El compostaje doméstico es una forma natural de reciclaje que consiste en la transformación de la materia orgánica en abono natural a través de un proceso controlado de descomposición.

Al elaborar compost sometemos los residuos orgánicos a un proceso de descomposición aerobia (de forma biológica) controlada que da como resultado una sustancia orgánica rica en minerales, nutrientes y microorganismos.

Para poder realizar compostaje es necesario:

  • Tener un espacio para instalar una compostadora (jardín, terraza, huerto). No requiere costes de transporte ni necesidad de aparatos complejos y permite la inmediata utilización del compost que se produce.
  • Realizar una correcta separación de los residuos orgánicos. Utilizar solo los restos de alimentos vegetales, no cocinados.
  • Se pueden utilizar otro tipo de residuos a partir de restos vegetales del jardín o la huerta en la compostadora.
Comparte este artículo en redes:
Facebook icon
Twitter icon
LinkedIn icon