Si tenemos un lavavajillas de bajo consumo energético y llevamos a cabo un buen mantenimiento, utilizar este electrodoméstico para lavar la vajilla es la mejor opción.

El lavavajillas no solo es más eficiente que fregar a mano, sino que también es más higiénico y hace la vida más fácil. Eso sí, hay que usarlo de manera correcta:

  • Elige un lavavajillas con alto grado de eficiencia energética . La categoría A++ sería suficiente.
  • Usa jabón sostenible y echa la cantidad recomendada.
  • No enjuagues la vajilla antes de meterla, no en necesario, solo quita los restos órganicos para evitar atascos.
  • Lo más sucio colócalo en la bandeja inferior, es donde los surtidores de agua tienen más intensidad.
  • Utiliza el programa ECO, reducirás el consumo energético y de agua.
  • Llénalo al máximo de su capacidad antes de ponerlo en marcha.
  • Haz un mantenimiento periódico del aparato; limpia el filtro, saca las aspas para limpiar las ranuras, etc.
  • Cuando termine su vida útil, llévalo al punto correcto de reciclaje.
Comparte este artículo en redes:
Facebook icon
Twitter icon
LinkedIn icon