Cada persona genera en España alrededor de 500 kg de residuos al año y una parte de estos provienen de los envases generados por el consumo de alimentos.

A la hora de compra debemos tener en cuenta una serie de prácticas para evitar al máximo los residuos de un solo uso (embalajes, envases, bolsas):

  • Utiliza envases retornables cuando sea posible.
  • Busca productos que no estén sobreenvasados. Revisa si el envase es reutilizable o reciclable y evita los envases y embalajes innecesarios.
  • Utiliza si es posible envases de mayor capacidad y evita los de uso mini o individualizado.
  • Evita el uso de productos de usar y tirar, así como platos, vasos, cubiertos, etc., y sustitúyelos por materiales lavables o reutilizables.
  • Salvo que sea necesario para preservar la calidad del producto, evita los envoltorios.
  • No compres bolsas de plástico y lleva la tuya de casa para evitarlo.
  • Utiliza bolsas de basura de plástico reciclado o bolsas compostables fabricadas con almidón de maíz en vez de plástico.
Comparte este artículo en redes:
Facebook icon
Twitter icon
LinkedIn icon