Sencillos trucos para aumentar la temperatura en el interior de nuestra vivienda durante el invierno

Un problema recurrente en nuestros hogares es la falta de confort térmico. Aunque el confort no es de sencilla interpretación —en la medida en que se trata de un concepto subjetivo—, sí depende de múltiples factores como la humedad, la temperatura de radiación o los flujos de aire que se producen al interior de una estancia.  Entre todos los factores, este artículo explora cómo podemos mejorar la temperatura del aire al interior de la vivienda, de forma fácil y gratuita. Y es que, el conocido efecto invernadero, casi siempre asociado a un impacto negativo, puede no ser tan perjudicial en determinadas condiciones climáticas. Precisamente el efecto invernadero —producido por la radiación solar, fuente de energía limpia, ilimitada y gratuita— puede ayudarnos a mejorar el confort térmico en nuestra vivienda. A continuación, exponemos algunos consejos que pueden ayudarte a aprovecharlo en tu vivienda:

Efecto invernadero en hogares

Fig. 1. Radiación solar y efecto invernadero sobre las superficies vidriadas de nuestras viviendas

  • Intenta, en la medida de lo posible, que la radiación solar incida sobre las superficies vidriadas de tu vivienda (ventanas) siempre que el Sol irradie de forma directa sobre las mismas. Contribuirás a crear el efecto invernadero sobre tus ventanas, aumentando la temperatura interior de las estancias. El sur (sol del mediodía) es la orientación óptima para aprovechar la máxima energía, aunque el este (sol de mañana) y el oeste (sol de tarde) también pueden ayudarnos a captar energía.

Efecto invernadero en hogares 2

Fig 2. Subir las persianas favorece el aumento de temperatura al interior de la estancia. Al interior, para mayor calidez, podemos tamizar el paso de la luz con el uso de cortinas o estóres claros. 

  • Al descender la temperatura exterior, intenta mantener el calor al interior de tu vivienda minimizando las pérdidas en superficies vidriadas. Sencillos trucos como bajar las persianas, o cerrar contraventanas y/o postigos contribuirán a minimizar dicha pérdida de calor.

Efecto invernadero en hogares 3

Fig 3. Cerrar los postigos (al interior) o las contraventanas / persianas (al exterior) ayudan a minimizar la pérdida de calor, cuando la temperatura exterior desciende.

  • Si has cerrado tu terraza, deja que el sol incida sobre el vidrio exterior minimizando las protecciones exteriores (subiendo las persianas), o interiores (retirando cortinas). Deja que el calor que se acumula sobre la terraza pase al interior de tu vivienda.

Efecto invernadero en hogares 4

Fig. 4. Las galerías están siendo muy utilizadas en la arquitectura contemporánea con fines bioclimáticos. Las terrazas cerradas tan extendidas en nuestra geografía funciona bajo la misma filosofía.

En caso de exceso de calor, o en condiciones estivales, deberás aplicar la lógica contraria: evita la radiación sobre la superficie vidriada, utilizando mecanismos de protección, como persianas, toldos, o voladizos.

Efecto invernadero en hogares 5

Fig. 5. Un voladizo bien dimensionado y orientado al sur puede ayudarnos a ganar calor en invierno y protegernos en verano. Esta estragegia puede realizarse también con toldos o contraventanas entre otros, sin olvidarnos de la vegetación de hoja caduca.

En cualquier caso, siempre que sea posible, contacta con un asesor energético para hogares. Ellos te ayudarán a optimizar el uso que haces dentro de tu vivienda, y te asesorarán de todas las medidas que contribuirán a mejorar tu bienestar personal  y el de nuestro planeta. Desde el Observatorio Ciudad 3R y ECODES trabajamos para ayudarte a conseguirlo, formando a futuros asesores y contribuyendo a la reflexión acerca de la rehabilitación de nuestras viviendas.

Más información:

Área de Energía y Personas

ODS área de energía y personas

Si tienes dudas o consultas envíanos un mail a ecodes@ecodes.org o llamanos al teléfono 976 29 82 82.

Comparte este artículo en redes:
Facebook icon
Twitter icon
LinkedIn icon