Compartimos el informe realizado por EPSU y EAPN con reivindicaciones para alcanzar una transición energética justa

El Sindicato Europeo de Trabajadores Públicos (EPSU) y la Red Europea Anti-Pobreza (EAPN) han publicado con motivo de la semana europea contra la pobreza energética un informe describiendo la situación actual de la pobreza energética en Europa, buscando posibles soluciones a distintas escalas y estableciendo una clara lista de reivindicaciones:

  • Reivindicar el derecho a una energía limpia y asequible para todos los europeos, mediante la mejora de la protección estructural de las viviendas de bajos ingresos y con pobreza energética a través de un enfoque de tres pilares basado en unos ingresos adecuados, unos precios justos y la eficiencia energética.
  • Garantizar ayuda económica, asistencia técnica y condiciones laborales adecuadas para las personas más vulnerables, mediante una combinación de medidas de emergencia con políticas a largo plazo que aborden las causas estructurales de la pobreza energética.
  • Prohibir todas las desconexiones y mantener la regulación de precios más allá de 2025.
  • Desarrollar una fiscalidad verde y justa dentro del contexto de un cambio impositivo sobre el capital y no sobre el trabajo.
  • Empoderar a los ciudadanos y trabajadores, destacando su papel para concebir de nuevo un sistema energético dentro de la gobernanza democrática y el control público.
  • Garantizar inversiones públicas consistentes para los programas específicos de eficiencia energética, energías renovables y renovación que beneficien a las viviendas de bajos ingresos con escasez energética, a la vez que se solucione cualquier efecto regresivo e injusto de la descarbonización y se eluda la dependencia del carbono.
  • Aprovechar el potencial de la Estrategia para la ola de renovación para la creación de empleo de calidad con unas condiciones laborales óptimas y el respeto al derecho a la negociación colectiva.
    La descarbonización del sector de la calefacción y refrigeración en todos los edificios residenciales.
  •  Compartimentación de las iniciativas financieras a lo largo del paquete “Fit for 55” y la Estrategia para la ola de renovación para los grupos específicos como son las viviendas vulnerables de bajos ingresos y con escasez energética.
  • Integrar una evaluación de impacto distributiva previa y a posteriori de las políticas de transición.
  • Integrar en todas las políticas un enfoque intersectorial y de género en las desigualdades energéticas.

El informe se encuentra a su vez lleno de interesantes referencias para profundizar en los diferentes temas tratados.

Desde la Alianza por la rehabilitación de viviendas sin dejar a nadie atrás, nos hacemos eco de estas reivindicaciones, necesarias para lograr una transición energética realmente justa, que no deje a nadie atrás y genere empleo de calidad para todas.

Más información:

Descarga el informe completo

 

Comparte este artículo en redes:
Facebook icon
Twitter icon
LinkedIn icon