No gastes más energía y dinero de lo necesario, conoce cómo mejorar o mantener el confort en casa siendo más eficiente

Casi la mitad de la energía que gastan las familias españolas es para calentar sus viviendas. Naturalmente, esto varía mucho de unas zonas geográficas a otras. De hecho, en algunos lugares de España no se requiere apenas calefacción a lo largo del año. Aproximadamente un 15% de las viviendas españolas no tienen ningún sistema de calefacción (IDAE).

La mayoría de las viviendas tienen una instalación individual con calefacción por elementos independientes, es decir, estufas, radiadores y convectores eléctricos, bombas de calor y otros equipos. Sólo el 10% de los hogares españoles tiene una instalación centralizada, mediante la cual se da servicio a un conjunto de hogares, por lo general de un mismo bloque o comunidad (IDAE).

Algunos consejos a tener en cuenta para ahorrar en el uso de la calefacción son:

  • Temperatura de caldera o de calefacción. Nos referimos a la temperatura a la que queremos que trabaje la calefacción, no la que estamos pidiendo para nuestra vivienda. En instalaciones con calderas convencionales y radiadores, la temperatura adecuada de ajuste sería 70ºC. En instalaciones con suelo radiante, la temperatura máxima de ajuste debe estar en torno a los 50º C. En instalaciones con calderas de condensación o baja temperatura(las más recomendables por su grado de eficiencia), es aconsejable que la caldera tenga capacidad de trabajar con una temperatura variable. Esto puede hacerlo con una sonda exterior o con un termostato ambiente modulante.
  • Temperatura del Agua Caliente Sanitaria (ACS). Temperatura a la que queremos el agua en los grifos de ACS. Hay que distinguir si el sistema de producción de agua caliente sanitaria es mixto instantáneo o por acumulación. Con acumulación la temperatura de acumulación debe ser elevada para conseguir suficiente producción de agua caliente. La temperatura recomendada está entre 55º C y 60º C, aunque luego se consuma a 40º C. Es recomendable el uso de grifería termostática.
  • Temperatura de ambiente. Temperatura que deseamos en el interior de la vivienda. Esta temperatura debería estar entre 20º C y 21º C. Cada grado de más en ambiente supone, aproximadamente, un 7% más de combustible. Para dormir, la temperatura adecuada es inferior al ambiente diurno y estará entre 17º C y 18º C. 
  • Programación horaria. Podemos ajustar las temperaturas para diferentes horarios fácilmente, instalando termostatos de ambiente programables, llamados también cronotermostatos, que nos permitirán ajustar los horarios de trabajo de la calefacción a nuestra forma de vida.
  • Actuación sobre emisores. Debido a que los distintos espacios dentro de la casa tienen sus propias características térmicas (utilización, orientación, ventanas, n.º de paredes al exterior, etc.), es conveniente ajustar sus emisores de calor para que emitan sólo la energía necesaria. El ajuste se realiza manualmente en las llaves de los emisores. Las llaves termostáticas regulan automáticamente la emisión de calor del emisor en función de la temperatura ambiente. Deben instalarse en todos los radiadores de la casa excepto en la cocina, en el cuarto de baño, en los pasillos y en la estancia en donde instalemos el termostato de ambiente.
  • Renovación de aire. Las entradas de aire, tanto provocadas como no deseables, obligan al sistema a aportar una cantidad de energía que contrarreste el frío que provoca el aire que viene del exterior. Entradas de aire no deseables son las producidas a través de rendijas en puertas y ventanas exteriores. Su eliminación, o reducción, pasa por mejorar los aislamientos de las puertas y de las ventanas con burletes o bajopuertas, asegurando un cierre adecuado. Para la ventilación correcta de una estancia basta con abrir la ventana durante 10 minutos.

¡Importante! Para lograr una mayor eficiencia es indispensable una buena elección del equipo térmico para la vivienda y las soluciones tecnológicas que pueden incorporar para mejorarlo, además de unos hábitos de consumo adecuados. Recuerda también que dependerá mucho de las características y localización del hogar. Infórmate a través de los vendedores autorizadas por los principales fabricantes.

Estos son solo algunos de los aspectos esenciales que debemos de conocer para ser más eficientes en nuestro hogar y, con ello, pagar menos en nuestra factura. Además, recuerda que tu grado de implicación contribuye a la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas y a lucha contra la Emergencia Climática. 

Más información:

Área de Energía y Personas

ODS área de energía y personas

Si tienes dudas o consultas envíanos un mail a ecodes@ecodes.org o llamanos al teléfono 976 29 82 82.

Comparte este artículo en redes:
Facebook icon
Twitter icon
LinkedIn icon