Los árboles y las plantas actúan como sumideros de carbono, es decir, retienen el CO2.

Si tienes suficiente espacio en tu jardín o balcón para instalar plantas, sigue estas instrucciones:

  • Reduce al mínimo la superficie de césped, que es el gran consumidor de agua en los jardines.
  • Utiliza especies de plantas que no sean muy exigentes en agua.
  • Agrúpalas en función de sus necesidades de riego, así podrás regarlas con más eficiencia.
  • Elige un sistema de riego eficiente.
Comparte este artículo en redes:
Facebook icon
Twitter icon
LinkedIn icon