Incidimos en la necesidad de que las comunidades autónomas difundan las ayudas en materia de rehabilitación residencial

Comienza un curso que se prevé nutrido de proyectos de rehabilitación energética de viviendas gracias a los distintos programas de ayuda que las comunidades autónomas han ido publicando desde principios de año hasta ahora bajo el marco del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia.

En este contexto, desde la Alianza por la rehabilitación de viviendas sin dejar a nadie atrás hemos lanzado la iniciativa #SeDeberíaEstarComunicandoEsto, con la que espera concienciar a las distintas administraciones de la necesidad de invertir recursos en informar sobre estos programas de ayudas para que se ejecuten en su totalidad, priorizando su difusión entre las personas en situación de pobreza energética que más necesitan rehabilitar su vivienda. En este sentido, buscamos evitar situaciones como las que se dan con el bono social eléctrico, del que se estima que al menos un 50% de posibles personas beneficiarias no lo solicitan por falta de información y la dificultad del procedimiento.

Proponemos hacer uso de todos los canales de comunicación a su disposición, yendo más allá de la difusión a través de redes sociales o newsletters. Si bien éstas son herramientas considerablemente baratas con el potencial de alcanzar a una cantidad muy amplia de población, también suelen tener un impacto mucho menor en la población envejecida o en los hogares en situación de vulnerabilidad en los que la brecha digital es mayor. Por ello, y en paralelo, plantean la necesidad de emplear otros canales como el uso de carteles o folletos, priorizando su colocación o reparto en las zonas más vulnerables de las ciudades y pueblos.

Otra medida que planteamos es hacer partícipes de estos planes de comunicación al resto de los servicios públicos y de la sociedad civil que trabajan directamente con población en situación de vulnerabilidad, como es el personal de los centros de servicios sociales, de los centros educativos o de los centros sanitarios. Medidas similares a estas han sido planteadas en documentos como la Estrategia nacional contra la pobreza energética, fomentando la transversalidad intersectorial y la mejora de las condiciones de vida de la población en situación de vulnerabilidad desde todos los posibles frentes.

La campaña también enfatiza la necesidad de que todo material gráfico producido con el fin de comunicar los programas de rehabilitación sea llamativo y que contenga información respecto a las ayudas económicas específicas ofrecidas a la población en situación de vulnerabilidad y a los beneficios adicionales al ahorro energético que supone rehabilitar una vivienda, como son la mejora de la salud de los habitantes, el ahorro económico alcanzable o aumento del confort interior.

Dentro del marco de esta propuesta hemos elaborado un documento más detallado, que fue enviado a comienzos del verano a los departamentos responsables de los programas de ayuda a la rehabilitación residencial de las distintas comunidades autónomas, con la esperanza de que se pongan en marcha algunas de las medidas.

Comparte este artículo en redes:
Facebook icon
Twitter icon
LinkedIn icon