Es importante hacer una revisión de nuestras acciones diarias para pensar en cómo podemos reducir nuestro impacto en el clima y mejorar nuestra gestión de los residuos en casa.
  1. Reduce el desperdicio alimentario. Cuando tiramos comida a la basura estamos desperdiciando también la energía y el agua empleadas para la producción, el transporte, el almacenamiento y la gestión de residuos. Más información.
  2. Separa y recicla. Separa los envases de plástico, el papel y cartón, el vidrio, la materia orgánica y los restos, para depositarlos en el contenedor correcto. Más información.
  3. Evita el uso de bolsas de plástico. Si llevas tu propia bolsa de tela o rafia a la compra, evitas que te den una nueva cada vez. Más información.
  4. Elabora compostaje doméstico. Utiliza tus residuos orgánicos para crear tu propio compost y generar abono natural. Más información.
  5. Reduce el uso de productos desechables. Utiliza productos que sean reutilizables o recargables para darles más vidas. Más información.
Comparte este artículo en redes:
Facebook icon
Twitter icon
LinkedIn icon