [ES]

Informe [EN]

Nota de Prensa

LogosECODESTE

Más información:

Cristian Quílez
Project Manager | Políticas Públicas y Gobernanza Climática
cristian.quilez@ecodes.org

Comparte este artículo en redes:
Facebook icon
Twitter icon
LinkedIn icon